Microcirugía sale mal y una mujer termina con 4 cejas

Por Tiffany Meier - La Gran Época
15 de Abril de 2019 Actualizado: 15 de Abril de 2019

Una mujer está advirtiendo a todos para que investiguen antes de intentar con microblade para las cejas después de que su sesión terminó con resultados desastrosos.

En noviembre pasado, una mujer de 42 años de Missouri, Jami Ledbetter, que nació sin cejas, se sometió a una sesión de microcirugía para hacerse un par de cejas tatuadas semipermanentes en la frente, informó Fox 4 KC. Sin embargo, la mujer salió de la sesión marcada …. con cuatro cejas.

Ledbetter estaba emocionada de recibir el tratamiento después de que sus hijas le dieron un vale por 250 dólares de Groupon para el procedimiento de microcirugía. Sin embargo, la práctica del microblading no está autorizada en Missouri.

“Nunca le desearía esto a mi peor enemigo. Lo que hizo a mi confianza personal, ha sido difícil”, dijo a Fox. “Estaba devastada. Incluso estaba saliendo con un chico y él dejó de salir conmigo en ese momento”.

El torpe trabajo arruinó la confianza de Ledbetter y solo se aventuró a salir de su casa para trabajar o para conseguir comida, ya que tenía miedo de lo que la gente diría, dijo a Fox.

“Fue muy doloroso”, dijo. “Intenté tener una buena actitud, pero me dolía mucho. Se sentía como un moretón”.

“Hacía parecer que estaba realmente sorprendida”, dijo Ledbetter, según ABC News.

Ni siquiera el maquillaje podía ocultar las cejas mal hechas.

Eventualmente, alguien le contó a Ledbetter sobre Kara Gutiérrez, una artista de tatuajes con licencia y asegurada.

Cuando Gutiérrez vio el trabajo fallido, dijo a Fox: “Me costó mucho contener las lágrimas porque esto es lo peor que he visto”.

Gutiérrez, propietaria de Spot On Beauty en Lee’s Summit, ha estado en la industria de la belleza desde 2001 especializándose en cosméticos permanentes durante tres de esos años, según Fox.

La primera sesión de Ledbetter con Gutiérrez fue en febrero. El proceso de remoción involucró un producto conocido como Li-ft, que es una solución aclaradora de pigmentos que se tatúa en la tinta mala y se retira en intervalos de ocho semanas.

“Se generan costras para que se desprenda ese pigmento”, dijo Gutiérrez a Fox. “Es muy impredecible hasta qué punto se puede eliminar, pero funciona.”

Debido a que el microblading no está regulado, Gutiérrez dijo que le preocupaba que más y más mujeres terminaran en una situación similar a la de Ledbetter.

“Nadie gobierna esto”, dijo. “Nadie está diciendo: ‘Este es el camino correcto. Este es el camino equivocado”.

Incluso la Oficina de Tatuaje, Perforación Corporal y Marca del estado de Missouri publicó una cláusula de exención de responsabilidad en su sitio web sobre el microblading.

“Aunque la oficina reconoce el potencial de los asuntos de seguridad pública… la oficina no ha recibido autoridad legal específica para regular esta práctica”, decía el descargo de responsabilidad.

Gutiérrez advirtió a los que querían recibir tratamientos de microcirugía que hicieran su investigación antes de someterse al procedimiento.

“Esto es algo que es permanente en tu cara”, dijo Gutiérrez. “Tienes que asegurarte de que el artista sepa lo que está haciendo.”

Ledbetter tiene un mensaje similar y espera que su historia sirva de advertencia a los demás.

“Si hubiera sabido que iba a salir de esta manera, probablemente nunca lo habría hecho”, le dijo a Fox.

Mientras que las cejas de Ledbetter han mejorado bajo el tratamiento de Gutiérrez, todavía tiene que ir dos o tres veces más antes de que sus cejas malogradas sean removidas por completo. Y todo el proceso costará más de 1000 dólares, informó Fox.

La mujer, sin nombre, que originalmente hizo mal el trabajo de microcirugía, según se informa, ya no está en el negocio.

*******************

Te puede interesar

Esta talentosa artista de joyería con sede en Nueva York nos presenta ‘artesanía entre el cielo y el hombre’ en diseños brillantes

TE RECOMENDAMOS