Meditar para combatir la migraña

22 de Julio de 2015 Actualizado: 22 de Julio de 2015

La meditación es una práctica de concentración y relajación utilizada para lograr un descanso profundo de mente y cuerpo, y favorecer de esa manera a la salud tanto física como mental. Un estudio realizado en 2014 revela que es un buen método contra la migraña.

El estudio, publicado en la revista científica Headache señala que practicar 45 minutos de meditación cinco días a la semana tiene un impacto positivo para reducir los casos de migraña.

La investigación buscaba evaluar la seguridad, la viabilidad y los efectos de la práctica en adultos que sufrían migrañas. Para la misma los voluntarios fueron asignados aleatoriamente a dos grupos, uno recibió una intervención con meditación, y el otro atención médica estándar.
Los participantes del primer grupo debieron presentarse a 8 clases semanales para aprender las técnicas de la meditación y fueron instruidos para practicar 45 minutos en sus casas al menos cinco veces a la semana. Fueron analizados antes y después del período de prueba generando un registro de la frecuencia, severidad y duración de sus episodios de migraña.

Rebecca Erwin Wells, autora principal de la investigación expresó “Encontramos que los participantes del grupo de meditación tendían a tener menos migrañas y menos graves” en comparación con el grupo de control médico, y agregó que “Los efectos secundarios incluyeron dolores de cabeza que eran de menor duración y menos incapacitantes, así como también un aumento su atención”, es decir que afectaban menos su desempeño cotidiano.

Luego del estudio los investigadores consideraron que la meditación es una terapia segura y factible para los adultos que sufren de migrañas. Wells explicó que “Para los aproximadamente 36 millones de estadounidenses que sufren de migrañas, hay gran necesidad de estrategias no farmacológicas de tratamiento, y los médicos y los pacientes deben saber que la meditación es una intervención segura que podría disminuir el impacto de la migraña”.

“Estamos llegando a reconocer que la meditación cambia el cerebro de la gente” sentenció la investigadora.

Articulo original aquí

TE RECOMENDAMOS