“Micro-prematura” de 340 gramos sobrevive milagrosamente. Mira a su mamá sostenerla por primera vez

Por Robert Jay Watson
25 de Julio de 2019 Actualizado: 25 de Julio de 2019

Para Angela Bakker, de Reno, Nevada, la decisión de tener una niña después de haber tenido un embarazo muy fácil con su primogénito, un niño, fue pan comido.

Todo esto cambió en el momento en que su médico le dijo tres simples palabras: “todo está mal”. Fue entonces cuando Angela y su esposo, Michael, pasaron por un momento difícil al descubrir que su futuro bebé no estaba recibiendo el alimento que necesitaba desesperadamente.

Como Angela describió en un video para Renown Health, donde dio a luz: “[La bebé] estaba básicamente hambrienta, muriéndose de hambre en mi vientre”. Para su padre, Michael Bakker, el objetivo era prepararse para el hecho de que su hija probablemente no viviría. “Mi mente y mi corazón ya estaban en dejarla ir”, explicó en el video de Renown.

Cuando Naomi nació en julio de 2015, las probabilidades ya no podían estar en su contra. En primer lugar, nació 15 semanas antes de que sus pulmones pudieran desarrollarse adecuadamente. Igualmente mal, pesaba “unos 340 gramos y un poco más” como Angela lo describió en su video, como el peso de una lata de refresco. Tuvo que seguir recibiendo apoyo respiratorio constante en la UCIN (Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales) del Renown Children’s Hospital de Reno.

Aunque las cosas se veían muy sombrías para esta bebé, Angela Bakker no podía creer que su hija lo hubiera logrado. “¡Está viva, está viva!” Angela recordó haber gritado cuando se enteró de que Naomi había sobrevivido al parto. Pero mientras que Naomi había demostrado que tenía algo de lucha, sus posibilidades de sobrevivir eran increíblemente escasas.

Durante este tiempo tan difícil, Angela encontró consuelo al publicar actualizaciones en internet para amigos y familiares, lo que rápidamente atrajo mucha atención y oraciones de personas de todo el país y del mundo mientras veían esta lucha por la vida de su “micro-prematura”.

Pero mientras que la mayoría de las madres pueden sostener a sus bebés casi de inmediato después del parto, Angela Bakker tuvo que esperar. Naomi era simplemente demasiado pequeña y frágil, sin mencionar el hecho de que necesitaba apoyo constante para su respiración.

Sin embargo, los médicos de Renown hicieron todo lo que pudieron para ayudar a Angela y Michael a conectarse con su hija, incluso si solo significaba el contacto más mínimo, como cuando Angela extendió sus dedos y Naomi apenas pudo agarrar uno de ellos. Como Angela dijo en su video: “Hay mucha investigación detrás del ‘cuidado canguro’, contacto de piel a piel con una madre”.

La teoría es que cuando los bebés recién nacidos son capaces de tocar y sentir la piel desnuda de sus padres, reciben muchos beneficios al escuchar los latidos del corazón de sus padres y se sentirán más seguros y protegidos. Esto fue particularmente importante para Naomi, que se vio privada del tiempo habitual que los bebés pasan en la seguridad de los vientres de sus madres.

A medida que pasaban los días, Naomi siguió luchando, y sus padres continuaron derramando todo el amor que podían sobre ella. Finalmente, llegó el gran día. El personal del hospital por fin sintió que Naomi estaba lista para ser sostenida total y completamente por su madre.

Fue todo un proceso, ya que el personal de la UCIN necesitaba trabajar en conjunto para asegurarse de que Naomi fuera transferida de forma segura desde la cuna con su soporte de oxígeno intacto y que todo se hiciera con la suficiente delicadeza.

Pero este simple acto significaba mucho para Angela. Como dijo en su vídeo para Renown: “Muchos hospitales nunca me habrían permitido sostener a una bebé tan frágil. Nuestro médico insistió en que debía ser abrazada”. Para sus padres que pensaban que este día nunca llegaría, era una bendición increíble. “Le mandé un mensaje a mis amigas: ‘Estoy sosteniendo un milagro'”.

Aunque las cosas no fueron fáciles a partir de ese momento, Naomi se ha convertido en una niña increíble. Ha superado docenas de “primicias” que los médicos nunca pensaron que lo haría, desde respirar sola hasta aprender a nadar e incluso a contener la respiración bajo el agua. ¡Angela Bakker recientemente hizo una publicación de Naomi esquiando en la nieve en Facebook!

Pero ninguno de estos momentos estará a la altura del primer más importante: ¡el momento en que esta mamá cariñosa pudo sostener a su increíble hija!

Niño fue separado de su mamá a los 12 años pero nunca perdió la fe de volverla a ver

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS