Más dolor se avecina para el mercado de bonos chino

Por FAN YU
29 de Noviembre de 2020
Actualizado: 29 de Noviembre de 2020

Análisis de noticias

Esto no es tan exagerado como parece: la principal razón por la que los inversores compraron bonos emitidos por empresas respaldadas por el estado chino es una garantía implícita de incumplimiento por parte del gobierno local o provincial.

No obstante, esa creencia se ha hecho añicos por una reciente serie de incumplimientos de las principales empresas estatales chinas.

Yongcheng Coal and Electricity Holding Group, una empresa de carbón de propiedad estatal, incumplió con un bono de 152 millones de dólares en noviembre. En el momento del incumplimiento, Yongcheng era una empresa calificada AAA por las agencias de calificación crediticia nacionales chinas. Esto se convirtió en una advertencia de lo que sucedería más tarde.

Poco después, Tsinghua Unigroup, una empresa de tecnología respaldada por el estado, afiliada a la Universidad de Tsinghua en Beijing, también dejó de pagar su deuda.

Los valores predeterminados de Yongcheng y Tsinghua son significativamente relevantes. Ambas son importantes empresas respaldadas por el estado.

Un análisis de Yicai, un medio empresarial con sede en Shanghai, encontró que un total de 149 bonos emitidos por 58 empresas chinas entraron en mora durante los primeros diez meses de 2020. El valor principal de los incumplimientos ascendió a 81,700 millones de yuanes (USD 11,600 millones).

Más de la mitad, o 49,000 millones de yuanes, eran bonos de seis empresas de la industria del carbón. El sector inmobiliario también sufrió incumplimientos significativos, con cuatro desarrolladores que no pagaron sus bonos.

La reciente serie de incumplimientos ha afectado a los emisores, y varias empresas retiraron sus emisiones de bonos planificadas en las últimas semanas.

Pivote en la política

A diferencia de la década anterior, parece haber un cambio de política en la forma en que Beijing trata los riesgos futuros en el área financiera. El gobernador del Banco Popular de China, Yi Gang, empezó a escribir el 17 de noviembre una serie de editoriales, abordando la estructura financiera y los riesgos políticos que enfrenta China en el futuro.

El comentario de Yi es sorprendentemente franco. Señala que el apalancamiento financiero de China ha aumentado durante los diez años entre 2008 y 2018, tanto en términos de préstamos bancarios sobre el PIB como en la relación deuda-capital de las empresas.

El gobernador del banco central también señaló que ciertas inversiones “con riesgo” en realidad no corren riesgos debido a la existencia de garantías implícitas. Con respecto a esto, Yi solo menciona los llamados “productos de administración de patrimonio” que venden las compañías de seguros y los fideicomisos, pero los paralelos con el mercado de bonos de China son difíciles de ignorar.

También culpó de algunos de los riesgos a las entidades “no bancarias” que participan en actividades bancarias, quizás aludiendo a la reciente legislación de alto perfil sobre la industria de préstamos en línea que echó a pique la OPI de Ant Group el mes pasado. Los bancos, por otro lado, están regulados y supervisados más de cerca por el gobierno.

‘Tolerancia cero’

Además, Beijing ha sugerido que pueden haber ocurrido ciertas irregularidades con algunos emisores de bonos.

El viceprimer ministro Liu He, una de las principales autoridades económicas de China, advirtió a los prestatarios en noviembre que el Partido Comunista Chino (PCCh) tiene “tolerancia cero” para la mala conducta financiera. Liu dijo que las empresas que realicen representaciones engañosas o intenten evadir el pago de deudas serán castigadas.

Esta es la primera vez que los reguladores plantean la duplicidad financiera como un riesgo importante para los tenedores de bonos en general, pero los eventos recientes han respaldado esas afirmaciones.

Un acreedor, con sede en Singapur, de Brilliance Auto Group Holdings Co., presentó un arbitraje para congelar sus activos en noviembre, justo cuando su empresa matriz, la empresa estatal Huachen Group, de la provincia de Liaoning, entró en proceso de reestructuración por quiebra, alegando que la empresa matriz estaba intentando retener activos de los acreedores después de un incumplimiento de los bonos en octubre. Brilliance es la empresa matriz de la empresa conjunta de BMW AG en China.

Yongcheng, la compañía de carbón respaldada por la provincia de Henan, también enfrenta acusaciones de perdida de activos por parte de sus acreedores.

Algunos inversores alegaron que Yongcheng transfirió acciones de Zhongyuan Bank Co. Ltd., banco que había poseído a otras empresas estatales de Henan, antes de incumplir su deuda, evitando así que sus activos fueran reclamados por los acreedores en un procedimiento de reestructuración, según un informe de Caixin Magazine.

Los altos costos de los préstamos ya se están manifestando. La tasa de interés promedio para las emisiones de bonos primarios de las empresas estatales chinas es del 5,7 por ciento desde octubre, según un informe del Financial Times. La cifra es alrededor de un 1 por ciento más alta que la usada para el pago de los nuevos bonos durante los tres primeros trimestres del año.

Si bien eso puede no parecer mucho, una expansión del 1 por ciento en los diferenciales de los bonos es masiva en un período de tiempo tan corto. Los inversores están modificando rápidamente los precios de los bonos chinos y podrían surgir más problemas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Aumentan las deudas incobrables en China

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS