Maoístas estadounidenses envían 4 delegaciones a Venezuela en menos de 6 meses, ¿es esto legal?

Por Trevor Loudon
09 de Septiembre de 2019 Actualizado: 09 de Septiembre de 2019

Comentario

Por cuarta vez desde abril, maoístas estadounidenses de la Organización Socialista Camino de la Libertad (FRSO, por sus siglas en inglés) han enviado una delegación a Venezuela.

Estas delegaciones indudablemente están a favor del régimen marxista en Venezuela. Organizan apoyo y solidaridad hacia el régimen y claramente hacen propaganda a su favor. Además están claramente del lado del régimen de Maduro en su oposición al presidente Donald Trump.

¿Es esto legal conforme a la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA)? ¿Alguno de estos delegados está registrado en el gobierno de Estados Unidos como agente de Venezuela? Si no es así, ¿por qué no? ¿Existen motivos para procesarlos en base a FARA?

La última delegación sindical de la FRSO viajó a Caracas, Venezuela, para la  “Primera Reunión Internacional de Trabajadores en Solidaridad con la República Bolivariana de Venezuela, su Gobierno y su Pueblo”, que comenzó el 29 de agosto.

Entre los delegados se encontraban delegaciones de trabajadores y dirigentes sindicales de Chile, Bolivia, Brasil, México, Cuba, Puerto Rico, Nicaragua, Colombia, Honduras, El Salvador, Argentina, Nigeria, Portugal, Francia, el Reino Unido y España.

De acuerdo con FightBack! News de la FRSO:

“El día de la apertura, los delegados internacionales se unieron a sus camaradas sindicalistas venezolanos y viajaron a la Plaza Bolívar en el centro de Caracas. Delegados, invitados especiales y trabajadores de toda Venezuela se unieron a la manifestación “¡No más Trump! Francisco Torrealba, presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela, dio inicio al acto con un acalorado discurso.

“Los asistentes firmaron una declaración contra el imperialismo de EE. UU. y el bloqueo de Trump, exigiendo respeto por el derecho internacional y la soberanía de Venezuela. Los delegados y la gente de la calle se unieron coreando, ‘No más Trump’ y ‘¡Que viva Venezuela! ¡Que viva Maduro! ¡Respeto por Venezuela!’”.

El 31 de agosto, activistas sindicales de 25 países se reunieron nuevamente “con el objetivo final de construir solidaridad con la clase obrera, el pueblo y el gobierno de Venezuela” y para coordinar la oposición a “las sanciones económicas criminales impuestas por el presidente estadounidense Donald Trump”.

Ambos delegados de la FRSO, Jared Hamil de Los Ángeles y Gabriela Killpack de Salt Lake City, Utah, participan activamente en Camioneros Unidos (Teamsters United), una alianza que trabaja para construir el poder maoísta en el Sindicato de Camioneros. Ambos tienen historia en el trabajo organizado y en el movimiento maoísta de Estados Unidos.

La última delegación de la FRSO sigue los pasos de otra delegación de la FRSO que a fines de julio asistió en Caracas a una importante reunión comunista internacional, el Foro de São Paulo.

“Las delegaciones del Foro de Sao Paulo se comprometieron en la declaración final a actuar juntos en solidaridad con Venezuela, América Latina y otros países del mundo contra la agresión de Estados Unidos”, según FightBack! News.

Entre los 1200 delegados se encontraban líderes de partidos socialistas y comunistas “de todos los países de América Latina, de la mayor parte de América Central y el Caribe, así como de México”.

A ellos se unieron líderes del Frente Democrático Nacional de Filipinas, alineado al Partido Comunista de Filipinas; el embajador de Corea del Norte en Venezuela; varios grupos palestinos de extrema izquierda; comunistas europeos, incluidos militantes vascos e irlandeses; y la delegación de la FRSO encabezada por el camarada Tom Burke, de Grand Rapids, Michigan.

Burke, como secretario de la organización de la FRSO, posó para los fotógrafos junto con Alfredo Valdivieso del Comité Central del Partido Comunista de Colombia, entre otros jerarcas socialistas.

A fines de abril, Burke también encabezó una delegación de cuatro miembros de la FRSO a Venezuela para celebrar el Primero de Mayo. El primer día, los camaradas tuvieron una reunión de dos horas con “miembros del Comité Central del Partido Comunista de Venezuela (PCV) y líderes de la Juventud Comunista de Venezuela”, según FightBack! News.

Los camaradas también se reunieron con la ministra venezolana para las Comunas, Blanca Eckhout, que acababa de pronunciar un “discurso triunfal sobre la construcción de 2,6 millones de nuevas viviendas”. Eckhout citó a Hugo Chávez, diciendo: “Nuestra nueva sociedad no puede ser capitalista porque el capitalismo está diseñado para destruir nuestra patria, nuestra sociedad y nuestro pueblo”.

Entre los dos eventos, Richard Berg, veterano simpatizante de la FSRO y activista del Sindicato de Maestros de Chicago, encabezó una delegación no oficial del Sindicato de Maestros que viajó a Caracas a mediados de julio.

Según FightBack! News, “Sus objetivos eran aprender lo que pudieran de la Revolución Bolivariana de Venezuela, intercambiar puntos de vista sobre una educación efectiva y mostrar solidaridad con los estudiantes, maestros y movimientos sociales de Venezuela”.

La administración Trump señaló claramente que quiere desplazar al régimen de Maduro a favor del legítimo presidente encargado Juan Guaidó.

El 23 de enero, el presidente Donald Trump escribió en Twitter:

“Los ciudadanos de Venezuela han sufrido durante demasiado tiempo a manos del régimen ilegítimo de Maduro. Hoy he reconocido oficialmente al Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, como Presidente Interino de Venezuela”.

Desde entonces, el gobierno de Estados Unidos impuso sanciones cada vez más fuertes contra Venezuela para desplazar del poder al régimen de Maduro, respaldado por Rusia, China y Cuba.

Sin embargo, durante todo este tiempo, los comunistas estadounidenses estuvieron viajando regularmente a Caracas para reunirse con funcionarios del gobierno y líderes del Partido Comunista. Se están organizando con otras agrupaciones comunistas, incluidos diplomáticos norcoreanos, para contrarrestar las sanciones de Estados Unidos. Luego se reúnen en suelo estadounidense para hacer propaganda para el régimen de Maduro por todo el país.

Si estos maoístas de la FRSO están todos registrados bajo la ley FARA como agentes venezolanos, solo son moralmente culpables de apoyar a un régimen tiránico. Si no están registrados como agentes venezolanos, ¿no están actuando ilegalmente?

Quizás si el Departamento de Justicia no estuviera demasiado ocupado investigando al Presidente, podría investigar sobre este asunto.

Trevor Loudon es un autor, cineasta y conferencista de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años, ha investigado los movimientos de izquierda radical, marxista y terrorista y su influencia encubierta en el ámbito político en general.

***

Descubre

¿Cuántos países realmente comunistas hay en el Mundo?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS