Más allá del bisturí: señales de advertencia de un bazo no saludable y 6 formas prácticas de protegerlo

Serie: El milagroso sistema inmunitario (7ª parte)

Por Yuhong Dong, M.D., Ph.D. y Makai Allbert
19 de Mayo de 2023 5:41 PM Actualizado: 09 de Junio de 2023 3:16 PM

En esta serie, “El sistema inmunológico milagroso”, exploramos el verdadero poder de nuestra inmunidad y los órganos que trabajan incansablemente para protegernos. También proporcionamos formas prácticas de proteger estos dones divinos vitales.

Anteriormente: Aunque es pequeño, el bazo realiza una multitud de funciones críticas, pero estudios recientes han encontrado que el COVID-19 puede diezmarlo.

El bazo nos protege de muchas maneras notables, por lo que es esencial aprender cómo podemos mantenerlo saludable. Aunque podemos vivir sin bazo, extirparlo quirúrgicamente puede tener graves consecuencias a largo plazo, lo que nos pone en riesgo de sufrir infecciones graves y potencialmente mortales.

Un estudio de militares del ejército sin bazo

En 1977 el Instituto Nacional del Cáncer, las Academias Nacionales de Ciencias y el Consejo Nacional de Investigación realizaron un estudio innovador  que siguió a 740 militares estadounidenses a quienes se les había extirpado el bazo debido a un traumatismo durante la Segunda Guerra Mundial.

Después de monitorear a los militares durante 28 años, el estudio encontró que sufrían tasas de mortalidad significativamente más altas por neumonía y enfermedades cardíacas, independientemente de la edad o el tiempo transcurrido desde sus cirugías.

El bazo es crucial para eliminar microorganismos como bacterias o virus y para crear sustancias que puedan eliminar a los invasores patógenos, ayudando así al sistema de defensa del cuerpo.

La extirpación del bazo puede resultar en un mayor número de células sanguíneas anormales. Dado que el órgano también es responsable de filtrar y reciclar los factores de coagulación de la sangre, como las plaquetas, su eliminación puede resultar en un aumento del número de plaquetas en la sangre.

El número de plaquetas de uno puede permanecer alto durante mucho tiempo, lo que finalmente acelera la formación de placas en las arterias coronarias y conduce a enfermedades cardíacas.

La infección grave después de la extirpación del bazo es común

La extirpación del bazo no es un procedimiento benigno; puede aumentar el riesgo de muerte, así como de sufrir un colapso pulmonar, inflamación del páncreas, obstrucciones en los vasos sanguíneos de los pulmones y sangrado excesivo.

A largo plazo la extirpación del bazo coloca al paciente en un riesgo significativamente mayor de desarrollar una infección abrumadora, independientemente de la edad.

Las infecciones pueden progresar rápidamente de una enfermedad similar a la gripe leve a una sepsis potencialmente mortal, incluso en aquellos vacunados para prevenir la infección.

Un estudio de revisión encontró que la tasa de mortalidad de las personas que experimentan una infección puede alcanzar un asombroso 38 a 70 por ciento, a pesar del uso de tratamientos que incluyen antibióticos, esteroides y plasma fresco.

La incidencia de infección severa abrumadora después de una esplenectomía oscila entre el 2.5 y el 13.5 por ciento.

El riesgo de infección es mayor dentro de los primeros dos años, pero hasta el 33 por ciento de los pacientes con esplenectomía completa experimentarán infección dentro de los 10 años posteriores a la extracción. El nivel de riesgo de uno depende de la edad y de las condiciones médicas.

Los síntomas de infección incluyen, entre otros, fatiga, pérdida de peso, dolor abdominal, diarrea, estreñimiento, náuseas y dolores de cabeza.

¿Qué causa la infección grave?

Normalmente el sistema inmunitario de nuestro organismo combate las infecciones de forma controlada.

Sin embargo, cuando el sistema inmunológico se acelera, los agentes infecciosos y los químicos inflamatorios pueden circular por todo el cuerpo, causando un círculo vicioso y un resultado letal: sepsis.

La sepsis posterior a la esplenectomía puede ser causada por bacterias, virus, hongos, protozoos (p. ej., parásitos de la malaria) o bacterias encapsuladas, que tienen una capa extra que las protege.

El sistema inmunitario de los pacientes con esplenectomía tiene más dificultades para eliminar las bacterias encapsuladas, que con frecuencia se asocian con infecciones graves en esta población.

El patógeno más nefasto es el Streptococcus pneumoniae, pero también son significativos Haemophilus influenzae y Neisseria meningitidis. Debido a que estos organismos están encerrados en cápsulas, pueden sobrevivir cuando el bazo no ayuda a producir moléculas puente (p. ej., complementos y anticuerpos) o cuando los macrófagos (células depuradoras) en el bazo no pueden eliminarlos de manera efectiva.

Anatomía de una bacteria encapsulada. (The Epoch Times)
Anatomía de una bacteria encapsulada. (The Epoch Times)

Súper armas del bazo para matar gérmenes encapsulados

Las bacterias patógenas pueden ser pequeños diablillos astutos, especialmente las encapsuladas. Confiamos en algunas armas súper poderosas e inteligentes para acabar con estos gérmenes escurridizos.

Dentro del pequeño pero poderoso bazo, los macrófagos luchan para eliminar a los invasores bacterianos. Con la ayuda de complementos y anticuerpos (dos tipos de proteínas producidas por el bazo), estos macrófagos pueden atrapar bacterias encapsuladas y engullirlas como un puñado de dulces.

Los complementos producidos por el bazo pueden formar un grupo llamado complejo de ataque a la membrana (MAC). El MAC rompe la membrana de las bacterias en un proceso llamado lisis, que altera el equilibrio dentro de una bacteria y finalmente la mata.

Cómo el bazo mata a las bacterias encapsuladas. (The Epoch Times)
Cómo el bazo mata a las bacterias encapsuladas. (The Epoch Times)

Sin estos complementos y anticuerpos nuestro sistema inmunitario se ve gravemente afectado en su capacidad para combatir estos patógenos protegidos.

El bazo también es un centro importante para la producción de anticuerpos específicos que se unen a los patógenos y desempeñan un papel crucial en las primeras etapas de la infección.

Perder el bazo significa perder un centro de comando crítico para el sistema inmunológico y el reciclaje de sangre. Por lo tanto, es importante hacer todo lo posible para proteger y mantener nuestro bazo siempre que sea posible.

Sin bazo, el sistema inmunitario es más débil y vulnerable a las infecciones. Eso significa que se requieren tratamientos especiales.

El tratamiento más crítico para una infección después de la extirpación del bazo es el uso inmediato de antibióticos intravenosos de amplio espectro que pueden reducir la mortalidad de un 70 por ciento a un 10 a 40 por ciento.

Sea consciente de un bazo anormal

Si un médico puede sentir su bazo durante un examen, eso generalmente significa que está agrandado y no es saludable.

La esplenomegalia, o agrandamiento del bazo, afecta aproximadamente al 2 por ciento de la población de los EE. UU. Un bazo agrandado aumenta el riesgo de que el órgano se rompa, lo que puede poner en peligro la vida.

Las posibles causas de un bazo agrandado incluyen:

– trauma

– insuficiencia cardiaca

– cirrosis hepática

– leucemia

– cáncer

– infecciones

– enfermedades autoinmunes como el lupus y la artritis reumatoide

– infección por COVID-19 y vacunación contra COVID-19-abscesos

– consumo excesivo de alcohol

– hígado graso

6 formas prácticas de proteger su bazo

Abróchese siempre el cinturón de seguridad

El mayor riesgo para su bazo es un traumatismo por una lesión externa. Abróchese el cinturón antes de conducir o viajar en un automóvil, ya que un accidente automovilístico probablemente dañará su bazo y puede provocar complicaciones graves o incluso la muerte.

Coma una dieta saludable con más frijoles

Los patrones dietéticos poco saludables pueden provocar una inflamación crónica que puede alterar la función normal del bazo.

Un estudio de 2018 encontró que alimentar a los ratones con una dieta alta en grasas y azúcar agregada durante 12 semanas provocó obesidad, niveles altos de azúcar en la sangre, marcadores inflamatorios elevados y bazos que eran un 50 por ciento más grandes que los de los ratones alimentados con una dieta estándar.

Después de las 12 semanas, el tamaño del bazo se redujo mediante el ejercicio y el tratamiento con genisteína, un compuesto natural que se encuentra casi exclusivamente en las legumbres, incluidas la soyalos altramuces y las habas.

También es importante masticar los alimentos lentamente, lo que optimiza la digestión y reduce la carga sobre el bazo.

Coma hierbas nutritivas para el bazo

Se descubrió que las bayas de ginseng coreano tienen el potencial de estimular el sistema inmunológico y mejorar la función del bazo.

En un estudio de 2021 se administraron extractos de las bayas a ratones con sistemas inmunitarios debilitados. Los extractos mejoraron la función de las células asesinas naturales y aumentaron la producción de linfocitos en el bazo. También se encontró que los genes relacionados con la inmunidad eran más activos. Estos efectos dependían de la cantidad de extracto dada.

Una evaluación a largo plazo del ginseng rojo coreano, que contiene estos extractos, encontró que es seguro y sugirió que mejora la actividad del sistema inmunológico y reduce las infecciones virales.

El ginseng se considera una hierba prometedora para el tratamiento de infecciones virales, incluido COVID-19. Se informa que aumenta la inmunidad antiviral innata y adaptativa y aumenta la función de los macrófagos y las células asesinas naturales.

Otras hierbas que pueden ayudar a mejorar el bazo y la función inmunológica incluyen el regaliz y el ñame chino.

Aumentar el movimiento para impulsar el flujo linfático

Nuestro líquido linfático puede moverse por el cuerpo por sí mismo, pero el drenaje del sistema linfático funciona mejor con un mayor movimiento, incluido el ejercicio regular, que puede ayudar al bazo a filtrar y transformar partículas en nuestro líquido linfático.

Todos los métodos descritos en las Partes 4 y 5  de esta serie ayudarán a que nuestro bazo funcione de manera más efectiva.

Reduzca el estrés y haga de la relajación una prioridad

¿Se siente estresado? Sus funciones linfáticas, inmunológicas y del bazo son todas vulnerables a los efectos del estrés.

Nuestro cerebro se comunica con nuestros órganos, y cuando detectan que estamos en una situación amenazante, se liberan hormonas que pueden disminuir la capacidad de defensa de nuestro sistema inmunológico.

El estrés es generalmente una respuesta interna a eventos externos, como una discusión o presión laboral. Desaparece una vez que cambia nuestra percepción o se resuelve el factor estresante. El estrés puede ser positivo o negativo.

La ansiedad suele ser una reacción al estrés. A menudo implica un sentimiento persistente de pavor que puede interferir con su vida. Puede ser constante, incluso cuando no hay una amenaza inmediata.

La investigación psiconeuroinmunológica moderna ha demostrado que el estrés crónico puede debilitar el sistema inmunológico e interferir indirectamente con la función del bazo, causando inflamación, síndrome del intestino irritable, úlceras y mucho más.

Los estudios han demostrado que el estrés prolongado puede provocar ansiedad. Es probable que la influencia de la ansiedad en la función del bazo también esté mediada por factores nerviosos y endocrinos.

Entonces, ¿cómo podemos combatir las altas cantidades de estrés? La respuesta es hacer de la relajación una prioridad. Intente realizar ejercicios relajantes como yoga y qigong, pasar tiempo en la naturaleza, tomar baños tibios o consumir hierbas adaptogénicas.

Evite pensar demasiado

La incertidumbre puede ser poco saludable porque puede dificultar la concentración en tareas que requieren funciones ejecutivas. Una de las razones de esto puede ser que conservamos energía cuando no estamos seguros de las cosas. Se demostró que la incertidumbre perjudica el desempeño de las tareas incluso más que cuando estamos seguros de los resultados negativos.

En la medicina tradicional china, el bazo está vinculado a la “tierra”. Cuando nos preocupamos demasiado, estamos “en las nubes”. Estar más relajados y conscientes puede ayudarnos a sentirnos más conectados a tierra, lo que puede ayudarnos a preocuparnos menos y a mantener nuestro bazo más saludable.

Cuando se cuida relajándose, manteniéndose conectado a tierra, evitando pensar demasiado y tratando de ser más decisivo, ayudará a mantener su sistema inmunológico y su bazo saludables.

El bazo corresponde a la tierra en la medicina tradicional china. (The Epoch Times)
El bazo corresponde a la tierra en la medicina tradicional china. (The Epoch Times)

El bazo es un órgano importante y su pérdida o lesión puede ser devastadora para nuestra salud. Ser proactivo al implementar estas formas prácticas para proteger este órgano vital apoyará la capacidad de su bazo para funcionar como fue diseñado milagrosamente, brindando beneficios para la salud de por vida.

A continuación: Uno de los órganos inmunitarios más misteriosos de nuestro sistema linfático, la glándula timo, también desempeña una función crítica en el sistema endocrino al producir y liberar hormonas. 

Lea la Parte 1:  Los guardianes silenciosos de su inmunidad que mucha gente no conoce

Lea la Parte 2:  Amigdalectomía: un procedimiento ‘menor’ con riesgos importantes a largo plazo

Lea la Parte 3:  Muchas personas han eliminado una parte importante del cuerpo, lo que puede aumentar 4 riesgos de cáncer

Lea la Parte 4:  Más allá de la desintoxicación: Descubriendo el poder curativo secreto del sistema linfático

Lea la Parte 5: Desarrollando una defensa fuerte: Estimule el sistema linfático y desintoxíquese después de las vacunas contra COVID-19

Lea la Parte 6: Su milagroso bazo trabaja incansablemente: limpia su sangre y protege contra ataques virales

◇ Referencias:

Toh, Z. Q., Higgins, R. A., Mazarakis, N., Abbott, E., Nathanielsz, J., Balloch, A., Mulholland, K., & Licciardi, P. V. (2021). Evaluating Functional Immunity Following Encapsulated Bacterial Infection and Vaccination. Vaccines, 9(6), 677.

Ratan, Z. A., Rabbi Mashrur, F., Runa, N. J., Kwon, K. W., Hosseinzadeh, H., & Cho, J. Y. (2022). Ginseng, a promising choice for SARS-COV-2: A mini-review. Journal of ginseng research, 46(2), 183–187.

Li, Y., Ji, S., Xu, T., Zhong, Y., Xu, M., Liu, Y., Li, M., Fan, B., Wang, F., Xiao, J., & Lu, B. (2023). Chinese yam (Dioscorea): Nutritional value, beneficial effects, and food and pharmaceutical applications. Trends in Food Science & Technology, 134, 29-40.

Wahab, S., Annadurai, S., Abullais, S. S., Das, G., Ahmad, W., Ahmad, M. F., Kandasamy, G., Vasudevan, R., Ali, M. S., & Amir, M. (2021). Glycyrrhiza glabra (Licorice): A Comprehensive Review on Its Phytochemistry, Biological Activities, Clinical Evidence, and Toxicology. Plants, 10(12).

Glaser R, Kiecolt-Glaser JK. Stress-induced immune dysfunction: implications for health. Nat Rev Immunol. 2005 Mar;5(3):243-51. doi: 10.1038/nri1571.

Reeves, J.W., Fisher, A.J., Newman, M.G. and Granger, D.A. (2016) Sympathetic and Hypothalamic-Pituitary-Adrenal Asymmetry in Generalized Anxiety Disorder. Psychophysiology, 53, 951-957.

Sawmiller CJ, Dudrick SJ, Hamzi M. Postsplenectomy Capnocytophaga canimorsus Sepsis Presenting as an Acute Abdomen. JAMA Arch Surg. 1998;133(12):1362–1365. doi:10.1001/archsurg.133.12.1362

Brigden M. L. (1992). Overwhelming post-splenectomy infection is still a problem. The Western Journal of Medicine, 157(4), 440–443.

Sinwar P. D. (2014). Overwhelming post-splenectomy infection syndrome – review study. International journal of surgery (Londres, Inglaterra), 12(12), 1314–1316.

Robinette, C. D., & Fraumeni, J. F., Jr (1977). Splenectomy and subsequent mortality in veterans of the 1939-45 war. Lancet (Londres, Inglaterra), 2(8029), 127–129.

Shatney C. H. (1987). Complications of splenectomy. Acta anaesthesiologica Belgica, 38(4), 333–339.

TAYLOR, H., CULLING, C. Production of Complement by Spleen Cells in vitro and its Possible Role in an Allograft Rejection Model. Nature 220, 506–507 (1968).

Janeway CA Jr, Travers P, Walport M, et al. Immunobiology: The Immune System in Health and Disease. 5th edition. New York: Garland Science; 2001. The complement system and innate immunity.

Bohnsack, J. F., & Brown, E. J. (1986). The role of the spleen in resistance to infection. Annual review of medicine, 37, 49–59.

Buchan, L., St Aubin, C. R., Fisher, A. L., Hellings, A., Castro, M., Al-Nakkash, L., Broderick, T. L., & Plochocki, J. H. (2018). High-fat, high-sugar diet induces splenomegaly that is ameliorated with exercise and genistein treatment. BMC research notes, 11(1), 752.

Ghobadi Pour, M., Mirazi, N., & Seif, A. (2019). Treatment of liver and spleen illnesses by herbs: Recommendations of Avicenna’s heritage “Canon of Medicine”. Avicenna Journal of Phytomedicine, 9(2), 101–116.

Kang, S., & Min, H. (2012). Ginseng, the ‘Immunity Boost’: The Effects of Panax ginseng on Immune System. Journal of ginseng research, 36(4), 354–368.

Park, S.K., Kim, SW., Seo, H.W. et al. Long-term evaluation of safety and biological effects of Korean Red Ginseng (Panax Ginseng): a long-term in vivo study. BMC Complement Med Ther 22, 284 (2022).

Alquist, J. L., Baumeister, R. F., Tice, D. M., & Core, T. J. (2020). What You Don’t Know Can Hurt You: Uncertainty Impairs Executive Function. Frontiers in Psychology, 11, 576001.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.