México reactiva diálogo para detener el flujo de personas en su frontera tras advertencia de Trump

Por Jesús de León - La Gran Época
03 de Abril de 2018 Actualizado: 03 de Abril de 2018

El secretario de Gobernación de México Alfonso Navarrete y la secretaria de Seguridad Nacional de EE. UU. Kirstjen Nielsen sostuvieron un intercambio telefónico sobre el tema del flujo de personas a través de la frontera mexicana, luego que el presidente Trump advirtiera que esa frontera se está volviendo más peligrosa.

Navarrete dio a conocer en Twitter que sostuvo conversaciones con la secretaria de Seguridad Interior de Estados Unidos de América, Kirstjen Nielsen y acordaron “analizar las mejores vías para atender los flujos migratorios de conformidad con las leyes de cada país”.

A su vez Nielsen anunció que estaba trabajando con funcionarios mexicanos para abordar el tema de la caravana ilegal de inmigrantes que anualmente atraviesa ese país.

Estamos “explorando todas las opciones”, comentó en Twitter.

Luego de la conversación telefónica entre ambas autoridades, la Cancillería mexicana emitió un comunicado oficial en el que expresa que el gobierno de México refrenda su compromiso con el “trabajo conjunto”, como la vía para brindar una mejor atención al fenómeno migratorio en nuestra región”, dice el comunicado.

Refiriéndose concretamente a la “caravana”, Cancillería expresó que ella es conocida como “Viacrucis del Migrante” y es una manifestación pública que busca llamar la atención sobre el fenómeno migratorio.

Es una caravana que se lleva a cabo cada año en estas fechas, desde 2010 y está integrada principalmente por migrantes provenientes del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador).

El gobierno mexicano aclaró que el ingreso de estas personas a México “se dio sin cubrir los requisitos de ley”.

“Por esta razón, participantes de esta manifestación se encuentran sujetos a un procedimiento administrativo migratorio. En tanto que alrededor de 400 han sido ya repatriados a sus naciones de origen, apegándose estrictamente al marco legal y pleno respeto a sus derechos humanos”, aclara el comunicado.

A diferencia de años anteriores, en esta ocasión México procedió además a ofrecer la condición de refugiados en casos que lo ameritaban.

La secretaria de Seguridad Nacional de EE. UU. Kirstjen Nielsen y el presidente mexicano Enrique Peña Nieto durante las reuniones que se celebraron en la Ciudad de México los días 27 y 28 de marzo de 2018. (Crédito Nielsen Twitter)

El lunes, el presidente Trump se había referido directamente a estas caravanas:

“México tiene el poder absoluto para impedir que estas ‘caravanas’ de gente entren al país. Pueden frenarlas en su frontera norte y pueden hacerlo porque tienen leyes de frontera que funcionan”, dijo en su cuenta de Twitter. “Pueden impedir que pasen a nuestro país en donde las leyes fronterizas no tienen efectividad”, agregó.

Horas antes había advertido que México estaba haciendo “muy poco, sino NADA” para detener el flujo de personas a través de la frontera sur, y de ahí a Estados Unidos, escribió en Twitter el domingo.

“México tiene que ayudarnos en la frontera”, solicitó el presidente desde su resort Mar-a-Lago en Palm Beach-Florida lugar donde pasó las vacaciones de Pascuas.

TE RECOMENDAMOS