Mayoría de residentes de Shanghai se rehúsa a la vacuna china contra la COVID-19: Encuesta del régimen

Por MARY HONG
02 de Febrero de 2021
Actualizado: 02 de Febrero de 2021

Una encuesta entre residentes en Shanghai, incluidas las personas que están en “alto riesgo” de contraer COVID-19, revela que un bajo porcentaje está dispuesto a recibir vacunas contra la COVID-19 fabricadas en China, según un conjunto de documentos internos obtenidos por The Epoch Times.

El centro financiero está experimentando actualmente un resurgimiento de los casos, y algunas áreas de la ciudad están completamente cerradas.

El distrito de Jing’an es una de las principales áreas urbanas de Shanghai, con aproximadamente 1.06 millones de residentes permanentes; El 39 por ciento de ellos tiene más de 60 años.

Un conjunto de informes de trabajo de enero de la comisión de salud del distrito de Jing’an, que fue obtenido por The Epoch Times, contiene datos de encuestas sobre la disposición de los habitantes locales a recibir vacunas chinas contra la COVID-19. De las 113.000 personas encuestadas por la comisión, 24,000, o aproximadamente el 21 por ciento, dijeron que estaban dispuestas a vacunarse.

En tanto, 11,811 personas del distrito ya recibieron la primera dosis de una vacuna contra la COVID-19, con 668 personas que también recibieron una segunda dosis.

Si bien los documentos no indican el nombre del fabricante de la vacuna que se administró, probablemente sea de la compañía farmacéutica estatal Sinopharm, ya que es la única que los reguladores chinos aprobaron para la población en general.

El informe también reveló que se informaron 17 casos de reacciones adversas, incluidos 12 casos de “reacciones generales”, cuatro casos de “reacciones anormales” y un “evento coincidente”. El último término se refiere a un evento que ocurre después de una vacuna, pero que no estaría causado por la vacuna.

Los funcionarios de Sinopharm no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios de The Epoch Times.

En una conferencia de prensa realizada el 9 de enero por el Consejo de Estado del gobierno central, los funcionarios afirmaron que las vacunas contra la COVID-19 fabricadas en China tienen pocos riesgos para la salud.

“La reacción adversa grave de la vacunación ocurre aproximadamente una en un millón”.

Pero según los datos del distrito, de un total de 12,479 (11,811 + 668) personas vacunadas, los cuatro casos reportados de “reacciones anormales” equivalen a aproximadamente tres de cada 10,000.

En la misma conferencia de prensa, los funcionarios dijeron que las vacunas se administrarán en “tres pasos”. El primer paso es para las “poblaciones clave”, incluido el personal médico y el personal que trabaja en aerolíneas, fronteras y aduanas, y logística; el segundo paso es vacunar a los grupos de alto riesgo, como los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas y subyacentes; el tercer paso es vacunar a la población en general.

Pero los datos de la comisión de salud muestran que solo una pequeña cantidad de personas en los grupos prioritarios estaban dispuestas a recibir la vacuna.

Según los datos, en el Hospital de Mujeres y Niños Cishuixian de Shanghai, solo 33 personas dijeron estar dispuestas a vacunarse, de las 135 interrogadas. En el Hospital Shanghai East China, 616 personas manifestaron su disposición, de un total de 1261 personas encuestadas. El Hospital Dermatológico de Shanghai encontró 124 personas que dijeron que estaban dispuestas a vacunarse, en una encuesta a 735 personas.

Datos que muestran las instituciones médicas que participaron en una encuesta sobre las vacunas contra la COVID-19, en el distrito Jing’an de Shanghai. (Imagen proporcionada a The Epoch Times)

El personal de las agencias del gobierno local no estaba dispuesto a vacunarse. Por ejemplo, el Centro de Gestión de Seguros Médicos de Shanghai, una agencia del gobierno de la ciudad, encuestó a 155 personas y 25 dijeron que estaban abiertas a recibir la vacuna.

Las personas que trabajan en logística y transporte también fueron identificadas por las autoridades chinas como de alto riesgo de contraer la enfermedad.

En una encuesta a 1196 personas de 10 empresas de mensajería urgente que operan en el distrito, solo 12 personas estaban dispuestas a vacunarse.

Datos que muestran las empresas de mensajería que participaron en una encuesta sobre las vacunas contra la COVID-19, en el distrito de Jing’an de Shanghai. (Imagen proporcionada a The Epoch Times)

Debido a la vulnerabilidad de la población residente en los hogares geriátricos, se ha considera que son los más afectados y con la tasa de mortalidad más alta.

Pero en una encuesta de las instituciones de bienestar y cuidado de adultos mayores del distrito, solo 48 personas estaban dispuestas a vacunarse de las 1317 personas encuestadas en 42 hogares geriátricos y un centro de asistencia. En 35 de esas instalaciones, la disposición era nula —nadie dijo estar dispuesto a vacunarse.

Datos que muestran las residencias de ancianos que participaron en la encuesta sobre las vacunas COVID-19, en el distrito de Jing’an, Shanghai. (Imagen proporcionada a The Epoch Times)

Wu Jinglei, director de la Comisión de Salud de Shanghai, afirmó el 22 de enero que la ciudad vacunó a más de 840,000 personas, entre ellas más de 180,000 médicos, enfermeras y otros trabajadores de la salud.

Sin embargo muchos ciudadanos chinos, así como aquellos en países que hicieron acuerdos para comprar vacunas chinas, cuestionaron la seguridad y eficacia de las vacunas chinas.

Otra vacuna china, que está siendo producida por la empresa estatal Sinovac, se encuentra actualmente en ensayos clínicos. Los informes indican que tuvo una tasa de eficacia del 50.38 por ciento durante los ensayos en Brasil, apenas por encima del 50 por ciento necesario para la aprobación regulatoria establecida por la Organización Mundial de la Salud.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS