Doctor recibió a más de 8000 recién nacidos y cantó una canción especial para cada uno

Por Catherine Bolton
13 de Julio de 2019 Actualizado: 13 de Julio de 2019

Dar a luz a un nuevo bebé puede ser una experiencia estresante y que asusta, incluso para los partos más fáciles.

Sin embargo, para las mujeres que dieron a luz bajo la supervisión del Dr. Carey Andrew-Jaja durante los últimos 40 años, toda la experiencia fue un poco menos desalentadora gracias a su reputación estelar, y para los bebés que dio a luz, sus primeros momentos fueron siempre especialmente dulces.

Andrew-Jaja, un ginecólogo obstetra que pasó cuatro décadas dando a luz a recién nacidos en el Hospital Magee-Womens de la UPMC en Pittsburgh, Pensilvania, finalmente decidió retirarse esta primavera. La reputación que dejó atrás, sin embargo, fue una que pocos médicos podrán superar.

Conocido como “El Doctor Cantante”, cantó “What a Wonderful World” o “Happy Birthday” a cada uno de los más de 8.000 paquetes de alegría que ayudó a entrar en el mundo a lo largo de su carrera.

La idea, explicó, vino de un médico que conoció mientras hacía su residencia y que hizo lo mismo. Cuando ese doctor se retiró, animó a Andrew-Jaja a tomar su lugar.

“Había un caballero, un ginecólogo obstetra mayor en el personal y le encantaba cantar. Y más tarde, cuando estaba a punto de jubilarse, me preguntó: ‘Andy, ¿le cantas a tus bebés? Y yo le dije: ‘Bueno, no. Son tus cosas”, recordó el Dr. Andrew-Jaja.

“Y él dijo: ‘Adelante, hazlo'”. Así que, me hice cargo. Me pasó la batuta a mí”, continuó. “Y me hice cargo y empecé a cantarle a mis bebés desde entonces y lo hago todo el tiempo”.

No lo pensó dos veces, convirtiéndose en uno de los ginecólogos y obstetras y médico de partos más queridos y de mayor confianza de Pittsburgh, gracias a la atención adicional que brinda.

“El parto es muy estresante para el paciente y su familia”, dijo Andrew-Jaja a Good Morning America después de su jubilación. “Por lo tanto, nosotros como cuidadores debemos esforzarnos por proporcionar un cuidado excelente en un entorno excelente, con una sonrisa en la cara y una canción en el corazón”.

Aunque dejó de realizar partos oficialmente hace dos años, Andrew-Jaja continuó viendo pacientes como obstetra hasta junio de este año. Visitaba a las madres en el ala de recuperación después de los partos y mantenía sus canciones habituales hasta que visitó a su última paciente, la madre Lindsay Grimes y a su hija recién nacida Luella, el 16 de junio.

Han sido miles de bebés y miles de conexiones conmovedoras a lo largo de las décadas, pero Andrew-Jaja ha insistido en que cada bebé es tan importante como el primero al que cantó cuando empezó. En un vídeo que grabó para el hospital, explicó que todos los bebés tienen el mismo potencial increíble y que todos merecen la misma alegría que él aporta a las canciones.

“Cada uno de ellos es un individuo. Sabes, he recibido a miles y miles de bebés”, dijo en el vídeo de la UPMC.

“Cuando les canto a esos bebés, creo que le estoy cantando a una futura persona importante. Ese es el crédito que les doy a todos ellos.”

La ciudad de Pittsburgh está tan entusiasmada con el impacto que el Dr. Andrew-Jaja ha tenido que incluso está teniendo su propio día. Gracias al concejal Corey O’Connor, el 16 de mayo ha sido declarado “Día del Dr. Carey Andrew-Jaja”, asegurándose de que el legado del increíble médico de la ciudad continúe incluso ahora que se ha alejado de su práctica para siempre.

Bebé escucha por primera vez la voz de su madre, ¡te conmoverá!

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS