Medicamento para Parkinson podría ser útil en el tratamiento contra COVID persistente, dice estudio

Por Amie Dahnke
17 de Enero de 2024 2:51 PM Actualizado: 17 de Enero de 2024 2:51 PM

Para los millones de personas que sufren la fatiga aplastante y la niebla cerebral del COVID persistente, una nueva esperanza puede venir de una fuente poco esperada —un medicamento utilizado principalmente para los pacientes de Parkinson.

Recientemente, se ha descubierto que la amantadina, un medicamento que reduce los movimientos involuntarios, reduce significativamente los niveles de fatiga por COVID prolongado en tan solo dos semanas. Teniendo en cuenta que hasta el 6.9% de los adultos estadounidenses luchan ahora contra la furia de este síndrome post-viral, el descubrimiento de los efectos de la amantadina puede resultar un avance crítico.

Según el ensayo de dos semanas, la fatiga se reduce a más de la mitad

Aunque la fatiga crónica es el síntoma más común del COVID de larga duración, los científicos aún no comprenden del todo por qué o cómo persiste en el organismo, según el ensayo clínico aleatorizado y abierto, publicado en Scientific Reports.

Algunas investigaciones indican problemas con el sistema glinfático, que elimina los desechos del sistema nervioso central, mientras que otros estudios sugieren problemas con los neurotransmisores o la inflamación en el tejido cerebral funcional.

Con este conocimiento limitado de los mecanismos que subyacen a la fatiga crónica, el equipo de investigación estudió a 62 pacientes para determinar si la amantadina podía aliviar sus síntomas. El equipo, con sede en Irán, planteó la hipótesis de que el medicamento podría ser eficaz, dada su conocida capacidad para reducir la fatiga en pacientes con esclerosis múltiple.

Casi dos tercios de los participantes en el estudio eran mujeres (62.9%), con una edad media de 37 años. Cerca de la mitad habían sido hospitalizados por COVID-19 en otoño. Todos los pacientes habían experimentado fatiga debilitante durante 30 a 60 días y habían puntuado alto en las pruebas de cansancio.

Los investigadores dividieron a los pacientes en dos grupos. Un grupo recibió 100 mg de Amantadina dos veces al día, por la mañana y por la noche. El grupo de control no recibió la medicación. No se permitió el uso de otros medicamentos. Al cabo de dos semanas, el grupo de la amantadina mostró una mejora significativa de los síntomas de fatiga en comparación con el grupo de control.

Antes del inicio del ensayo, en la Escala Visual de Fatiga, el grupo de amantadina obtuvo una puntuación de 7.90 sobre 10 y el grupo de control, de 7.34. En la Escala de Gravedad de la Fatiga, el grupo de amantadina obtuvo una puntuación de 53.10 y el grupo de control de 50.38.

Después de dos semanas, en la Escala Visual de Fatiga, el grupo de amantadina bajó a una puntuación de 3.37, mientras que el grupo de control solo bajó a 5.97. En la Escala de gravedad de la Fatiga, el grupo de amantadina bajó a 28.40, mientras que el grupo de control solo bajó a 42.59.

“Dada la elevada tasa de incidencia de la fatiga posterior al COVID-19 y la falta de opciones de tratamiento, el resultado satisfactorio obtenido en nuestro estudio con el tratamiento de Amantadina es considerable”, escribieron los investigadores.

Por qué podría funcionar la amantadina para el COVID persistente

Este estudio no es la primera prueba de la eficacia de la Amantadina contra el COVID persistente. De hecho, un estudio de mayo de 2022, publicado en ScienceDirect, demostró que este fármaco puede prevenir la progresión de los síntomas de COVID-19.

La amantadina proporciona múltiples efectos terapéuticos. Tiene propiedades antivirales y antiinflamatorias. Además, estimula los receptores de dopamina, aliviando potencialmente el deterioro cognitivo. A través de sus mecanismos antivirales, la amantadina inhibe la replicación viral temprana, razón por la cual se ha utilizado como tratamiento de la influenza A.

En el estudio actual, los pacientes toleraron bien la amantadina durante un periodo de dos semanas. Sin embargo, los que la tomaron durante ocho semanas suspendieron su uso por intolerancia a los efectos secundarios a largo plazo, como náuseas, vómitos, sequedad de boca, estreñimiento, cambios en el apetito, sueños anormales, insomnio y dolores de cabeza.

Se dice que el fármaco se absorbe bien por vía oral y es bien tolerado por el estómago. La dosis recomendada es de 100 mg al día, dos veces al día durante dos semanas.

Según los Institutos Nacionales de la Salud, los niños y adolescentes también toleran bien la amantadina, lo que sugiere que podría beneficiar al 1.3% de los niños estadounidenses con diagnóstico de COVID de larga duración.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.