Médico denunciante que expuso el primer brote de coronavirus muere después de contraer el virus

Por Nicole Hao
06 de Febrero de 2020
Actualizado: 06 de Febrero de 2020

Li Wenliang, uno de los ocho denunciantes que publicó por primera vez información sobre un brote “similar al del SARS” en diciembre de 2019, pero que luego fue reprendido por las autoridades chinas, murió a causa del coronavirus la noche del 6 de febrero. Tenía 34 años.

Él y varios médicos de Wuhan, el epicentro del brote, alertaron al público sobre la enfermedad antes de que las autoridades la confirmaran.

El 30 de diciembre de 2019, Li publicó un mensaje en WeChat, una popular plataforma de redes sociales, sobre siete pacientes del Hospital Central de Wuhan, donde trabajaba, a los que se les diagnosticó una enfermedad similar a la neumonía y se les puso en cuarentena. Publicó el mensaje en un grupo de chat creado para exalumnos de su facultad de medicina.

Li, un oftalmólogo, quiso advertir a sus antiguos compañeros de clase y amigos sobre la enfermedad porque los siete pacientes habían visitado el Mercado de Mariscos de Huanan. Las autoridades chinas han dicho desde entonces que el mercado podría ser la fuente del brote, aunque todavía están investigando.

Una captura de pantalla de su mensaje se hizo viral en la web en cuestión de horas.

Li Wenliang. (Cortesía de Li Wenliang)

Según el Beijing Youth Daily, un medio de comunicación estatal, Li fue convocado por los funcionarios de su hospital y se le pidió que explicara la situación el 31 de diciembre. Más tarde, ese mismo día, el gobierno de la ciudad de Wuhan anunció que había un brote de “neumonía desconocida”.

El 1 de enero, los funcionarios de Wuhan dijeron en una declaración publicada en Weibo, una plataforma similar a Twitter, que habían “tomado medidas legales” contra ocho personas, incluido Li, en este caso por haber “difundido rumores” sobre la enfermedad, que “causó impactos adversos en la sociedad”.

Dos días después, la policía de Wuhan llamó a Li a la comisaría de policía, donde fue reprendido por “rumores”. Li fue obligado a firmar una “declaración de confesión”, en la que prometió que no cometería más “actos ilegales”.

Cuando fue liberado y salió de la comisaría, a Li le dijeron que podía volver al trabajo. Uno de sus pacientes fue infectado con el coronavirus y le transmitió el virus.

El 10 de enero, Li comenzó a toser. El 12 de enero, Li fue hospitalizado. Su condición se deterioró rápidamente. Pronto necesitó un soporte de oxígeno y fue enviado a la unidad de cuidados intensivos (UCI) para continuar el tratamiento.

El 31 de enero, Li envió su primer mensaje a Weibo desde que regresó de la estación de policía. Explicó cómo las autoridades lo presionaron para que guardara silencio.

Desde entonces, Li apareció en varias entrevistas en los medios de comunicación chinos, diciendo repetidamente: “Es muy importante que el público conozca la verdad”, para evitar que más personas contraigan el virus.

El 1 de febrero se le diagnosticó el virus. Sus padres también se infectaron.

Un médico es desinfectado por su colega en un hospital de Wuhan, China, el 3 de febrero de 2020. (STR/AFP vía Getty Images)

El nuevo coronavirus 2019 (2019-nCoV) pertenece a la misma familia de patógenos que el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), una enfermedad contagiosa que estalló en China y mató a cientos de personas en 2003; y el síndrome respiratorio del Oriente Medio (MERS), una enfermedad respiratoria viral que mató a más de 500 personas en todo el mundo desde 2012.

La primera persona en Wuhan que presentó síntomas fue atendida a principios de diciembre. Semanas más tarde, hubo un caso de transmisión de humano a humano.

Pero las autoridades no informaron al público de que el virus era contagioso hasta el 20 de enero. Desde entonces, el virus se ha propagado por toda China y a docenas de países, con más de 500 muertes registradas oficialmente dentro de China. Los expertos en salud y los residentes locales han proporcionado testimonios que sugieren que el verdadero número de infecciones y muertes es mucho mayor que lo que dicen las autoridades.

Descubra

El régimen chino ve su existencia amenazada por el coronavirus

TE RECOMENDAMOS