Megatormenta de ríos atmosféricos arrasaría numerosas ciudades de la costa de California

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
21 de Febrero de 2019 Actualizado: 21 de Febrero de 2019

Los meteorólogos están preocupados reestudiando el escenario de la megatormenta de ríos atmosféricos (AR) de características apocalípticas, que se pronostica golpeará la costa oeste de California tal como sucedió en 1861 y 1862, inundando varias ciudades y causando daños superiores al posible megaterremoto conocido como The Big One.

Los científicos de Ciencias Geográficas del Servicio de Geofísica (USGS) anunciaron la semana pasada el análisis basado en el documento publicado en 2011, donde participaron 117 expertos quienes plantearon “serias dudas sobre la capacidad de los planes de desastre locales, estatales y federales existentes para manejar un desastre de esta magnitud”. Nuevos informes indican que algunas presas en sectores poblados podrían sucumbir al impacto y las aguas inundarían valles y ciudades.

Si se repite esta megatormenta conocida como ARK Storm o la otra Big One, podría causar daños sobre 725.000 millones de dólares y la evacuación obligada de más de 1,5 millones de personas, dice el resumen del estudio, lo que significa tres veces más catastrófico que el megaterremoto conocido como The Big One anunciadp para California, dice una revisión del documento.

Sacramento después de una megatormenta de ríos atmosféricos Ark Storm en California en 1861. (Wikimedia Commons)

“Se estima que la tormenta produce precipitaciones que en muchos lugares exceden los niveles, que solo se experimentaron en promedio una vez cada 500 a 1.000 años”.

La siguiente es una imagen de lo que sucedió la semana pasada con una tormenta de un río atmosférico. “Las fuertes lluvias transformaron los desiertos de California en aguas embravecidas” el 14 de febrero, destacó Weather Nation.

La tormenta ARK Storm extrae el calor y la humedad del Pacífico tropical y de esa manera va formando no solo uno, sino una serie de peligrosos ríos atmosféricos.

“Los ríos atmosféricos son regiones relativamente estrechas en la atmósfera que son responsables de la mayor parte del transporte horizontal de vapor de agua fuera de los trópicos”. Este vapor de agua puede dirigirse a California, y cuando se desploman sobre la Tierra se transforma en gigantescos caudales.

Durante una megatormenta estos ríos atmosféricos “se aproximan a la ferocidad de huracanes y luego azotan la costa oeste de los EE. UU. durante varias semanas”.

¿Puede resistir California ?

Una tormenta de un solo río atmosférico azotó el estado de California el 13 y 14 de febrero de 2019. La nueva Escala de Categoría de tormentas AR la caracterizó al tocar Tierra como un tormenta AR Categoría 4. Esta impactó a lo largo de la costa de San Diego, California y “alcanzó la intensidad “extrema””, informó USGS.

Río Atmosférico el 13 y 14 de febrerio de 2019 (USGS)

“El fuerte río atmosférico (AR) trajo fuertes precipitaciones de más de 10 pulgadas (250 mm) en 24 horas en algunas ubicaciones y creó numerosos impactos”, reportó el equipo de USGS. “Varias carreteras interestatales en todo el Estado se cerraron debido a inundaciones, nieve y vientos fuertes. Se ordenaron varias evacuaciones cerca del área de Holy Fire Burn debido a una inundación. Un deslizamiento de tierra poco profundo en el condado de Marin resultó en la destrucción de 3 casas”.

En caso de una megatormenta ARK Storm en áreas muy pobladas de la Cuenca de Los Ángeles, una escorrentía épica de las montañas de San Gabriel podría aplastar rápidamente una represa de control de inundaciones en el río San Gabriel y desatar inundaciones de Pico Rivera a Long Beach, según un reciente análisis realizado por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE. UU., informado por Latimes.

En otras audiencias públicas recientes, los oficiales del cuerpo dijeron a los residentes que la presa Whittier Narrows, de 60 años, podía fallar en caso de una tormenta muy grande y muy rara, como la que devastó a California hace más de 150 años.

Además la apertura prematura del aliviadero masivo de la presa en el río San Gabriel, liberaría más de 20 veces lo que el canal aguas abajo podría contener dentro de sus diques.

Un Ark Storm causaría “graves inundaciones” en el Condado de Orange, el Condado de Los Ángeles, San Diego, el área de la Bahía de San Francisco y otras comunidades costeras. Las velocidades del viento en algunos lugares alcanzarían los 200 km/h (125 millas por hora), con vientos huracanados.

Cientos de derrumbes dañarían carreteras, autopistas y viviendas, y a ello se suman las pérdidas agrícolas y otros costos para reparar los servicios básicos como electricidad, el agua, el alcantarillado. Todo esto demora semanas o meses en restaurarse.

“La evacuación por inundación podría involucrar a 1.5 millones de residentes en la región interior y los condados del delta. Los costos de interrupción del negocios alcanzan los USD 325 mil millones además de los costos de reparación de la propiedad de USD 400 mil millones, lo que significa que un ARk Storm podría costar en el orden de USD 725 mil millones, lo que es casi 3 veces la pérdida que los sismólogos consideran realistas por un grave terremoto en el sur de California, un evento con aproximadamente la misma probabilidad de ocurrencia”, dice el escenario publicado por USGS.

Además de las dudas sobre la capacidad de los planes existentes para enfrentar este desastre, los investigadores dicen: hay que decidir “si pagar ahora para mitigar o pagar mucho más tarde para la recuperación”.

“Es probable que se necesiten soluciones financieras innovadoras para evitar la crisis fiscal, y financiar adecuadamente los costos de respuesta y recuperación de un desastre similar, real”, señaló el resumen hasta ahora presentado.

En el estudio de 2011, otra de las premisas analizadas mas impactantes es que un ARK Storm en California es considerado inevitable.

“Un ARk Storm es plausible, quizás inevitable”, destaca el escenario que descubrieron los cientificos. “Tales tormentas han ocurrido en el registro histórico de California (1861-62), pero 1861-62 no es un evento raro, no es la última vez que el estado experimentará una tormenta tan severa, y no es el peor de los casos. El registro geológico muestra 6 megastormas más severas que las de 1861-1862 en California en los últimos 1800 años, y no hay razón para creer que eventos similares no volverán a ocurrir”.

**************

A continuación

¿Cuál es el origen del grupo de extrema izquierda Antifa?

TE RECOMENDAMOS