Más datos confirman que riesgo de muerte y enfermedad grave por COVID-19 es muy bajo en niños

Por Meiling Lee
12 de Julio de 2021
Actualizado: 12 de Julio de 2021

El riesgo de muerte o enfermedad grave por COVID-19 en adolescentes y niños es extremadamente bajo, según tres nuevos estudios de Reino Unido.

Los estudios proporcionan el análisis más detallado hasta la fecha sobre el impacto del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) en los niños y confirman hallazgos anteriores respecto a los menores de 18 años: que tienen un riesgo muy bajo de enfermar gravemente o morir a causa de la enfermedad.

Investigadores de la Universidad de Liverpool, el University College de Londres, la Universidad de York y la Universidad de Bristol publicaron en internet, el 8 de julio, sus versiones preliminares que están en proceso de revisión por pares. Dos de los estudios analizaron los riesgos de enfermedad grave y muerte por COVID-19, mientras que uno se centró solo en las muertes.

Los resultados preliminares se presentarán a la Organización Mundial de la Salud y al Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización del Reino Unido, que aún está estudiando la posibilidad de ampliar el uso de la vacuna COVID-19 de Pfizer a los niños de 12 a 17 años del país. Las cuatro vacunas COVID-19 autorizadas para su uso en Reino Unido son solo para personas mayores de 18 años.

Russel Viner, autor principal de dos de los estudios y profesor de salud de los adolescentes en el Instituto de Salud Infantil Great Ormond Street del University College de Londres, dijo que los resultados “aportarán información a la guía de protección para los jóvenes, así como a las decisiones sobre la vacunación de adolescentes y niños, no solo en el Reino Unido, sino a nivel internacional”, según un comunicado.

Aunque los estudios no incluían información específica sobre los efectos de la variante Delta, actualmente no hay pruebas de que cause una enfermedad más grave o la muerte en los niños.

“Aunque estos datos cubren hasta febrero de 2021, esto no ha cambiado recientemente con la variante Delta”, dijo la Dra. Elizabeth Whittaker, catedrática clínica principal de enfermedades infecciosas pediátricas e inmunología en el Imperial College de Londres. “Esperamos que estos datos sean tranquilizadores para los niños y jóvenes y sus familias”.

Las muertes son raras, la mayoría son en niños con problemas de salud subyacentes

En el estudio que se centró solo en las muertes, los investigadores analizaron las bases de datos nacionales de Inglaterra, incluida la Base de Datos Nacional de Mortalidad Infantil, para identificar a todos los niños menores de 18 años que han muerto como resultado del COVID-19 entre marzo de 2020 y febrero de 2021.

Durante el primer año de la pandemia en Inglaterra, de los 3105 niños que habían muerto, 61 eran niños que habían dado positivo al virus del PCCh.

Pero después de “diferenciar entre los que murieron por la infección de SARS-CoV-2 y los que murieron por una causa alternativa pero que casualmente dieron positivo”, los investigadores determinaron que solo 25 de los 61 niños habían muerto por COVID-19 en una población de más de 12 millones de niños.

Esto equivale a una tasa de mortalidad de aproximadamente dos de cada millón.

SARS-CoV-2 es el nombre científico del virus del PCCh que causa la enfermedad COVID-19.

MONTENEGRO-HEALTH-VIRUS-EDUCATION
Escolares montenegrinos con mascarillas protectoras para evitar el contagio del COVID-19 en Podgorica, el 30 de septiembre de 2020. (Savo Prelevic/AFP vía Getty Images)

De los 25 niños que murieron con COVID-19, 15 tenían una enfermedad que limitaba su vida, 16 tenían múltiples comorbilidades y 19 tenían una enfermedad crónica subyacente.

Los investigadores descubrieron que el “grupo de comorbilidad con mayor riesgo [de muerte] eran los que tenían una neurodiscapacidad compleja, que constituían el 52 [por ciento] de todas las muertes” de los niños que murieron de COVID-19.

“Esos jóvenes con mayor riesgo son los que también tienen mayor riesgo de contraer cualquier virus invernal u otra enfermedad, es decir, los jóvenes con múltiples condiciones de salud y discapacidades complejas”, dijo Viner. “Sin embargo, el COVID-19 aumenta los riesgos para las personas de estos grupos en mayor medida que las enfermedades como la gripe (estacional)”.

Solo seis (el 24%) de las 25 muertes por COVID-19 parecían no tener condiciones de salud subyacentes.

Además, los investigadores no encontraron muertes en niños con un diagnóstico aislado de una afección respiratoria como el asma, de la diabetes tipo 1, del síndrome de Down o de la epilepsia.

Sin embargo, los investigadores señalaron que “durante el mismo periodo de tiempo estudiado, se produjeron 124 muertes por suicidio y 268 muertes por traumatismos, lo que pone de relieve que la COVID-19 rara vez es mortal” en niños y adolescentes.

Las condiciones de salud subyacentes aumentan el riesgo de enfermedad grave

Un estudio diferente que examinó “81 estudios existentes que evaluaban los factores de riesgo de enfermedad grave y muerte por COVID-19 entre los jóvenes” encontró que las condiciones de salud preexistentes y las discapacidades graves aumentaban el riesgo de enfermedad grave.

Los niños que tenían una afección cardiaca o neurológica, más de una afección médica o eran obesos tenían un riesgo mayor. Sin embargo, los riesgos absolutos seguían siendo pequeños en comparación con los niños sin comorbilidad.

“Es importante recordar que los riesgos son muy bajos para todos los niños y jóvenes”, dijo Lorna Frasier, profesora de epidemiología de la Universidad de York y autora principal del estudio. “Incluso cuando encontramos riesgos más altos para algunos grupos con problemas médicos graves, estos riesgos seguían siendo muy pequeños en comparación con los riesgos observados en los adultos”.

“Nuestro metaanálisis encontró factores de riesgo similares a los de los otros estudios, aunque también encontramos que la obesidad aumentaba el riesgo de enfermedad grave [por] COVID-19, algo que sabemos desde hace tiempo en los adultos pero que solo ahora se está haciendo evidente como un riesgo importante también en los niños y los jóvenes”, dijo la Dra. Rachel Harwood, cirujana pediátrica y autora principal del estudio.

Las hospitalizaciones siguen siendo bajas en general

En un tercer estudio (pdf) en el que se examinaron los factores de riesgo de muerte e ingreso en cuidados intensivos, los investigadores concluyeron que los niños y los adolescentes tenían “un riesgo muy bajo de padecer una enfermedad grave y de morir a causa del COVID-19 o del PIMS-TS [síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico asociado al SARS-CoV-2]”.

Los investigadores descubrieron que, de los 5830 niños ingresados en el hospital con COVID-19, 251 ingresaron en la unidad de cuidados intensivos (UCI) en Inglaterra durante el primer año de la pandemia, hasta finales de febrero de 2021. Esto equivale a que los niños “tuvieron una posibilidad entre aproximadamente 50,000 de ser admitidos en cuidados intensivos con COVID-19 durante ese tiempo”.

En el mismo periodo, más de 367,000 niños fueron ingresados en el hospital por otras causas.

De los 251 que ingresaron en la UCI, el 91% (n=229) tenía una enfermedad o comorbilidad subyacente. Los que corrían mayor riesgo eran los niños con múltiples afecciones médicas y trastornos neurológicos.

“Este patrón se describe en trabajos anteriores, y es consistente con nuestro metaanálisis de los datos publicados, donde cada aumento en el número de condiciones preexistentes se asoció con un aumento de las probabilidades de ingreso en la UCIP [unidad de cuidados intensivos pediátricos] y de muerte por COVID-19”, escribieron los autores.

Los autores también descubrieron que 309 niños ingresaron en la UCI con PIMS-TS, una afección inflamatoria debido al COVID-19 poco frecuente en los niños, “lo que equivale a un riesgo absoluto de uno entre 39,000”.

“Es tranquilizador que estos resultados reflejen nuestra experiencia clínica en el hospital: vemos muy pocos niños gravemente enfermos”, dijo Whittaker.

Los CDC siguen recomendando mascarillas para los estudiantes no vacunados

Un día después de la publicación en internet de los estudios, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. publicaron unas directrices actualizadas sobre cómo prevenir el COVID-19 en las escuelas primarias y secundarias, en las que decían que se seguían recomendando el uso de mascarillas de tela y el distanciamiento físico de un metro para los alumnos que no estuvieran totalmente vacunados cuando se encontraran en espacios cerrados.

Otras medidas preventivas recomendadas por los CDC son la promoción de las vacunas entre los estudiantes, las pruebas de detección para identificar a los infectados, la mejora de la ventilación, el rastreo de contactos y la higiene adecuada de las manos.

“La vacunación es actualmente la principal estrategia de prevención de salud pública para poner fin a la pandemia de COVID-19”, señalan los CDC, y añaden que la promoción de “la vacunación puede ayudar a que las escuelas vuelvan a impartir clases en persona de forma segura, así como a realizar actividades extraescolares y deportivas”.

Las vacunas contra el COVID-19 se recomiendan desde mayo en Estados Unidos para los adolescentes de 12 a 15 años.

Epoch Times Photo
Max Zito, de 13 años, es inoculado por la enfermera Karen Pagliaro en el centro de vacunación masiva de Hartford Healthcare en el Centro de Convenciones de Connecticut en Hartford, Connecticut, el 13 de mayo de 2021. (Joseph Prezioso/AFP vía Getty Images)

En junio, los CDC siguieron recomendando las vacunas COVID-19 de ARN mensajero, aprobadas para uso de emergencia, a todas las personas de 12 años o más, a pesar de los reportes más altos de lo normal de inflamación del corazón en hombres jóvenes después de una vacuna de ARNm, citando que los beneficios de la vacuna superan el riesgo de inflamación del corazón.

Algunos médicos y padres están preocupados por el enfoque de medida única y la prisa por vacunar a niños y adolescentes sanos sin los datos adecuados de seguridad y eficacia, ya que el riesgo de enfermedad grave o muerte es extremadamente bajo para este grupo de edad. Además, no se ha informado que los niños pequeños sean superdifusores del virus del PCCh.

El Dr. Robert Malone Viner, en un artículo de opinión publicado en The Guardian, afirmó que las autoridades de salud pública deberían esperar hasta que haya suficientes datos de seguridad antes de vacunar a los adolescentes sanos.

“Creo que es razonable ofrecer ahora la vacunación a los adolescentes con enfermedades crónicas y condiciones médicas que los hacen más vulnerables. En cuanto a los adolescentes sanos, utilicemos primero nuestros suministros de vacunas para elevar al máximo los niveles de vacunación de los adultos, ofrezcamos refuerzos a los ancianos y cumplamos nuestras promesas de proporcionar vacunas a los países más pobres. Luego, deberíamos vacunar a los adolescentes sanos una vez que tengamos datos adecuados sobre la seguridad, pero para esto debemos esperar”, escribió.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con los CDC para que comenten si sus recomendaciones se aplican también a los niños que se han recuperado del COVID-19 y tienen inmunidad natural.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS