Mike Johnson presenta más proyectos de ley de gastos en busca de una “posición de fuerza” ante el Senado

La iniciativa forma parte de una estrategia para obligar al Senado a negociar el gasto en condiciones favorables a pesar de la aprobación bipartidista de la Ley de Responsabilidad Fiscal en junio

Por Lawrence Wilson
31 de Octubre de 2023 8:04 PM Actualizado: 31 de Octubre de 2023 8:04 PM

Los republicanos de la Cámara de Representantes pretenden aprobar tres proyectos de ley esta semana, y el presidente Joe Biden ya ha amenazado con vetar dos de ellos.

Esto puede no preocupar al presidente de la Cámara, Mike Johnson ( R-La.), que ha dicho que quiere aprobar proyectos de ley de gasto conservadores para aumentar su ventaja negociadora con el Senado y la Casa Blanca, controlados por los demócratas.

Los tres proyectos de ley llegan en medio de una batalla entre demócratas y republicanos -e incluso entre republicanos- sobre cuánto recortar el gasto federal en 2024.

He aquí un vistazo a la estrategia del presidente, el meollo del debate, y un resumen de los proyectos de ley en sí.

Negociar desde una posición de fuerza

Los demócratas controlan el Senado y la Casa Blanca, y los republicanos tienen una mayoría muy pequeña en la Cámara de Representantes. Para igualar las probabilidades, Johnson quiere que la Cámara apruebe los 12 proyectos de ley de gastos antes de que el Senado termine su trabajo, para poder negociar “desde una posición de fuerza”.

El presidente esbozó esa estrategia a los miembros del GOP en una carta del 23 de octubre, justo antes de ser elegido para el cargo.

La Cámara de Representantes ha aprobado hasta ahora cinco de los 12 proyectos de ley de gasto, que representan más del 70 por ciento del gasto no discrecional. El Senado no ha aprobado ninguno.

Johnson espera obligar al Senado a aceptar al menos una parte del plan de gastos de la Cámara de Representantes.

La amenaza de un veto presidencial es irrelevante en este momento porque Johnson parece considerar estos proyectos de ley como su oferta inicial en las negociaciones.

Pero es poco probable que los demócratas acepten las exigencias de la Cámara sin luchar porque creen que ya han llegado a un acuerdo sobre los niveles de gasto para 2024.

El verdadero problema

La Cámara de Representantes aprobó un paquete de gasto conservador en abril, en un esfuerzo por conseguir que el presidente Biden negociara sobre el techo de deuda. Ese proyecto de ley fue el de Ley de Limitación, Ahorro y Crecimiento., y fijó los niveles de gasto en el nivel de 2022 y limitó el crecimiento del gasto al 1 por ciento anual.

El presidente Joe Biden estrecha la mano del presidente de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy (R-Calif.) antes de su discurso sobre el Estado de la Unión en el Capitolio de EE.UU. el 7 de febrero de 2023. (Jacquelyn Martin/Pool/Getty Images)

Como táctica de negociación, funcionó. El presidente Biden y el entonces presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Kevin McCarthy, llegaron a un acuerdo para elevar temporalmente el límite de la deuda estadounidense a cambio de recortes del gasto.

Sin embargo, la Administración no aceptó los recortes previstos en la Ley de Limitación, Ahorro y Crecimiento. En su lugar, ambas partes acordaron ligeras reducciones del gasto discrecional no relacionado con la defensa, con modestos aumentos del gasto en defensa en 2024. También limitaron el crecimiento del gasto al 1 por ciento en 2025.Con eso, los demócratas consideraron que las negociaciones sobre el importe total del gasto de 2024 eran un hecho.

“Esta negociación dio lugar a la Ley de Responsabilidad Fiscal (FRA) de 2023, que fue aprobada con un abrumador apoyo bipartidista y fijó los niveles de gasto para [los años fiscales] 2024 y 2025”, dijo la Casa Blanca en un comunicado el 30 de octubre, calificando de pérdida de tiempo la continuación de las negociaciones.

Los republicanos, especialmente los halcones fiscales, ven la FRA como un límite superior del gasto, no un límite inferior. Muchos de ellos siguen queriendo promulgar los niveles de gasto más bajos de la Ley de Limitación, Ahorro y Crecimiento. Los demócratas, por su parte, afirman que un acuerdo es un acuerdo.

Pero las cantidades en dólares son solo una parte del problema. Los demócratas también se quejan de que los recortes afectan a partes clave de la agenda del Presidente Biden: energía verde; programas de diversidad, equidad e inclusión; y apoyo a las familias con rentas bajas.

He aquí un resumen de los tres proyectos de ley que se presentarán esta semana.

Transporte

El proyecto de ley de Transporte también incluye Vivienda y Desarrollo Urbano y otras agencias relacionadas. Esta legislación de USD 90,240 está 8630 millones (9 por ciento) por debajo de lo que había pedido el presidente Biden.

El coste real para los contribuyentes es de soloUSD 65,210 millones, según la hoja informativa del Comité de Asignaciones, porque más de USD 25,000 millones del total se pagarán recortando el gasto propuesto en nuevos agentes del IRS durante los próximos 10 años.

El proyecto de ley recorta USD 8,350 millones  de los programas de subvenciones al transporte y reduce el gasto en todos los ámbitos, desde la contratación de controladores aéreos hasta la eliminación de la pintura con plomo de las viviendas.

Los demócratas no están contentos con este proyecto de ley porque dicen que hará la vida menos segura y asequible para los trabajadores estadounidenses.

“Este proyecto de ley paralizaría nuestra economía y eliminaría miles de puestos de trabajo”, declaró en julio la diputada Rosa DeLauro ( D-Conn.), miembro de mayor rango de la Comisión de Asignaciones. “No hace nada para abordar la histórica falta de viviendas asequibles, y hace que nuestras poblaciones vulnerables sean menos seguras”.

Tráfico en una autopista de Los Ángeles durante la hora punta vespertina en Alhambra, California, el 12 de abril de 2023. (Frederic J. Brown/AFP vía Getty Images)

La Oficina de Gestión y Presupuesto emitió un comunicado diciendo que el proyecto de ley destriparía las mejoras de infraestructura previstas y desharía los planes de la administración para reducir los gases de efecto invernadero.

Si hay un inconveniente aquí para los republicanos, es que el gasto contenido en este proyecto de ley es en realidad USD 2900 millones de dólares mayor que en 2023. Esto se debe a que se necesitaban nuevos fondos para compensar unos ingresos inferiores a los previstos procedentes de la vivienda pública y el efecto de la inflación en las personas que reciben ayudas para la vivienda.

Cabe señalar que la semana pasada, el representante Ken Buck ( R-Colo.) votó en contra del proyecto de ley de gastos de Energía y Agua porque no recortaba lo suficiente el gasto. Su portavoz dijo a The Epoch Times: “El congresista Buck votó no porque quería que el … proyecto de ley se mantuviera en los niveles de gasto de 2019”.

El proyecto de ley de Energía y Agua se aprobó de todos modos, pero Johnson no puede permitirse demasiados votos en contra de los republicanos esta semana.

Interior

El proyecto de ley de gasto del Departamento del Interior también cubre el medio ambiente y las agencias relacionadas. Esta ley de USD34,800 millones es un 10 por ciento inferior a la del año pasado.

El proyecto de ley también retira USD 9400 millones de la financiación proporcionada a la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) y entidades relacionadas que fueron asignados por la Ley de Reducción de la Inflación (IRA).

Esto hace que el precio real para los contribuyentes sea de unos USD 25,400 millones, una cantidad inferior a la de 2018.

Aparte del programa de Pagos en Lugar de Impuestos y la financiación de Tribus y Gestión de Tierras Silvestres, el proyecto de ley recorta la financiación de casi todos los demás programas. La financiación de la EPA se reduce en casi USD 4 mil millones, o 39 por ciento de la financiación total.

El memorándum de la administración enumeraba una serie de objeciones a este proyecto de ley. Lo esencial es que pondría en peligro la salud de los estadounidenses al no proteger el medio ambiente.

“Estos recortes perjudiciales reducirían drásticamente la capacidad de la agencia para proteger el aire que respiramos, el agua que bebemos, las tierras públicas que apreciamos y los recursos naturales con los que contamos, poniendo en peligro la salud de millones de estadounidenses”, dice el comunicado.

“Los recortes de este proyecto de ley son tan graves que incluso organismos que suelen contar con apoyo bipartidista son objeto de reducciones perjudiciales”, declaró la diputada Chellie Pingree ( D-Maine) cuando se examinó el proyecto de ley en el comité en julio.

Puso como ejemplo el Servicio de Parques Nacionales, que sufrirá un recorte del 13 por ciento. “¿Realmente queremos parques con basura a rebosar y baños sucios? ¿Senderos inseguros por falta de personal para mantenerlos?”, preguntó.

Poder legislativo

El proyecto de ley de gastos del Poder Legislativo incluye el Congreso, la policía del Capitolio, la Biblioteca del Congreso, la Oficina Presupuestaria del Congreso y otras agencias que apoyan el trabajo del Congreso.

Esta legislación de USD 6740 millones supone una reducción del 2 por ciento respecto al total del año pasado. La financiación de la policía del Capitolio aumenta 46 millones, hasta 781 millones. La mayoría de las agencias y programas se mantienen más o menos igual.

El logotipo de la Agencia de Protección Ambiental se ve en Washington el 16 de marzo de 2017. (Getty Images)

Este es el menos controvertido de los tres proyectos de ley. Sin embargo, los demócratas se opusieron a algunos de los recortes propuestos.

El representante Adriano Espaillat ( D-N.Y.) dijo que el proyecto de ley “mantiene las luces encendidas” para el Congreso y sus agencias de apoyo, pero lamentó que no hiciera más para que el campus del Capitolio sea seguro e inclusivo.

“Este proyecto de ley, al igual que los otros 12 proyectos de ley de asignaciones, contiene disposiciones que eliminan los programas de diversidad, equidad e inclusión, y permiten la discriminación hacia la comunidad LGBTQI plus”, dijo Espaillat. “Los republicanos están obsesionados con recortar fondos federales y eliminar programas que ayudan a crecer y diversificar nuestro país”.

Se espera que la Cámara aborde estos proyectos de ley por orden ordinario el 1 de noviembre. Eso significa que habrá mucho debate en el hemiciclo y la oportunidad de presentar enmiendas. Con todos los miembros presentes y votando, se necesitarían 217 de los 221 votos republicanos para aprobar cada uno de ellos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.