Manzanas y naranjas: los peligros de la comparación

Por JEFF MINICK
21 de Octubre de 2020 8:50 PM Actualizado: 21 de Octubre de 2020 8:50 PM

“Las comparaciones son odiosas”.

El primer uso conocido de ese viejo dicho data de alrededor del año 1440, cuando John Lydgate escribió en su “Debate entre el caballo, el ganso y la oveja” que el “odio de antaño fue la comparación, y la comparación engendrada es odiosa”. La línea: “las comparaciones son odiosas” también aparece en las obras de escritores como Shakespeare, Cervantes y Christopher Marlowe.

Nuestra ortografía ha sufrido algunos cambios obvios en los últimos 600 años, pero ¿el sentimiento detrás de “las comparaciones es odioso”, sigue teniendo validez? ¿Las comparaciones engendran odio?

Veamos:

Distinciones cotidianas

Para la mayoría de nosotros, la comparación es tan natural como respirar. Cuando compramos toallas de papel en el supermercado, comparamos el precio y la calidad general de los distintos rollos de los estantes. Cuando vamos a comprar un coche, comparamos docenas de detalles antes de hacer la compra.

El ensayo “comparar y contrastar” sigue siendo un eterno favorito entre los profesores y las agencias nacionales de pruebas. El examen de Literatura Inglesa de Colocación Avanzada frecuentemente da a los estudiantes dos poemas y les pide que los comparen y contrasten en áreas tales como el tema, la claridad y la estructura.

En el último año, tres de mis hijos se han mudado de una casa a otra. Comparar sus nuevas casas con las antiguas me parece natural e inofensivo.

La mayoría de nosotros hacemos comparaciones en el ámbito político, socialismo versus libertad, libertario versus conservador, etc. Hacerlo es correcto y justo, y ayuda a determinar qué tipo de gobierno tenemos.

En algunas ocasiones, incluso nuestro juicio sobre los demás no hace daño. Por el bien del argumento, supongamos que veo dos mujeres sentadas juntas en la cafetería que frecuento, una es una belleza flaca de pelo oscuro, la otra rubia, vestida con ropa de trabajo y con un poco de sobrepeso. Inicialmente, juzgo que la primera es más bella que la otra. Sin embargo, cuando escucho la risa dorada de la mujer rubia, pienso: “Algún día conocerá a un hombre que se enamorará de esa risa”.

Es cuando juzgamos a la gente en un nivel menos superficial que entramos en un bosque oscuro.

Selfies

Empecemos por nosotros mismos. Cuando nos comparamos constantemente con otros, un amigo o un miembro de la familia, podemos encontrar en ellos un modelo de emulación y de automejora, pero también es probable que nos volvamos críticos con nuestras propias vidas. El hombre de veintitantos años que trabaja como dependiente en una farmacia puede mirar a su amigo de la infancia, ahora abogado, y deprimirse por su propia falta de éxito. La adolescente tranquila que pasa una noche como alhelí en un baile escolar mientras su vivaz mejor amiga es el centro de atención, puede creer que algo está terriblemente mal en ella en comparación con su amiga.

Tengo varios conocidos adultos, de mediana edad y mayores, que hasta el día de hoy miran a compañeros de escuela o amigos cercanos que han tenido éxito en sus vidas, y se reprenden por lo que consideran su status disminuido. No pueden verse a sí mismos como yo los veo, hombres y mujeres de buen corazón que están haciendo lo mejor que pueden en un mundo difícil.

Tales autocomparaciones pueden ir también en dirección contraria, y llegar a ser igualmente perjudiciales. Varias veces en mis años de juventud, escuché historias de hombres y mujeres que conocía que habían traicionado la confianza de la familia o los amigos de una forma u otra, o que no habían cumplido con algún código no escrito. “Yo nunca haría eso”, pensaba e intentaba decir a los demás, pero entonces llegó el día del juicio final en el que hice daño a algunas personas. “El orgullo precede a la caída” es el peligro aquí, y hoy, más antiguo, más sabio y mucho más golpeado, me esfuerzo por no criticar o juzgar a otros en mi vida.

A cada uno lo suyo

Cuando comparamos una persona con otra, también podemos obtener resultados horribles. La madre que le dice al pequeño Johnny, “¿Por qué no puedes comportarte como tu hermana Sally?”, Entonces, acaba de cortar a su hijo en pedazos. Cuando un comentarista nos dice que el presidente Donald Trump es otro Adolfo Hitler o Benito Mussolini, no solo se involucra en una metáfora completamente falsa, sino que también hace el ridículo, mostrando tanto la falta de conocimiento histórico como la no relación.

Los buenos padres en particular son conscientes de que cada uno de sus hijos tiene una composición completamente diferente de los otros hermanos. Aquí está Johnny, alborotador, ruidoso y exigente, mientras que Sally disfruta de la paz y la tranquilidad, y tiende a ser una persona agradable. Su hermano menor, Steve, tiene problemas para tomar decisiones, se aleja un poco de los niños que no conoce, y mira el mundo con ojos cautelosos y nerviosos.

Mamá y papá entienden que sus hijos tienen diferentes temperamentos, y se ajustan en consecuencia a las necesidades y al carácter de cada niño.

Condenación

Cuando le dije a una amiga que estaba escribiendo sobre comparaciones, me escribió lo siguiente en un correo electrónico: “Creo que [la comparación] se aplica para juzgar a la gente. Como cada uno de nosotros es completamente único, el juzgar elimina todas las características de una persona, excepto una o dos. Cuando amamos a un niño, amamos al niño completo, y es doloroso escuchar a otros juzgar a ese niño, porque no pueden ver el todo. Son ignorantes”.

La mayoría de nosotros somos propensos a esta forma de comparación y condena, sobre todo por ignorancia. Algunas personas hoy en día, por ejemplo, comparan negativamente el presente con el pasado. Miran a hombres como George Washington y Thomas Jefferson, y los condenan como monstruos por poseer esclavos mientras ignoran sus dones y logros. Tales jueces son demasiado a menudo ciegos a sus propios defectos y a los de su cultura. Un ejemplo: Estos críticos pueden atacar salvajemente a nuestros antepasados como racistas, mientras hablan de conceptos como “privilegio de los blancos” y “fragilidad de los blancos”, que son racistas en sí mismos.

Parafraseando a mi amiga, que escribió el correo electrónico,  frecuentemente no vemos a la persona completa. Somos ignorantes, y en este caso la ignorancia no es una bendición.

La solución

Si aceptamos a los que nos rodean, como mi amiga escribió: “cada uno es completamente único”, y a nosotros mismos de esta misma manera, el impulso de comparación y su a veces compañero, la condena, disminuye. Si nos reservamos el juicio que a menudo viene con la comparación, podemos evitar hacernos daño a nosotros mismos y a los demás.

Lydgate escribió que la comparación engendra odio. Tal vez. Pero es mucho más probable que esa comparación haga a los que juzgan un poco más pequeños de espíritu, un poco más oscuros de alma.

Ese prolífico autor, Anónimo, nos dio estas palabras: “La única persona que debes tratar de ser mejor que la que eras ayer”.

Esa es la mejor receta para las comparaciones saludables.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes de educación en casa en Asheville, N.C., Hoy en día, vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

Película documental: Cuando llega la plaga

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.