Manifestantes de Hong Kong responden este domingo a Beijing con una masiva protesta pacífica

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
18 de Agosto de 2019 Actualizado: 18 de Agosto de 2019

Después de diez semanas de extraordinarias manifestaciones en Hong Kong este domingo se reunió otra masiva protesta para demostrar a Beijing y a los líderes no elegidos por la ciudad que su movimiento en busca de democracia sigue siendo pacífico y tiene un amplio apoyo público. Las autoridades del régimen comunista chino habían condenado en los últimos días las manifestaciones como acciones “terroristas“. 

Las protestas en la antigua colonia británica comenzaron el 9 de junio, cuando más de un millón de personas salieron a las calles contra el proyecto de ley que permite a cualquier persona acusada de sospechosa, la extradición a China. 

La ley propuesta fue suspendida el 15 de junio indefinidamente por la jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, pero no fue suficiente y cerca de 2 millones de participantes se reunieron el 16 de junio. Otro más de medio millón de personas salieron el 1 de julio -el 22º aniversario del traspaso de la ciudad del gobierno británico al chino- en pro de la democracia y desde el 9 de agosto por varios días manifestaciones sentados en la sala de llegadas del Aeropuerto Internacional de Hong Kong obligó el cierre de cientos de vuelos.

Los honkoneses exigen la retirada total del proyecto de ley, una investigación independiente sobre el uso de la fuerza por parte de la policía, en especial el 12 de junio, y el sufragio universal.

Los manifestantes se reúnen en Victoria Park, Hong Kong, el 18 de agosto de 2019, en la última muestra de oposición a una ley de extradición que desde entonces se ha transformado en un llamamiento más amplio a los derechos democráticos en la ciudad semiautónoma. (PHILIP FONG/AFP/Getty Images)

Sin embargo el régimen comunista chino ha adoptado un tono cada vez más duro hacia los manifestantes, condenando las acciones “terroristas” de los manifestantes.

Según AFP un grupo minoritario se ha inserido entre los manifestantes para actuar en enfrentamientos violentos y el régimen comunista chino ha aprovechado difundir en los medios estatales de comunicación imágenes de violencia en Hong Kong con “una avalancha de artículos, imágenes y vídeos condenatorios”.

El martes, los manifestantes bloquearon el embarque de pasajeros en el aeropuerto de la ciudad y algunos enfrentaron a dos hombres a los que acusaron de ser espías chinos. Las imágenes provocaron una disculpa de algunos de los grupos que han hecho el llamado a la protesta pacífica.

Los manifestantes participan en una manifestación mientras marchan en una calle el 18 de agosto de 2019 en Hong Kong, China. Desde el 9 de junio, los manifestantes prodemocráticos han seguido manifestándose en las calles de Hong Kong contra un controvertido proyecto de ley de extradición. (Anthony Kwan/Getty Images)

La manifestación de este domingo en el Victoria Park de la ciudad es una manifestación “racional y no violenta”, según los organizadores del Frente Civil de Derechos Humanos. “Esperamos un gran número de participantes… esperamos mostrar al mundo que la gente de Hong Kong puede ser totalmente pacífica”, dijo a AFP Bonnie Leung, portavoz del Frente Civil de Derechos Humanos.

“Si la táctica de Beijing y Hong Kong es esperar a que nuestro movimiento muera, se equivocan… seguiremos adelante”, añadió Leung. La situación actual es que ni Beijing ni la directiva de Hong Kong, que no ha sido electa por la ciudad ha concedido las solicitud de los manifestantes.

Los manifestantes participan en una manifestación mientras marchan en una calle el 18 de agosto de 2019 en Hong Kong, China. Desde el 9 de junio, los manifestantes prodemocráticos han seguido manifestándose en las calles de Hong Kong contra un controvertido proyecto de ley de extradición. (Anthony Kwan/Getty Images)
Los manifestantes se reúnen durante una protesta masiva en Victoria Park el 18 de agosto de 2019 en Hong Kong, China. Desde el 9 de junio, los manifestantes prodemocráticos han seguido manifestándose en las calles de Hong Kong contra un controvertido proyecto de ley de extradición (Billy H.C. Kwok/Getty Images).
Un coche recorre un camino lleno de manifestantes en una masiva protesta desde Victoria Park en Hong Kong el 18 de agosto de 2019, en la última muestra de la oposición a una ley de extradición planificada que desde entonces se ha transformado en un llamamiento más amplio a los derechos democráticos en la ciudad semiautónoma.  (PHILIP FONG/AFP/Getty Images)
Los manifestantes se refugian de la lluvia junto a la estación de Tin Hau MTR en Hong Kong el 18 de agosto de 2019. Los activistas de la democracia de Hong Kong se reunieron el 18 de agosto en una gran concentración para mostrar a los líderes de la ciudad que su movimiento de protesta sigue atrayendo un amplio apoyo público a pesar de la creciente violencia y de las advertencias cada vez más severas de Pekín. (LILLIAN SUWANRUMPHA/AFP/Getty Images)

Los medios de comunicación estatales chinos mostraron estos días imágenes de personal militar y de vehículos blindados de transporte de tropas a través de la frontera en Shenzhen, lo que llevó a Estados Unidos a advertir a Beijing contra el envío de tropas.

El ejército chino incluso ha publicado un mensaje en las redes sociales que advierte que las tropas chinas están listas en el Centro Deportivo de la Bahía de Shenzhen, y que pueden llegar a Hong Kong en 10 minutos.

Oficiales de la policía paramilitar china participan en ejercicios de entrenamiento antidisturbios en la ciudad de Shenzhen, en la provincia de Guangdong, en el sur de China, el 5 de junio de 2017. (STR/AFP/Getty Images)

Imágenes de satélite recogidas el 12 de agosto por Maxar, una compañía de tecnología espacial, parecen confirmar que 500 o más vehículos blindados de las fuerzas paramilitares chinas están en el estadio de fútbol del Shenzhen Bay Sports Center y sus alrededores.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en un mensaje de Twitter del 13 de agosto, también pareció confirmar la movilización de China: “Nuestra Inteligencia nos ha informado de que el Gobierno chino está trasladando tropas a la frontera con Hong Kong. ¡Todos deben estar tranquilos y seguros!”.

El Departamento de Estado de Estados Unidos reaccionó con alarma. 

Un portavoz respondió a La Gran Época por correo electrónico el 14 de agosto que “Estados Unidos está profundamente preocupado por los informes sobre el movimiento paramilitar chino a lo largo de la frontera de Hong Kong… Condenamos la violencia e instamos a todas las partes a que actúen con moderación”.

***

A continuación

Cómo el régimen comunista niega la responsabilidad de todas sus masacres

TE RECOMENDAMOS