Mamá educa a hija autista en casa sin formación profesional, ¡solo con paciencia, amor y constancia!

Por Louise Bevan
04 de Abril de 2022 8:16 PM Actualizado: 04 de Abril de 2022 8:16 PM

Después de enterarse de que no necesitaba ninguna preparación formal para educar en casa a su hija con autismo, esta madre de Florida creó un espacio de aprendizaje orientado a los niños en casa y vio cómo su hija prosperaba. Ahora, asegura a otros padres que ellos también pueden hacerlo.

“La sociedad nos ha dicho que uno no está capacitado para enseñar a su hijo, que solo lo están los educadores”, dijo a The Epoch Times Fiorella Acosta Perkins, madre de dos hijos, de Tampa. “Eso simplemente no es así; la educación en casa ha existido mucho más tiempo que la escuela pública”.

Fiorella tiene dos hijas: Silvia, de 2 años, y Emilia, de 4, que se encuentra dentro del espectro autista. La madre, de 30 años, dejó su carrera de microbióloga para convertirse en madre a tiempo completo.

(Cortesía de Fiorella Acosta Perkins)

Fiorella empezó a preocuparse por el desarrollo de Emi cuando se dio cuenta que su hija no hablaba. Un médico le aconsejó que esperara, pero cuando Emi seguía sin hablar a los 18 meses, no hacía contacto visual y no jugaba como las sobrinas de Fiorella de edad similar, volvió a buscar ayuda.

“En realidad, fue en la evaluación de logopedia [de Emi] cuando le indicaron que podía estar dentro del espectro”, explica.

Al no estar familiarizada con el autismo, Fiorella entró en pánico. Experimentó un “período de duelo” de sus expectativas como madre, pero cuando Emi fue diagnosticada formalmente en 2019, dejó de lado su miedo en favor de la acción.

“Comenzamos la terapia de lenguaje y ocupacional de inmediato”, dijo. “Luego, por supuesto, en 2020, la pandemia golpeó, y todas sus terapias estaban cambiando … fue entonces cuando me di cuenta de que no puedo depender de nadie para el progreso de mi hija. Como madre, me dije: ‘Vale, tengo que aprender a hacer esto por mí misma'”.

(Cortesía de Fiorella Acosta Perkins)

Fiorella y su marido habían hablado de la educación en casa antes de tener hijos. Fiorella era la que tenía reservas, pero la elección se convirtió en una “obviedad” durante la pandemia y estaba decidida a explorar esta opción.

Entonces empezó a investigar más, y en 2021, cuando todos los niños volvían a la escuela infantil, no se sentía cómoda dejando a Emi con otras personas, ya que no sería capaz de comunicarles sus necesidades. Entonces, Fiorella empezó a leer más y a probar varios métodos en casa, y realmente empezó a notar que Emi prosperaba.

Fiorella también se puso en contacto con otras madres de niños autistas en redes sociales. Cuando muchos le insistieron en que no necesitaba un título de educación especial para educar en casa, se mostró incrédula, pero los hijos de sus nuevos amigos prosperaban.

“Me educaron en plan: ‘Vas a la escuela, te gradúas y consigues un trabajo, eso es lo que hace todo el mundo'”, razonó. “Me encanta la escuela, y no tengo nada en contra de la escuela en general, pero simplemente no creo que sea para todo el mundo.

“No puedo adaptar la escuela pública a mi hija. Tendría que obligarla a adaptarse a sí misma, a su forma de ser y a sus necesidades, para poder encajar en el sistema escolar público. Con la educación en casa, realmente adaptas la educación al niño por completo”.

(Cortesía de Fiorella Acosta Perkins)

Cuanto más leía Fiorella sobre la educación en casa, más se daba cuenta de lo capacitada que estaba ya y empezó a creer que había muchas formas diferentes de educar a un niño en casa y de perfeccionar sus puntos fuertes en lugar de los débiles.

El aprendizaje de Emi se rige por sus necesidades específicas.

“Ella, naturalmente, está muy interesada en las letras y los números, así que hacemos mucho de eso”, dijo Fiorella. “Definitivamente hago hincapié en la lectura; quiero que le guste leer libros, porque si puedo enseñarle a leer, entonces tiene la capacidad de aprender cualquier cosa que quiera”.

Aparte de sus objetivos académicos, Fiorella también ayuda a su hija con “habilidades para la vida” como el cuidado personal, lavarse los dientes, ir al baño, vestirse y socializar. Utiliza actividades de enriquecimiento en casa de la organización internacional sin ánimo de lucro HIPPY, que ofrece a las familias con niños con retrasos en el desarrollo o con riesgo de padecerlos programas en todo Estados Unidos y a nivel internacional.

A través de los terapeutas de Emi, también ha aprendido que hay tres pilares para educar en casa a un niño con necesidades especiales.

“La paciencia es la clave, la constancia es vital y el amor es innato… cuando se parte de un lugar de amor, nada puede salir mal”, dijo.

(Cortesía de Fiorella Acosta Perkins)

Emi ha tenido frustraciones en el entorno de aprendizaje, desde quedarse sentada, hasta esperar, pasando por navegar por los grupos, pero su madre ha aprendido a mediar cambiando la configuración del entorno.

“Llevamos todo al exterior, a la naturaleza; vamos a jugar con las rocas, a contar las rocas, a pintar las hojas, a jugar en la arena, a meternos en el agua, a pasar una hora en la piscina, y luego tal vez a sentarnos a leer un libro”, dijo, “solo para que su cuerpo y su mente estén calmados y regulados antes de que pueda estar realmente preparada para aprender algo”.

“Le gusta que la desafíen, solo necesita esa ligera adaptación previa, que se satisfagan esas necesidades sensoriales”, explicó, comparando el espacio de ella y de Emi con un “pequeño mundo” en el que la niña de 4 años puede relajarse sin presiones externas.

(Cortesía de Fiorella Acosta Perkins)

Al centrarse en los puntos fuertes de Emi, más que en sus debilidades, Fiorella empezó a ver el verdadero potencial de su hija. Uno de sus mayores éxitos hasta la fecha es enseñar a Emi a hablar en un entorno de educación en casa.

Tomó un curso online de Mary Barbera y empezó a aplicar estas técnicas durante la pandemia, durante 10 minutos al día, todos los días. A las cuatro semanas, Emi ya decía palabras. Su primera palabra, “coche”, fue un momento muy emotivo para su madre.

(Cortesía de Fiorella Acosta Perkins)

Las palabras de Emi también han permitido a Fiorella apreciar el desarrollo del habla de su segunda hija, Silvia. Insiste: “Ella no está en el espectro, y sus palabras significan lo mismo”.

Sin embargo, la crianza de Emi fuera del espacio de aprendizaje no está exenta de desafíos. Fiorella lucha con las limitaciones verbales de Emi y con el hecho de que no pueda comunicar fácilmente la enfermedad o el dolor. También tiene que lidiar con la percepción que los demás tienen de su hija.

“Si vamos a un parque infantil y ella intenta jugar con un niño pero está estimulando verbalmente, haciendo esos ruidos fuertes porque está excitada, y el niño se extraña y sale corriendo, eso te destroza como madre”, explica. Sin embargo, a continuación interviene en la conversación compartiendo con el otro niño que Emi solo intenta jugar con ellos.

Afirma que un padre debe aprender a descartar las expectativas de los demás antes de poder defender adecuadamente a su propio hijo.

Pero desde que se educa en casa, Emi se comunica más y establece más contacto visual. Puede relacionarse con niños de todas las edades de una forma que le resulta cómoda, hasta el punto en que Fiorella recomendaría “al cien por cien” la educación en casa a otros padres.

(Cortesía de Fiorella Acosta Perkins)

También está sorprendida por lo mucho que ha ganado en el proceso ella misma, además de la inestimable ayuda de su marido y su madre, los abuelos de Emi y sus tíos. También se han unido a un grupo de educación en casa de “escuela en la naturaleza” y disfrutan de encuentros regulares en parques naturales y espacios al aire libre.

Fiorella incluso creó su propia comunidad en Instagram, Growing on the Spectrum (Creciendo en el espectro), como un espacio “sin disculpas” para que los amigos de Emi se reúnan, y para que ella y su marido se conecten con otros padres de niños autistas menores de 5 años. Se reúnen todos los meses en persona.

“Ahora hemos ido a las fiestas de cumpleaños de los demás… ese tipo de cosas significan mucho para los niños, pero también para los padres”, dijo. “Ha crecido poco a poco; queremos expandirnos a otras ciudades”.

(Cortesía de Fiorella Acosta Perkins)

Fiorella ha recibido comentarios de apoyo y consejos de otros padres afines en Instagram e incluso escucha a adultos con autismo que desean haber experimentado la educación en casa cuando eran niños.

“Es muy tranquilizador”, dice, “porque en última instancia quiero que Emi mire hacia atrás en esta cuenta y diga: ‘Wow, eso me ayudó mucho’. Pero cuando crezca y mire hacia atrás, diré: ‘Yo no hice esto, tú hiciste esto, tú lograste todo esto’, porque realmente está en ella”.

Reforzada por una cita utilizada por otra madre a la que sigue en Instagram – “Creo en el poder del aún” – la filosofía personal de Fiorella es no centrarse en lo que Emi no puede hacer, sino en cómo ayudarla a hacerlo.

En la actualidad, Emi, de 4 años, asiste a terapia de análisis de conducta aplicada [ABA] tres veces por semana y a hipoterapia una vez por semana. En cada sesión, Fiorella aprende todo lo que puede sobre el diagnóstico de su hija.

(Cortesía de Fiorella Acosta Perkins)

La recompensa que más le gusta de la crianza de su brillante, cariñosa e intrépida hija es la forma única que tiene Emi de expresar su afecto.

“Cuando recibes un abrazo de Emi, no hay nada que se le parezca”, dijo a The Epoch Times. “Puede que no sea capaz de decirme ‘te quiero’, pero cuando… frota su cara contra la mía, no puedes negar el amor que muestra, porque es genuino”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.