Michael Taube: Es hora de que Occidente abandone las Naciones Unidas y forme una Liga de Democracias

Por Michael Taube
11 de Febrero de 2024 8:12 PM Actualizado: 11 de Febrero de 2024 8:12 PM

Opinión

Las Naciones Unidas, al igual que su predecesora, la Sociedad de Naciones, fueron consideradas en su día una institución noble. Un lugar donde los distintos países podían discutir y debatir desde disputas políticas hasta guerras y escaramuzas militares. Aunque obviamente habría puntos de acuerdo y desacuerdo, el objetivo principal era encontrar un camino hacia la paz, la seguridad y un mundo más seguro en el que todos pudiéramos vivir.

Eso era antes, y esto es ahora.

La ONU de hoy se parece a un pozo negro político controlado por Estados totalitarios y naciones canallas que rechazan la democracia, la libertad y la libertad. He aquí varios ejemplos que ilustran su asombroso declive y caída: Irán e Irak tenían previsto copresidir una conferencia de desarme nuclear de la ONU en 2003, antes de que Sadam Husein fuera derrocado del poder; Corea del Norte, una gran amenaza nuclear, presidió la Conferencia de Desarme de la ONU en 2011; Libia presidió la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en 2003 y fue miembro del Consejo de Seguridad de la ONU; Siria presidió el Consejo de Seguridad de la ONU en junio de 2002 y agosto de 2003, y formó parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

La situación no hace más que empeorar con el tiempo. El ejemplo más reciente es el del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (UNRWA, por la sigla en inglés).

Varios países democráticos, entre ellos Canadá, suspendieron recientemente la financiación a la UNRWA después de que a finales de enero salieran a la luz informes de que 12 de sus empleados habían participado en el ataque de Hamás contra Israel el 7 de octubre de 2023. El Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos votó recientemente 30-19 a favor de sacar adelante el proyecto de ley del representante republicano de Nueva Jersey Chris Smith para recortar permanentemente la ayuda estadounidense a la UNRWA.

El Comisionado General de la UNRWA, Philippe Lazzarini, reconoció que Israel les había proporcionado información en este sentido. “Cualquier empleado de la UNRWA que haya estado implicado en actos de terror tendrá que rendir cuentas”, dijo en una declaración el 8 de febrero, “incluso mediante acciones penales”. Diez de los 12 empleados fueron despedidos, mientras que los otros dos habrían muerto.
Esta repugnante revelación solo resultó ser la punta del iceberg.

Las Fuerzas de Defensa de Israel acaban de descubrir lo que el Times of Israel describió como un “centro de datos subterráneo — completo con una sala eléctrica, bancos de energía de baterías industriales y viviendas para los terroristas de Hamás que operaban los servidores informáticos”. ¿Dónde se descubrió? Debajo de la sede de la UNRWA en el lujoso barrio de Rimal, en la Franja de Gaza.

Lazzarini publicó en X el 10 de febrero que UNRWA “no sabía lo que hay debajo de su sede en Gaza”. A lo que la Coordinación de Actividades Gubernamentales en los Territorios respondió inmediatamente: “Oh, lo sabías. … Elegiste ignorar los hechos para luego intentar negarlos”.

Además, en una entrevista concedida el 10 de febrero a Fox News Digital, el ministro israelí de Defensa, Yoav Gallant, sugirió que su país tiene conocimiento de que “docenas” de empleados de la UNRWA están implicados en el ataque dirigido por Hamás. “La UNRWA es un grupo de terroristas que reciben salarios de muchos países”, dijo Gallant, y “estos países dieron dinero a personas que violaron, asesinaron y llevaron a personas al cautiverio”.

¿Es de extrañar que un número creciente de líderes mundiales haya perdido la fe en la ONU? No solo es un cascarón de lo que fue, sino que ha llegado a un punto en el que no puede salvarse.

Por eso yo y otros hemos estado pidiendo ocasionalmente a las naciones occidentales que abandonen la ONU y creen una Liga de Democracias.

El concepto original se encuentra en un artículo de opinión publicado en el Washington Post el 22 de mayo de 2004 por Ivo Daalder (actual presidente del Chicago Council on Global Affairs) y James Lindsay (actual vicepresidente senior del Council on Foreign Relations). Proponían una Alianza de Estados Democráticos, que “uniría a naciones con tradiciones democráticas arraigadas… donde la democracia está tan arraigada que la reversión a un régimen autocrático es impensable”. El propósito de la alianza “sería reforzar la cooperación internacional para combatir el terrorismo, frenar la proliferación de armas, curar enfermedades infecciosas y frenar el calentamiento global”.

También “trabajaría enérgicamente para promover los valores que sus miembros consideran fundamentales para su seguridad y bienestar: un gobierno democrático, el respeto de los derechos humanos y una economía de mercado”.

La importante idea de Daalder y Lindsay se ha estudiado y ampliado a lo largo de los años. También se han propuesto conceptos similares como Federación de Democracias y Concierto de Democracias.

Yo siempre he preferido una Liga de Democracias.

Sería una reminiscencia de la época en que se formó la Sociedad de Naciones, el 10 de enero de 1920, en la Conferencia de Paz de París que puso fin a la Primera Guerra Mundial. Esta incipiente organización defendía conceptos como la paz mundial, la seguridad colectiva, el Estado de Derecho y la estabilización económica. Contribuyó a dar forma al tejido de nuestro mundo moderno.

Por lo tanto, el legado de la antigua Sociedad de Naciones podría servir de inspiración a los países amantes de la libertad para abandonar las desprestigiadas Naciones Unidas y construir una nueva Liga de Democracias que defienda nuestras políticas, ideas y valores. Es hora de hacerlo.

Las opiniones expresadas en este artículo son opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.