Médicos de EE.UU. no hablan sobre la sustracción de órganos en China por temor a represalias: Doctor

Por Eva Fu
17 de Septiembre de 2021
Actualizado: 17 de Septiembre de 2021

El miedo a las represalias económicas por parte de Beijing ha ocasionado en parte que el mundo se haga la vista gorda mientras el régimen chino mata a inocentes y sustrae a la fuerza sus órganos con fines de lucro, dijo un médico en una cumbre mundial de derechos humanos.

La Cumbre Mundial para Combatir y Prevenir la Sustracción Forzada de Órganos, que consta de seis seminarios web durante dos semanas, inició el 17 de septiembre con más de 2000 miembros de la audiencia virtual que asistieron al evento transmitido en vivo el primer día.

La sustracción forzada de órganos ejercida por el estado se ha llevado a cabo en China durante años “en una escala significativa”, y una de las principales víctimas del abuso son los practicantes del grupo de fe perseguido Falun Gong, según los hallazgos de un tribunal independiente con sede en Londres en 2019.

Poco después de que el tribunal publicara su informe final, el Dr. Weldon Gilcrease, un especialista en cáncer gastrointestinal de la Universidad de Utah, se contactó con los líderes del sistema de salud de la universidad, con la esperanza de tener una discusión sobre cómo deberían responder a tales abusos como institución.

“Básicamente me dijo que no tenía ninguna duda de que el Partido Comunista Chino (PCCh) era capaz de cometer tales atrocidades y que de hecho estaba sucediendo, pero que si dijéramos algo, China simplemente enviaría a todos sus estudiantes a Texas”, dijo Gilcrease durante una mesa redonda virtual el viernes.

Gilcrease, el subdirector ejecutivo del grupo de defensa médica con sede en Washington Médicos Contra la Sustracción Forzada de Órganos, dijo posteriormente a The Epoch Times que estaba “un poco sorprendido de que hubiera tanto miedo a decir algo” debido a los lazos financieros.

Una representación de un practicante de Falun Dafa siendo sometido a la sustracción forzada de órganos. (Minghui.tv)

“Definitivamente obtienes apoyo a nivel individual, pero cuando intentas elevarlo al nivel de la institución, ahí es donde se vuelve atronadoramente silencioso”, dijo en una entrevista.

Lo que Gilcrease descubrió a lo largo de los años, dijo, es que a menudo los profesionales médicos que conocía eran reacios a adoptar una postura sobre la sustracción de órganos, no porque tuvieran dudas de que eso estuviera sucediendo. Más bien, estaban tratando de distanciarse para evitar la percepción de “volverse políticos”.

Para el PCCh, “esa es el arma que utilizan para tratar de mantener el silencio”, dijo Gilcrease. “Si dices algo, te estás volviendo político. Alejate de eso”.

Pero Gilcrease cree que la verdad es lo contrario a las afirmaciones del régimen.

Mantenerse al margen de la política “no significa evitar tomar posturas incómodas y, de hecho, significa que debemos decir algo en contra del Partido Comunista Chino si va a (…) cooptar nuestro campo, nuestros expertos, nuestros médicos y nuestros cirujanos”, dijo el médico durante el seminario web.

Colaborar con “un sistema médico que está bajo el control de un régimen maligno es peligroso”, dijo, y señaló que varias personas que ayudaron a construir los centros de trasplantes de China recibieron capacitación médica en Estados Unidos y otros países occidentales.

Los practicantes de Falun Gong participan en un desfile que marca el 22° año de persecución a Falun Gong en China, en Brooklyn, NY, el 18 de julio de 2021. (Chung I Ho/The Epoch Times)

En los frentes diplomáticos y económicos, una colaboración similar de Estados Unidos con China ha tenido “fines perjudiciales”, dijo. Una oleada de científicos y médicos chinos ha tenido que dejar sus puestos en los últimos años por no revelar adecuadamente sus vínculos financieros con el régimen–incluyendo tres médicos del MD Anderson Cancer Center de Houston y otros seis del Moffitt Cancer Center de Tampa en 2019.

Las preocupaciones sobre tal compromiso van más allá de la integridad de la investigación biomédica estadounidense, según Gilcrease. “Se trata de estar atado a un sistema que ha demostrado una y otra vez, utilizando el sistema médico, que está cometiendo delitos”.

Los médicos chinos parecen haber continuado con las prácticas de sustracción forzada de órganos durante la pandemia y utilizaron los hallazgos de dichos trasplantes para crear credenciales en revistas médicas internacionales.

En julio de 2020, Annals of Surgery publicó un estudio en el que participaron dos pacientes ancianos con síntomas de COVID-19 en etapa terminal, ambos se sometieron a cirugías de trasplante de pulmón alrededor de tres días después de inscribirse en el sistema de trasplantes del país.

El segundo paciente, de 70 años, recibió un trasplante de doble pulmón el 8 de marzo, tres días después de que se realizó una evaluación integral que llevó a los médicos a registrar al paciente en el sistema de asignación de trasplantes.

Ray Scalettar, profesor del Centro Médico de la Universidad George Washington, dijo que el artículo “planteó serias preocupaciones éticas sobre cómo se obtuvieron los pulmones para los receptores” en tan poco tiempo, y agregó que en Estados Unidos, que tiene un grupo “mucho mayor” de donantes que China, “la espera mínima para este tipo de donante” es de 15 días.

Scallettar terminó escribiendo una crítica del artículo a los autores, pero la respuesta “ha sido inexistente o evasiva”.

El círculo médico más amplio ha seguido sufriendo de una “drástica falta de conciencia” sobre la sustracción forzada de órganos–solo entre el 5 y el 10 por ciento ha oído hablar de ella–según Gilcrease. Pero el encubrimiento continuo de la pandemia por parte del régimen probablemente ha traído un cambio de mentalidad, dijo.

“La comunidad médica al menos tiene más conocimiento de con quién estamos tratando”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS