Más evidencias demuestran que WeChat está grabando mensajes privados para Beijing con el fin de espiar a sus usuarios

Por Paul Huang - La Gran Época
02 de Mayo de 2018 Actualizado: 02 de Mayo de 2018

Surgieron más pruebas que respaldan la sospecha generalizada que la aplicación de mensajería más popular de China, WeChat, está grabando los mensajes privados entre usuarios, datos a los que puede acceder el régimen chino, a pesar de la insistencia de la aplicación en que no está espiando a los 1.000 millones de personas que la utilizan en todo el mundo.

En un post público de WeChat publicado por primera vez el 28 de abril, el grupo de trabajo anticorrupción de Chaohu, una pequeña ciudad de la provincia china de Anhui, presumió de haber hecho un gran avance en la investigación de un caso de corrupción al “recuperar” los mensajes relevantes de WeChat que habían sido borrados del teléfono de un sospechoso.

“En marzo, la Comisión de Supervisión e Inspección de Disciplina Municipal de Chaohu recuperó una serie de mensajes de WeChat eliminados por un sospechoso, lo que permitió a los investigadores adaptarse mejor a los interrogatorios y progresar en la finalización de la investigación”, anunciaba la publicación, ahora eliminada.

El mensaje es una rara admisión por parte de la agencia judicial del régimen chino de que podría acceder a los mensajes privados de WeChat incluso después que los usuarios hayan eliminado el historial de chat correspondiente en el teléfono, lo que indicaría que la aplicación de mensajería está almacenando los datos privados en otro lugar.

Entre los internautas chinos, muchos se preguntan de nuevo si sus mensajes de WeChat se están grabando y si no son “privados” en absoluto.

Tencent, el gigante tecnológico chino propietario de WeChat, respondió al incidente publicando un comunicado el 29 de abril en la que afirmaba que “WeChat no almacena ningún historial de chat” y que solo los teléfonos y computadoras de los usuarios tendrían acceso a los mensajes que enviaron.

El artículo 21.3 de la nueva ley de ciberseguridad de China promulgada en 2017, ordena específicamente que las empresas de Internet “supervisen y retengan” los datos de red seleccionados durante no menos de seis meses. Sin embargo, ya en el año 2000, existía un mandato similar en anteriores regulaciones de Internet, según Wen Yunchao, un activista chino de Internet que ahora reside en Nueva York.

Llevar un registro de todo

El predominio de WeChat en China se atribuyó ampliamente a la estrecha colaboración de la compañía con el régimen chino en la implementación de mecanismos de autocensura y vigilancia. WhatsApp y otras aplicaciones de mensajería internacional que podrían haber competido con WeChat fueron en su mayoría bloqueadas u obligadas a abandonar el mercado masivo de China.

A diferencia de otras aplicaciones de mensajería como WhatsApp, WeChat no proporciona encriptación de extremo a extremo entre usuarios. En su lugar, WeChat emplea lo que denominó “encriptación de transporte”, que encripta los mensajes solo entre el usuario y los servidores de WeChat, a menudo ubicados en los centros de datos de Tencent en Shanghai.

Como consecuencia, todos los mensajes “privados” de WeChat, incluso los de los usuarios internacionales de la red, pasan por estos servidores en China antes de ser entregados. Además de la vulnerabilidad de seguridad adicional que tal proceso proporciona, también significa que los servidores de WeChat en China esencialmente mantienen un registro de todos los mensajes.

Un hombre pasa por delante de un anuncio de la plataforma de redes sociales WeChat en el aeropuerto internacional de Hong Kong, el 21 de agosto de 2017. (Richard A. Brooks/AFP/Getty Images)

Por su parte, Tencent insistió sistemáticamente en que sus servidores de WeChat “eliman el contenido de un mensaje” una vez que lo reciba el usuario al que va dirigido. Sin embargo, el pasado mes de septiembre La Gran Época informó que WeChat había actualizado la redacción de su acuerdo de política de privacidad, lo que implica que la empresa comparte libremente mensajes de usuarios privados con los organismos encargados de la aplicación de la ley del régimen chino.

WeChat “retendría, preservaría o divulgaría” los datos de los usuarios para “cumplir con las leyes o regulaciones aplicables”, dice el nuevo acuerdo de usuario. Debido a que las agencias de aplicación de la ley y los aparatos de seguridad del régimen chino no necesitan una orden de registro para confiscar los bienes o datos privados de un ciudadano, el régimen esencialmente tendría acceso a casi todo lo que los usuarios de WeChat envían a través de la aplicación.

Una encuesta realizada en 2016 por Amnistía Internacional que clasifica las aplicaciones de mensajería más populares del mundo en términos de protección de la privacidad de los usuarios, otorgó a WeChat una puntuación de 0 sobre 100, lo que significa que los usuarios de WeChat reciben poca o ninguna encriptación para sus comunicaciones y que la aplicación está completamente expuesta a la censura y la vigilancia.

WeChat superó recientemente los 1.000 millones de cuentas en todo el mundo, un punto de referencia que apunta a la popularidad y el dominio de la aplicación en China. WeChat también creció fuera de China, ya que un gran número de inmigrantes, estudiantes y viajeros chinos de todo el mundo lo utilizan en el extranjero.

Dentro de China, WeChat tiene amplias relaciones de trabajo con todos los niveles del estado chino y se convirtió en una plataforma esencial que se utiliza en las microtransacciones diarias, como el servicio de taxis, los servicios de noticias y la entrega de alimentos, entre otros usos.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

TE RECOMENDAMOS