Médico ateo es testigo de la telepatía y ahora pretende fusionar ciencia y espiritualidad

Por Tara MacIsaac
13 de Mayo de 2022 8:57 AM Actualizado: 13 de Mayo de 2022 11:28 AM

El doctor Rick Sheff fue criado culturalmente como judío, pero esencialmente ateo. En Pascua, su familia se sentaba a discutir las posibles explicaciones científicas del cruce del Mar Rojo durante el Éxodo.

“Estoy seguro que Moisés conocía las cartas de las mareas”, bromeaba su padre. Para ellos, era una ocasión para recordar una victoria política liderada por el personaje histórico Moisés. No se trataba de Dios. Aprendió a una edad temprana que la ciencia tenía las respuestas a cómo funciona el mundo.

Como médico, Sheff compartía con sus pacientes experiencias que parecían desafiar los conocimientos médicos actuales. Una por una, fue capaz de descartar cada una de ellas como un suceso raro, una anomalía. Pero estos “datos”, como él los llama, empezaron a sumarse.

Dos datos destacados, experiencias de telepatía, crearon grietas en su armadura de certeza atea y desbarataron lo que él llama su “red de creencias” basada en la ciencia moderna. Reconstruir esa red requería tejer juntos la espiritualidad y un nuevo paradigma científico.

¿Cuál es su “red de creencias”?

Sheff es médico de familia, autor y director médico de la consultora sanitaria The Greeley Company. Estudió filosofía en la Universidad de Oxford antes de asistir a la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania.

Como estudiante de filosofía, conoció al famoso filósofo estadounidense Willard Van Orman Quine (1908-2000), que acuñó el término “red de creencias”.

Sheff lo resumió así: “Cada uno de nosotros funciona en una red personal de creencias. Piensa en ella como una red de afirmaciones de conocimiento sobre el mundo que se refuerzan mutuamente”.

“Cuando nos encontramos con un dato, una experiencia o un resultado científico, que no encaja en nuestra red de creencias, tenemos tres opciones”, dijo. La primera opción es negar que sean “datos”.

Podemos tacharlo de “mera coincidencia” o, en un estudio científico, asumir que se trata de un error de medición. Los científicos pueden decir, por ejemplo: “Hasta que ese estudio no sea reproducido por otras personas de forma independiente, no voy a aceptar que esos datos sean válidos. No son datos”.

La segunda opción es aceptarlo como un dato anómalo. Se queda en la periferia de la red de creencias y no influye en el núcleo. Podríamos decir: “Es extraño” o “Es realmente inusual” y no pensar mucho más en ello.

La tercera opción es permitir que se instale cada vez más profundamente en la red de creencias, provocando cambios en el núcleo. Esto es lo que finalmente le ocurrió a Sheff.

Los datos terminaron por romper su red de creencias. La ruptura fue dolorosa al principio, pero “el resultado ha sido más alegría de la que nunca creí posible”. Ése es el origen del título de su libro, “Joyfully Shattered” (Alegremente destrozado), en el que cuenta su historia y habla de lo que ve para el futuro de la ciencia: una ciencia reconciliada con la espiritualidad en lugar de opuesta a ella.

Las experiencias “telepáticas

Sheff tenía un paciente, un bebé de 6 meses llamado Ryan, que tenía una enfermedad terminal. La enfermedad apareció repentinamente, y el padre del bebé, Tom, comprensiblemente tuvo dificultades para aceptar que su bebé iba a morir. Ryan aguantó más de lo esperado, pero estaba muy mal.

Un sentimiento de intuición sin precedentes se apoderó de Sheff.

Sintió que Ryan podría estar aguantando porque sabía que su padre no sería capaz de aceptar su muerte. Nunca Sheff había concebido un pensamiento semejante ni había dicho nada parecido a lo que le dijo a Tom: le sugirió que fuera a la cabecera de Ryan y le dijera que estaba bien si se iba. El bebé murió dos horas después.

“El científico que hay en mí quería decir que todo esto era una coincidencia”, escribió Sheff en su libro. “Etiquetarlo como una coincidencia preservaría mi fe en la ciencia en la que había sido entrenado”.

La esposa de Sheff, Marsha, estaba embarazada. Su mejor amiga, Susan, también estaba embarazada.

Una mañana, a las 4:30, Marsha se despertó de un profundo sueño y dijo: “Susan está de parto, lo sé”. Sintió un cosquilleo, una energía que recorría todo su cuerpo. Estaba segura de ello, pero no se puso en contacto con Susan y volvió a dormirse. Más tarde se enteró de que Susan había empezado a sentir contracciones a las 4:30 de la madrugada.

“De repente supe que la gente podía comunicarse a distancia”, dice Sheff. Le contó la experiencia a un colega médico. El médico le contestó: “No son datos, es solo una coincidencia”.

En su libro, Sheff describe su reacción: “¿Qué quiere decir con coincidencia? Las probabilidades estadísticas de que Marsha se despertara precisamente en el mismo momento en que Susan se despertó con su primera contracción y de que Marsha se inundara de energía y supiera que Susan estaba de parto en ese momento son tan escasas que algo tuvo que causarlo.

“Llamar a esto simple coincidencia es un escandaloso acto de fe. No es buena ciencia”.

Dijo a Epoch Times que si alguien hubiera acudido a él con un relato similar cuando aún estaba sumido en el materialismo absoluto, habría tenido la misma respuesta. Sheff no está resentido con personas como este amigo médico; entiende su perspectiva.

Citó a San Ignacio de Loyola: “Para el que cree, ninguna prueba es necesaria. Para el que no cree, ninguna prueba es suficiente”.

“¿Debe ser siempre así?” preguntó Sheff.

El nuevo paradigma

“Mira, Rick”, dijo el médico amigo de Sheff cuando éste habló más tarde de un cambio de paradigma en la ciencia, “no dudo de que haya tenido las experiencias subjetivas que ha compartido con nosotros a lo largo de los años. Pero son solo eso, subjetivas. Eso no es ciencia. La ciencia requiere datos, datos públicos que otros puedan probar, reproducir y refutar. Sea lo que sea que esté haciendo, por favor no lo confunda con la ciencia”.

Tenía razón, Sheff necesitaba más. “Un buen científico sigue los datos allá donde le lleven, en lugar de truncar esa búsqueda basándose en nociones o teorías preconcebidas. Había tenido el valor de perseguir esos datos que me habían llevado a unirme al creciente grupo de buscadores del nuevo paradigma científico. Pero tenía razón. Mis puntos de datos no resistieron la prueba de la ciencia bien hecha”.

Exactamente una semana después, Sheff conoció al doctor William Tiller, y en el trabajo de éste encontró lo que cree que podría ser la base del nuevo paradigma.

Tiller ha tenido una exitosa carrera en el mundo de la ciencia convencional. Es profesor emérito de la Universidad de Stanford y ex director del departamento de ciencia e ingeniería de materiales de la misma, con numerosos trabajos publicados en revistas especializadas.

Pero, al igual que Sheff, cree que la ciencia necesita un cambio de paradigma a escala copérnica. El Dr. Tiller dijo a Epoch Times en una entrevista en 2014: “Hay miles de personas en los últimos 150 años que han hecho cosas tan notables que se ponen en la categoría de la parapsicología, que la ciencia ortodoxa ha querido barrer bajo la alfombra, porque los resultados no son internamente consistentes con sus resultados”.

“Cualquier cosa que no se ajuste a su tipo de resultados y a la metodología para obtenerlos, les parece una basura”, dijo.

Dr. William Tiller (Cortesía del Dr. William Tiller)
Dr. William Tiller (Cortesía del Dr. William Tiller)

Una de las principales ideas de Tiller que fascinó a Sheff es que los científicos pueden influir en los resultados de sus experimentos con sus propias intenciones.

Los experimentos de Tiller han sugerido que la intención humana puede cambiar los niveles de pH del agua, la actividad de una enzima en un tubo de ensayo y los procesos biológicos en un organismo vivo. Ha realizado una serie de experimentos que demuestran el impacto físico que puede tener la intención humana.

Sheff escribió en su libro sobre la perspicacia de Tiller: “Desde los días de Descartes, Bacon y Newton, la investigación en las ciencias físicas ha descansado sobre una suposición no declarada de que ninguna cualidad humana de conciencia, intención, emoción, mente o espíritu puede influir significativamente en un experimento objetivo bien diseñado en la realidad física”.

Este es “un supuesto central de una red de creencias ampliamente compartida, pero no un ‘hecho’ probado”, escribió.

Lecciones para el futuro en la historia de la ciencia

A finales del siglo XIX, muchos científicos pensaban que ya se habían hecho todos los descubrimientos importantes, dijo Sheff. Comprendían el electromagnetismo y la termodinámica, habían formulado la tabla periódica, Isaac Newton había establecido un paradigma para la física.

Pero en aquella época había datos que no encajaban. Las aberraciones de la órbita del mercurio no podían explicarse con la física newtoniana, por ejemplo. Albert Einstein planteó la hipótesis de que la velocidad de la luz no es constante en general, pero sí lo es desde cualquier marco de referencia, lo que supuso un cambio respecto a la concepción newtoniana.

Las teorías de la relatividad de Einstein iniciaron otro cambio de paradigma y nos mostraron que el espacio y el tiempo no son como pensábamos. La mecánica cuántica provocó otro cambio, y el paradigma actual incluye la mecánica cuántica y la relatividad general.

“¿Pero alguien cree que ése es el punto final, el paradigma definitivo, la verdad?”, preguntó Sheff.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.