Miembros de grupos espirituales son “transformados” en los campamentos de Xinjiang

Por Bitter Winter
08 de Septiembre de 2020
Actualizado: 08 de Septiembre de 2020

Los seguidores de la Iglesia de Dios Todopoderoso, los testigos de Jehová y de Falun Gong (una práctica espiritual arraigada en la tradición budista que enseña a la gente a ser buena persona por armonizar sus vidas con las características fundamentales del universo: Verdad, Benevolencia y Tolerancia) permanecen confinados en campamentos de Xinjiang hasta que renuncien a su fe y traicionan a sus compañeros creyentes.

Según un documento emitido en el año 2018 por el Gobierno de una localidad de Xinjiang, los miembros de tres grupos espirituales “prohibidos” —la Iglesia de Dios Todopoderoso (IDT), Falun Gong y los testigos de Jehová— deben ser enviados a campamentos de transformación por medio de “educación” y permanecer indefinidamente allí hasta que hayan sido “transformados”, es decir, se vuelvan ateos.

Su liberación depende de si han implementado cinco requisitos: firmar una promesa escrita en la que prometen dejar de asistir a actividades espirituales; entregar todos los materiales que posean; criticar públicamente la propia fe, prometer romper lazos con la misma; divulgar información sobre compañeros de creencia y asuntos del grupo/iglesia a la que pertenecen; y ayudar al Partido Comunista Chino (PCCh) en la labor de transformación de otros creyentes.

Bitter Winter ha informado ampliamente sobre miembros de grupos espirituales prohibidos en China, los cuales son brutalmente reprimidos y perseguidos por su rápido crecimiento y su negativa a ser controlados por el Estado, y que son detenidos en campamentos de transformación por medio de educación. Los mismos son adoctrinados y torturados, junto con los uigures y otras minorías musulmanas.

Los practicantes de Falun Gong protestan contra la sustracción forzada de órganos vivos por el régimen chino en Austria, Viena, el 1 de octubre de 2018. (Joe Klamar/AFP vía Getty Images)

Según el documento, estos creyentes pueden ser enviados a campamentos de transformación por medio de “educación” simplemente por asistir a actividades espirituales, poseer materiales de su creencia o negarse a renunciar a su fe luego de ser arrestados.

Un miembro de la IDT le reveló a Bitter Winter que permaneció confinado en un campamento emplazado en el norte de Xinjiang junto a aproximadamente otros 100 miembros de la Iglesia, entre aproximadamente 4000 detenidos, la mayoría de los cuales eran uigures. En el mismo también había personas de etnia Hui y Kazaja, así como exfuncionarios gubernamentales a quienes se los consideró “hipócritas” por simpatizar con los detenidos en los campamentos de transformación o intentar ayudarlos.

Aproximadamente una docena de personas tenían que compartir una celda de unos 30 metros cuadrados equipada con cámaras de vigilancia. La gente tenía que turnarse para dormir en el suelo porque no había suficientes literas. El miembro de la IDT entrevistado resultó gravemente herido durante un interrogatorio, por lo que no podía subirse a la litera de arriba, lo que limitó aún más sus posibilidades de dormir.

Policías vestidos de civil observan cómo una mujer practicante de Falun Gong es llevada a la fuerza por la policía hacia una camioneta policial, el 11 de mayo de 2000 en la Plaza Tiananmen de Beijing. (STEPHEN SHAVER/AFP a través de Getty Images)

Todos los miembros de la IDT detenidos eran asignados al mismo “salón de clases”, donde se les impartían siete sesiones de adoctrinamiento diarias y eran vigilados de cerca por guardias. Algunos eran escoltados fuera de sus celdas con capuchas en sus cabezas y los pasaban a retirar del salón luego de las sesiones. La administración del campamento los llamaba “fanáticos”.

En los campamentos, los detenidos son asignados a “clases” según la evaluación de su nivel de fe, a fin de evitar una “infección cruzada”. Para el PCCh, las creencias espirituales son similares a “enfermedades infecciosas” o “tumores” que deben ser erradicados.

“El campamento era administrado como si fuera una prisión”, recordó el miembro de la IDT. “Al que se negara a cantar canciones rojas no se le permitía comer, o todos sus compañeros de celda podían ser castigados y enviados a confinamiento solitario”.

Practicantes de Falun Gong realizan una vigilia ante retratos de las víctimas para protestar en Taipei (Taiwán) el 22 de julio de 2012 contra la persecución a la práctica por parte del Partido Comunista Chino. (Mandy Cheng / AFP / Getty Images)

El canto obligatorio de canciones revolucionarias era particularmente difícil para los testigos de Jehová, quienes practican la llamada neutralidad política y se niegan a cantar himnos nacionales, saludar banderas o servir en el ejército.

El miembro de la IDT confirmó que los instructores del campamento a menudo amenazaban con mantener detenidos a los creyentes hasta que los mismos firmaran las “cuatro declaraciones” —promesas escritas de arrepentimiento, ruptura de lazos, garantía y crítica— mediante las cuales renunciaban a su fe.

Antes de ser liberados, a todos los creyentes se les exigía firmar un acuerdo de confidencialidad y se los amenazaba con responsabilizarlos penalmente si revelaban cualquier tipo de información sobre el campamento.

China considera a los grupos espirituales que no están bajo su control directo como “un peligro para la seguridad del Estado” que necesitan ser “transformados por medio de la educación” simplemente por conservar sus creencias.

Tal y como señaló Nicholas Bequelin, director de Amnistía Internacional para Asia Oriental, “Los centros de detención masiva son lugares de lavado de cerebro, tortura y castigo. El hecho de que por enviar un mensaje a tus familiares en el extranjero puedas acabar detenido pone de manifiesto lo absurdas, injustificadas y totalmente arbitrarias que son las acciones de las autoridades chinas”.

Este artículo fue publicado originalmente en Bitter Winter, una publicación sobre libertad religiosa y derechos humanos en China.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


¿Sabías?

Después de 20 años, muchos aún no saben que millones de personas inocentes son perseguidas por un régimen malvado

TE RECOMENDAMOS