Mamá que perdió a su bebé hace 4 años escucha el latido de su corazón en el oso de peluche de una niña

Por La Gran Época
09 de Febrero de 2019 Actualizado: 09 de Febrero de 2019

Una joven madre quedó devastada cuando se enteró que su hijo pequeño había sido abusado cruelmente por el novio de su niñera. La única opción que tenía era prepararse para enterrar a su hijo y considerar la dolorosa decisión de donar los órganos del pequeño angelito.

En un fatídico día del 2013, el bebé Lukas Clark fue llevado rápidamente al hospital para un tratamiento de emergencia, pero los doctores dijeron que estaba más allá de cualquier ayuda médica. Su destrozada madre, Heather Clark, se levantó con coraje, y tomó la valiente decisión de donar los órganos de su bebé de 7 meses, los cuales ya han salvado a tres vidas.

El bebé Lukas falleció hace casi seis años, pero su presencia todavía se siente en la vida de Jordan Drake: la pequeña niña que recibió su corazón en un trasplante. En enero del 2016, su madre conoció a Jordan, de 4 años, y a su familia, en el Hospital de Niños de Phoenix, Arizona, donde escuchó los latidos del corazón de su hijo fallecido en el cuerpo de esta niña tan enérgica.

Heather levantó el estetoscopio sobre el pecho de Jordan para escuchar el latido del corazón de su hijo por primera vez después de su muerte. En ese momento, ambas madres lloraron.

“Fue mágico, fue una locura, fue triste”, dijo Heather a Noticias CBS. “No hay absolutamente ninguna palabra, ninguna explicación aparte de magia y maravilla”.

Los lazos de predestinación…

Al nacer, la pequeña Jordan fue diagnosticada con enfermedad cardíaca congénita. Los doctores en el Hospital de Phoenix Children’s Hospital le dijeron a la madre, Esther González, que Jordan necesitaba inmediatamente una cirugía. Como si fuera del destino, Jordan recibió el valioso pequeño corazón de Lukas cuando tenía 18 meses y pasaba por tratamiento en el mismo hospital donde Lukas fue hospitalizado para el rescate de emergencia.

“Cuando dijeron que el corazón estaba bien, mi reacción instantánea fue que mi hija tendría una segunda oportunidad para vivir”, le dijo Esther a TODAY. “Pero por otra parte, me tomó un segundo darme cuenta que a pesar de nuestra alegría, había una madre que estaba de luto”.

Heather quería conectar con el paciente que recibió el corazón de su hijo. Luego de la exitosa operación de trasplante en el año 2013, Esther le dejó un mensaje a Heather en Facebook, pero lamentablemente permaneció escondido en su carpeta de recibidos de Facebook, sin ser notado por más de dos años.

Fue solo después de dos años que Heather descubrió el importante mensaje de Facebook de la madre de Jordan. Al final, las dos familias pronto se contactaron y decidieron reunirse en el hospital. Heather viajó 5 horas y media desde California hasta Arizona para este evento.

“Creo que estaba más ansiosa que nerviosa”, dijo Heather. “Ansiosa de conocer a Jordan porque es maravillosa. Estaba nerviosa cuando salí por primera vez de mi auto y comencé a caminar”.

Pero resultó ser como conocer a un familiar. En el momento en que ella y Jordan se conocieron, corrieron y se abrazaron.

“Ese es tu bebé”, le susurró Esther a Heather, cuando escuchaba con lágrimas el corazón de su hijo fallecido later fuertemente en el pecho de Jordan.

“El sonido era tan fuerte”, le dijo Heather a PEOPLE. “Podía sentirlo ahí conmigo. Él continúa viviendo a través de ella. No hay duda”.

“Es indescriptible”, le dijo a TODAY. “Tantas diferentes emociones dentro: feliz, triste, depresiva, sentirse maravillosa y orgullosa. Si todas esas palabras pudieran ser moldeadas en una, eso es lo que sería”.

La pequeña trajo un osito felpudo especial para Heather, que tenía una grabación del corazón de Lukas latiendo dentro de su corazón. Cuando lo reprodujo, no pudo aguantar las lágrimas.

La pequeña Jordan conoce a Heather Clark por primera vez en el Phoenix Children’s Hospital. (Crédito: Donor Network of Arizona)

Debido al corazón compasivo de la madre, esta tragedia se ha convertido en una felicidad sin límites para otra familia. Forma un lazo inquebrantable entre las dos familias como dijo la madre de Jordan: “Ahora somos familia, ahora somos amigas, nuestras familias son familia, hemos unido a nuestras dos familias”.

Mira el vídeo:

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Pequeña niña se conmueve hasta las lágrimas al conocer a su donante de médula

TE RECOMENDAMOS