Más países consideran volver a los combustibles fósiles para mantener la seguridad energética

Por Andrew Moran
17 de Marzo de 2022 12:29 PM Actualizado: 17 de Marzo de 2022 12:29 PM

Muchos países del mundo se enfrentaron a un dilema este último año, volver a los combustibles fósiles para mantener la seguridad energética o recurrir a las energías renovables para sus agendas políticas sobre el clima.

Tras la pandemia, un número creciente de naciones ha estado soportando cortes de energía, reducción de los inventarios y el aumento de los precios del petróleo y el gas. A pesar de que se han invertido miles de millones en tecnología verde, como la energía solar y la eólica, la producción no logra satisfacer la inmensa demanda de energía en los mercados desarrollados y en desarrollo.

El otro problema, sobre todo en Europa, es la enorme dependencia de las exportaciones de crudo y gas natural de Rusia. La eurozona importó grandes cantidades de energía de Moscú: el 40% del gas natural y el 30% del petróleo. Debido al brutal invierno que azotó a la región y provocó la caída de las reservas, la Unión Europea anunció recientemente que reduciría gradualmente su dependencia de las importaciones energéticas de Rusia hasta en dos tercios para finales de año.

En los últimos años, muchas economías avanzadas y en desarrollo se comprometieron a abandonar la adicción a los combustibles fósiles y a invertir más en energía verde, ya sea en paneles solares o molinos de viento, para frenar las emisiones.

Sin embargo, los datos demuestran que las alternativas no han podido seguir el ritmo de un consumo considerable, por lo que un mayor número de países está volviendo por el momento al petróleo, el carbón y el gas natural.

En declaraciones a un periódico local, el ministro de Economía alemán, Christian Lindner, sugirió que el país debería reconsiderar su prohibición de realizar nuevas perforaciones de petróleo y gas en el Mar del Norte, mientras está disminuyendo sus compras de energía rusa.

Bombeo de petróleo en el campo petrolífero de Inglewood en Los Ángeles, California, el 28 de enero de 2022. (Mario Tama/Getty Images)

Como parte de un acuerdo de coalición entre los socialdemócratas del canciller Olaf Scholz, los Verdes y los Demócratas Libres (FDP) de Lindner, Alemania no aprobará ningún nuevo permiso de perforación de petróleo y gas en la zona,pero Lindner cree que esto debería posponerse debido a los recientes acontecimientos geopolíticos y de mercado y a la necesidad del país de más combustibles fósiles.

“Tenemos que cuestionar la decisión del acuerdo de coalición. Debido a la evolución de los precios del mercado mundial, esto parece más económico”, dijo Lindner al periódico Tagesspiegel.

“Ante el cambio de fondo geopolítico, creo que es aconsejable examinar toda la estrategia energética de nuestro país sin prohibiciones de pensamiento”, añadió.

En el último año, Alemania observó cómo el carbón volvió a ser la principal fuente de electricidad del país, superando a la eólica. Esto se produjo después de que el gobierno planeara el cierre de sus 84 centrales eléctricas de carbón, importando de Rusia el 45% de sus necesidades.

Las estimaciones sugieren que Alemania verá aumentar las importaciones de hulla en un 7.7 por ciento este año.

“La quema de carbón en Europa se ha mantenido en niveles altos desde el año pasado debido a los altos precios del gas y es probable que continúe la tendencia este año también, con los precios del gas subiendo aún más”, dijo en una nota Yan Qin, un analista de Refinitiv.

En las últimas semanas, se había especulado la posibilidad de que el gobierno alemán retrase su plan de cerrar las centrales nucleares que le quedan, pero Berlín rechazó esa propuesta.

“Hemos vuelto a examinar con mucho cuidado si un funcionamiento más prolongado de las centrales nucleares nos ayudaría en esta situación de política exterior”, dijo el vicecanciller alemán Robert Habeck en un comunicado la semana pasada. “La respuesta es negativa: no nos ayudaría”.

En la actualidad, el gas y la energía nuclear siguen representando una parte importante de la red eléctrica europea, según los analistas de ING.

“El papel futuro del gas y la energía nuclear depende en gran medida de las decisiones políticas sobre el futuro sistema energético de Europa”, escribieron en un informe Gerben Hieminga, economista principal del tema y Maureen Schuller, jefa de estrategia del sector financiero de ING.

¿China e India se volverán ecológicas o seguirán con los combustibles fósiles?

En septiembre de 2020, ante la Asamblea General de la ONU, el líder chino Xi Jinping prometió alcanzar la neutralidad de carbono para 2060.

Beijing construyó más energía eólica que el resto del mundo junto y podría ver un crecimiento más robusto de esta capacidad en los próximos cinco años.

A fines del año pasado, la India también se comprometió a lograr la neutralidad en las emisiones para 2070, incluyendo cubrir la mitad de sus necesidades energéticas mediante energías renovables para 2030.

Pero podría resultar difícil para estas dos naciones tener éxito en este objetivo más amplio relacionado con la ecología, ya que compran y extraen formas de energía más convencionales.

La segunda economía más grande del mundo había experimentado cortes de energía en todo el país el año pasado. Esto llevó a Beijing a reactivar el consumo de carbón, aprobar expansiones mineras y comenzar la construcción de generadores alimentados con carbón. Si bien todavía compra más de 30 millones de toneladas de carbón por mes, China tiene como objetivo reducir las importaciones y mejorar la producción nacional.

La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NRDC), el principal planificador económico de la nación, quiere aumentar la producción nacional en aproximadamente 300 millones de toneladas y, al mismo tiempo, erigir una reserva de 620 millones de toneladas para la fuente de combustible.

Una central eléctrica a carbón en Hanchuan, provincia de Hubei, China, el 11 de noviembre de 2021. (Getty Images)

El viceprimer ministro Han Zheng llamó al carbón la “última barrera” de China para la seguridad energética.

El mes pasado, el gobierno indio confirmó que la producción de carbón aumentó un 6,13 por ciento interanual a 79,6 millones de toneladas en enero.

India también proyecta aumentar la producción de carbón en un 75 por ciento a 1200 millones de toneladas métricas para 2023 o 2024.

Si bien los funcionarios dicen que quieren disminuir su dependencia de las importaciones, la economía del sur de Asia fue testigo de la caída de sus inventarios de carbón a niveles críticamente bajos en octubre. Esto provocó apagones continuos en todo el país.

Según se informa, India también está considerando adquirir más crudo ruso y otras materias primas con descuento.

¿Qué pasa en EE.UU.?

Incluso en Estados Unidos, donde la administración Biden está ampliando una agenda de energía verde, las importaciones de carbón se han mantenido sólidas y la producción ha aumentado considerablemente con respecto a años anteriores.

La producción de carbón de Estados Unidos aumentó más del 6 por ciento en la última semana, según estimaciones de la Administración de Información de Energía (EIA). El país también es exportador neto de carbón, aunque aún importa más de cinco millones de toneladas cortas.

Mientras tanto, con los precios tan altos como están, algunos observadores de la industria creen que el sector de petróleo y gas de EE. UU. podría comenzar a aumentar la producción.

Los expertos señalan que las empresas han estado preocupadas por perforar a toda velocidad, ya sea por tratar de reducir su huella de carbono o por la incertidumbre regulatoria a nivel federal. Pero esto podría cambiar gradualmente.

Las estadísticas de IHS Markit destacan que las empresas privadas han estado aumentando constantemente la producción, en contra de la sugerencia de la Casa Blanca.

“A largo plazo, es probable que el agotamiento del inventario surja como una preocupación creciente. Si bien el inventario de perforación dentro de la gestión de superficie de acres de nivel inferior sigue siendo abundante, es probable que surja el agotamiento de la gestión de superficie en acres dentro de áreas de producción no convencionales más pequeñas y maduras durante los próximos años”, afirmó IHS.

Las plataformas de petróleo crudo en los Estados Unidos aumentaron a 527 en la semana que finalizó el 11 de marzo, frente a las 519 de la semana anterior, según Baker Hughes. Este es el número más alto desde abril de 2020.

“Las tecnologías para suministrar a Estados Unidos la energía que necesita aún no existen en el mundo de la energía verde. Seguro que puede haber aumentos en cuanto a un incremento instrumental en los avances tecnológicos de baterías solares y eólicas, pero en este momento no están ahí”, escribió Phill Flynn, analista senior de energía de The Price Futures Group y autor de The Energy Report.

Las turbinas eólicas gigantes son impulsadas por fuertes vientos el 13 de mayo de 2008 cerca de Palm Springs, California. Foto de David McNew/Getty Images.

En octubre de 2021, la EIA pronosticó en su informe International Energy Outlook que el petróleo y el gas seguirán siendo las principales fuentes de energía mundial para 2050, y que las energías renovables representarían aproximadamente una cuarta parte de la combinación energética internacional.

“Vemos mucho impacto del crecimiento de las energías renovables y de la reducción de la intensidad de carbono”, dijo Chris Namovicz, líder del equipo de modelado de electricidad, carbón y energías renovables de EIA, durante una presentación sobre las perspectivas. “Dicho esto, la demanda sigue creciendo y todavía hay partes de la demanda que se satisfacen económicamente mediante la quema de combustibles fósiles”.

En general, el precio en alza de los combustibles fósiles refleja la demanda sustancial de estos productos, señalan los estrategas.

Se espera que los precios del carbón superen los USD 500 por tonelada este año, según Rystad Energy. Un barril de petróleo crudo West Texas Intermediate y Brent está por encima de los USD 100 . El gas natural se cotiza a alrededor de USD 4.50 por millón de unidades térmicas británicas (Btu).

Hasta que las energías renovables puedan hacer su parte y seguir siendo confiables en todo tipo de condiciones, desde el mercado hasta el clima, los estrategas afirman que los combustibles fósiles seguirán estando presentes en la economía global, incluso para 2050.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.