Micron, el tercer fabricante de chips más grande del mundo, planea contratar más personal en Taiwán para contrarrestar el robo tecnológico de China

Por Sunny Chao - La Gran Época
02 de Mayo de 2018 Actualizado: 02 de Mayo de 2018

Micron Technology, fabricante de chips de memoria con sede en Estados Unidos, planea ampliar sus operaciones y contratar a 800 empleados más en Taiwán para finales de este año. Y proyecta contratar 350 más para el próximo año.

Como las empresas chinas de semiconductores estuvieron tratando de robar ingenieros de empresas estadounidenses, Micron está contratando más talento en Taiwán para contrarrestar la competencia de sus rivales chinos, informó el 25 de abril Nikkei Asian Review.

Desde que el presidente de Estados Unidos Donald Trump y su administración bloquearon varios de los principales acuerdos de adquisición chinos para apoderarse de los fabricantes de chips estadounidenses; alegando preocupaciones de seguridad nacional, el Partido Comunista Chino (PCCh) fue obligado a abandonar su estrategia de adquirir propiedad intelectual a través de inversiones en empresas extranjeras, una táctica explícitamente detallada en las políticas industriales de China.

La industria de semiconductores China está retrasada respecto de otras naciones; el país depende en gran medida de los chips importados del extranjero. Así pues, el régimen convirtió en prioridad nacional la recuperación mediante la adquisición de tecnología de empresas extranjeras.

Una manera de hacerlo es robar ingenieros de compañías extranjeras.

Según Taiwan News, -un periódico taiwanés- los fabricantes chinos de chips intentaron atraer a los ingenieros taiwaneses con salarios cinco veces superiores a los que se ofrecen en Taiwán.

Los chips de memoria sincrónica de acceso aleatorio (SDRAM por sus siglas en inglés) de doble velocidad de datos de Micron Technology,  listos para ser fotografiados en Tokio, Japón, el 15 de julio de 2015. (Tomohiro Ohsumi/Bloomberg vía Getty Images)

Desde que Micron adquirió la firma tecnológica taiwanesa Inotera Memories en 2016, la compañía estadounidense perdió más de 400 empleados de su oficina de Taiwán a raíz de sus rivales en China, según Taiwan News. Inotera Memories es un fabricante de memorias dinámicas de acceso aleatorio (DRAM), un tipo de chip de memoria normalmente utilizado en las computadoras personales.

En abril de 2017, Micron demandó a sus ex empleados por robar secretos comerciales, alegando que habían llevado la tecnología de la empresa a sus nuevos empleadores – empresas chinas de chips- y habían permitido que éstas fabricaran chips DRAM, informó Electronics Weekly, una revista del ámbito de la industria electrónica. Alrededor de 100 exempleados de las subsidiarias taiwanesas de Micron, Rexchip e Inotera, fueron afectados por la demanda.

“Al analizar las amenazas potenciales en China, lo que puedo decir es que existe una barrera muy alta para los recién llegados a este negocio porque la propiedad intelectual es muy rica”, dijo Wayne R. Allan, vicepresidente senior de manufactura global de Micron, en una conferencia de prensa en Taiwán el 24 de abril, según un informe de Nikkei Asian Review.

Un letrero se encuentra fuera de la planta de chips de memoria flash de Micron Technology en Lehi, Utah, el viernes 6 de octubre de 2006. (George Frey/Bloomberg vía Getty Images)

Micron, el tercer fabricante de chips de memoria más grande del mundo, tiene 10 centros de fabricación, incluyendo dos en Taiwán. La compañía está planeando hacer de Taiwán un centro de fabricación global, informó Yahoo News en Taiwán en febrero de 2017.

Hay varias razones para elegir Taiwán. Primero, las dos plantas de Taiwán son grandes y tienen una alta eficiencia de producción, declaró April Arnzen, la vicepresidente de recursos humanos globales de Micron, según el informe de Yahoo News.

Arnzen también agregó que el sistema educativo de Taiwán incentivó a mucha gente talentosa que satisface las necesidades y la cultura de la compañía.

Por último, la ubicación geográfica de Taiwán es ideal. Con más y más clientes en Asia, Taiwán puede responder inmediatamente a las necesidades de los clientes y tomar decisiones para las oficinas centrales de la compañía en Estados Unidos, señaló Arnzen.

Otras empresas tecnológicas también optaron por invertir en Taiwán a medida que aumentaban las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, donde el clima empresarial se volvió cada vez más hostil para las empresas extranjeras. Tres gigantes tecnológicos estadounidenses, Google, Microsoft e IBM, anunciaron recientemente sus planes para aumentar su personal en Taiwán y establecer centros de investigación en el país insular a principios de este año.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

TE RECOMENDAMOS