Mike Pompeo: “Necesitamos confrontar los desafíos del Partido Comunista Chino”

Por Pachi Valencia
31 de Octubre de 2019 Actualizado: 31 de Octubre de 2019

El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que el régimen comunista chino está enfocado en el dominio internacional y que, luego de más de dos décadas, ahora la administración Trump está trabajando para enfrentarse a este reto.

Durante un discurso el 30 de octubre en una cena del Instituto Hudson en Nueva York, el funcionario dijo que Estados Unidos siempre ha apreciado su amistad con el pueblo chino, pero el Partido Comunista chino no representan a los ciudadanos chinos.

“El Partido Comunista Chino es un partido marxista-leninista centrado en la lucha y la dominación internacional; solo hace falta escuchar las palabras de sus líderes”, dijo.

Explicó que por mucho tiempo, los métodos utilizados por el régimen chino “crearon desafíos para Estados Unidos y para el mundo”, y que EE.UU. tardó en darse cuento del riesgo que eso representaba para la seguridad nacional estadounidense, ya que desde el principio “queríamos la amistad con la República Popular”, dijo Pompeo anoche.

“Pero, francamente, en nuestros esfuerzos por lograr este objetivo, complacimos y alentamos el crecimiento de China durante décadas”, incluso cuando eso significó ir “en contra de los valores estadounidenses, la democracia y la seguridad occidentales”, agregó el secretario de Estado.

Pompeo dijo que Estados Unidos no buscaba confrontación con China y esperaban que se desarrolle un sistema transparente y competitivo impulsado por el mercado que fuera mutuamente beneficioso.

“Hoy, finalmente nos estamos dando cuenta del grado en que el Partido Comunista es verdaderamente hostil a Estados Unidos y nuestros valores … y podemos hacerlo gracias al liderazgo del presidente Trump”.

El presidente, Donald Trump, tenía previsto reunirse y firmar el acuerdo con su homólogo chino, Xi Jinping, durante la cumbre de líderes del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) que iba a celebrarse en Santiago de Chile el 16 y 17 de noviembre, pero la Casa Blanca aseguró el 30 de octubre que espera completar el acuerdo parcial con China para dar tregua a la guerra comercial a mediados de noviembre.

Trump aseguró este lunes que la primera fase del pacto comercial con China podría firmarse “antes de lo previsto”, aunque Washington y Beijing todavía están negociando los términos de ese arreglo. Trump describió el pacto como la “primera fase” en un proceso que puede desarrollarse en hasta tres etapas, y dejó de lado sus planes de subir los aranceles a las importaciones del gigante asiático.

Por su parte, China se comprometió a aumentar sus compras de productos agrícolas estadounidenses hasta llegar a entre 40.000 y 50.000 millones de dólares, una cifra que, según Trump, es entre “2,5 y 3 veces superior” a lo que Beijing “había comprado hasta ahora en su punto más álgido”, cuando rozó los 17.000 millones de dólares.

Los DD.HH. son “una parte muy importante” en las conversaciones entre EE.UU. y China

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo que las violaciones de los derechos humanos de China, así como las protestas en favor de la democracia en Hong Kong, son partes clave de las negociaciones comerciales en curso con Beijing.

“Los derechos humanos son una parte muy importante de esto”, dijo Kudlow a Maria Bartiromo, de Fox Business, el 21 de octubre. “Eso incluye el movimiento por la libertad y la democracia en Hong Kong. El presidente Trump lo ha dejado muy en claro”.

China enfrenta una creciente condena de la administración en los últimos meses por su detención de más de un millón de musulmanes uigures en los llamados campos de reeducación en la región noroeste de China de Xinjiang.

“Quiero dejar en claro que la campaña represiva de China en Xinjiang no se trata de terrorismo. Se trata del intento de China de borrar a sus propios ciudadanos”, dijo el secretario de Estado Mike Pompeo a los periodistas durante la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre.

La administración Trump puso en la lista negra a 28 organizaciones chinas el 7 de octubre por su participación en violaciones de derechos humanos en China.

La lista incluye a ocho compañías líderes de inteligencia artificial y videovigilancia que “han sido implicadas en violaciones y abusos de los derechos humanos en la campaña de China dirigida a los uigures y otras minorías étnicas predominantemente musulmanas”, según el Departamento de Comercio de Estados Unidos.

“El presidente Trump ha cambiado la narrativa sobre China”, dijo Kudlow. “No creo que nadie pueda acusarlo de ser blando con China”.

Según Kudlow, todavía queda mucho trabajo por hacer entre ahora y la firma del acuerdo a mediados de noviembre, pero ambas partes están “muy cerca de abrir servicios financieros y el acuerdo de estabilidad monetaria, que es esencialmente un acuerdo con el FMI”.

Emel Kan, periodista de La Gran Época, contribuyó a este informe.

Descubre

El régimen comunista en China los mata como animales ¿Qué podemos hacer?

TE RECOMENDAMOS