Miembro del Parlamento de Victoria, Australia, pide combatir el tráfico de órganos humanos

Por Henry Jom - La Gran Época
27 de Febrero de 2019 Actualizado: 27 de Febrero de 2019

MELBOURNE, Australia – El miembro del Parlamento de Victoria, Bernie Finn, pidió al fiscal general que coopere con el gobierno federal para poner fin a la práctica del tráfico de órganos humanos.

En un discurso ante el Parlamento de Victoria el 21 de febrero, Finn, miembro del Partido Liberal que también forma parte del Consejo Legislativo de Victoria, dijo que 3 de las 12 recomendaciones de un informe del Subcomité de Derechos Humanos para la Investigación del Tráfico de Órganos Humanos y el Turismo de Trasplante de Órganos podrían aplicarse en Victoria.

“Puede que esto no parezca en absoluto un asunto del estado, pero de hecho tiene implicaciones para los estados (…) de las doce recomendaciones que hizo el subcomité, tres tienen implicaciones muy fuertes para los estados”, dijo Finn.

El informe, titulado “Compasión, no comercio: Una investigación sobre el tráfico de órganos humanos y el turismo del trasplante de órganos” se publicó el 3 de diciembre de 2018 y considera si las leyes australianas sobre el tráfico de órganos deberían ampliarse para prohibir a los ciudadanos viajar al extranjero para realizarse trasplantes no éticos, y si Australia debería adherirse al Convenio del Consejo de Europa contra el Tráfico de Órganos Humanos, que entró en vigor el 1 de marzo de 2018.

Finn señaló tres recomendaciones del informe.

La recomendación 5 está relacionada con los protocolos de notificación obligatoria por parte de los médicos que atienden a pacientes sospechosos de haber recibido un trasplante comercial.

La recomendación 6 se refiere a los procedimientos penales, en virtud del Convenio del Consejo de Europa contra el Tráfico de Órganos Humanos, contra la extirpación ilegal de órganos humanos de donantes vivos o fallecidos.

La recomendación 12 está relacionada con la exhibición comercial de tejido humano donde se debe presentar “documentación verificable del consentimiento de una persona donante o de sus parientes más cercanos”.

La fuente de los órganos humanos

El informe reconoce la preocupación de los expertos de que los órganos utilizados en los trasplantes en China proceden presuntamente de prisioneros políticos, prisioneros de conciencia y presos ejecutados.

“He estado preocupado y he expresado mi oposición durante varios años, y esa es la práctica del Gobierno de China, tener una sustracción forzada de órganos, seguida por el tráfico de órganos humanos y el turismo de órganos”, dijo Finn.

Durante la investigación que comenzó en 2017, expertos presentaron evidencia de casos de abuso de trasplantes que ocurrieron en China, así como en toda la región de Asia y el Pacífico.

El comité dijo que no estaban en posición de decidir sobre la verdad de las acusaciones contra el régimen chino, pero que estaban “inclinados a concluir que el tráfico de órganos ocurrió en China y puede continuar ocurriendo, aunque en menor escala”. Dado el silencio de la Embajada de China sobre las acusaciones, el subcomité recomendó que el gobierno australiano supervisara y expresara su preocupación por las prácticas de trasplante del Partido Comunista Chino (PCCh).

Según las investigaciones exhaustivas del ex secretario de Estado canadiense, David Kilgour, y del abogado de derechos humanos, David Matas, China ha estado sustrayendo órganos de prisioneros de conciencia a gran escala –principalmente a practicantes de Falun Dafa–, alimentando un negocio multimillonario que beneficia a los funcionarios del PCCh. Falun Dafa o Falun Gong, es una práctica tradicional espiritual que es fuertemente perseguida en China.

“Corresponde a las autoridades chinas demostrar al mundo que no dirigen ni permiten la práctica de extirpar órganos de los prisioneros ejecutados sin su conocimiento y libre consentimiento. Ante la falta de tal demostración por parte de las autoridades chinas, el mundo tiene derecho a cuestionar las afirmaciones expresadas en sentido contrario”, señala el informe australiano.

Importante primer paso para el estado de Victoria

La Dra. Liza Lau, portavoz de Médicos contra la Sustracción Forzada de Órganos (DAFOH, por sus siglas en inglés), una organización fundada por médicos que proporciona hallazgos objetivos sobre la extirpación ilegal e inmoral de órganos, dijo que el discurso de Finn en el Parlamento de Victoria fue un primer paso importante para abordar la cuestión de la sustracción forzada de órganos por el PCCh.

“Tenemos buenas razones para creer que la [práctica de la sustracción forzada de órganos] del gobierno chino continúa ocurriendo, y sería realmente importante que el gobierno estatal tomara medidas basadas en la recomendación del resumen recientemente publicado por el subcomité de derechos humanos”.

“Siento que la gente que no puede hablar por sí misma finalmente va a tener una voz con personas como Bernie Finn, que habla por ellos”, dijo Lau.

En el informe también se recomienda que Australia se adhiera al Convenio del Consejo de Europa.

“Australia tiene la obligación de demostrar liderazgo como notable jurisdicción importadora de órganos, y ahora tiene la oportunidad de hacerlo mediante la adhesión al convenio”, dice el informe.

Finn señaló que la sección importante del informe tendría que ser llevada a cabo por los estados.

“Así que lo que le pido al fiscal general es que coopere con el gobierno federal en sus intentos de tomar medidas enérgicas contra el turismo de trasplantes de órganos humanos y el tráfico de órganos humanos, y que se asegure de que Victoria desempeñe su papel para detener lo que es una práctica bastante repugnante y despreciable”.

***

A continuación

Los practicantes de Falun Gong están siendo asesinados por sus órganos en China

TE RECOMENDAMOS