Miles de africanos y haitianos recorren Latinoamérica para entrar a EE.UU.

Por Charlotte Cuthbertson
04 de Julio de 2019 Actualizado: 04 de Julio de 2019

TAPACHULA, México–Mientras los gallos interrumpen el aire tranquilo de la mañana en Tecún Umán, Guatemala, un grupo de 18 africanos con equipaje cruzan la orilla del río Suchiate.

Al otro lado está México, un paso más cerca a su destino final: Los Estados Unidos.

El grupo se divide en dos y se conglomeran en balsas construidas por dos tubos grandes internos y tablones de madera amarrados a la parte superior.

El caudal del río es alto y rápido debido a la lluvia, y las vigas del tubo tienen que trabajar duro contra la corriente.

Pero el grupo solo tienen que cruzar 152 metros para llegar fácilmente a México. El puente internacional está río abajo, pero cruzar ilegalmente es más directo y elude a las autoridades que podrían rechazarlos. De todos modos, la mayoría de los africanos y haitianos se dirigen al centro de inmigración en Tapachula, México.

Le pagan al balsero los USD 1,35 requeridos y descargan unas cuantas mochilas y cubetas llenas de ropa, alimentos y artículos para bebés. El grupo es una mezcla de angoleños y congoleños: ocho hombres, cuatro mujeres y seis niños.

Un grupo de africanos de Angola y el Congo cruzan ilegalmente el río Suchiate en una balsa desde Tecún Umán, Guatemala, a la ciudad de Hidalgo, México, el 27 de junio de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

No permanecen, a pesar de que es un glorioso amanecer sobre los distantes volcanes guatemaltecos. El grupo es dirigido hacia unas camionetas en la ciudad de Hidalgo, México, que los llevarán a 4o kilómetros hasta el centro de inmigración Tapachula. Allí, probablemente pasarán un mes o más tratando de obtener una tarjeta de tránsito, emitida por el Instituto Nacional de Migración de México. Eso permite el paso legal por el país. En esta etapa, nadie quiere ser atrapado sin documentos legales y correr el riesgo de ser deportados.

Durante la caminata rápida hasta la parada de taxis, encontré a alguien que hablaba un poco de inglés. Él dice que es de Angola y ha viajado durante dos meses. Tomó un bote durante 10 días desde Angola a Colombia, luego caminó otros 10 días en la jungla colombiana.

Desde allí, tomó la popular ruta que recorre Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala y México.

Dijo que se fue de Angola porque su familia quiere matarlo.

Una mujer del grupo, también de Angola, traía a una niña de 2 años con ella. Ella dijo que volaron a Panamá antes de dirigirse hacia el norte en el mismo camino.

La mañana siguiente, 28 de junio, fue lo mismo, solo que esta vez, fue un grupo de 10 haitianos: ocho hombres, una mujer y un niño. Un hombre dijo que viajó por Chile, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala. Otros llegaron a través de Brasil.

“No puedo pensar en el cansancio; ni siquiera sé dónde estoy “, dijo el hombre mientras avanzaba.

Un grupo de africanos de Angola y Congo encuentran una camioneta de taxi después de cruzar ilegalmente el río Suchiate en balsas de metro desde Tecún Umán, Guatemala, hacia la ciudad de Hidalgo, México, el 27 de junio de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Cruzando a Texas

En aproximadamente un mes, una vez que tengan una tarjeta de tránsito y continúen dirigiéndose hacia el norte, es probable que estos migrantes terminen siendo detenidos por agentes de la Patrulla Fronteriza en el sector de Del Rio en Texas, un lugar que se volvió el favorito para el cruce de africanos y haitianos.

Según el Jefa de Sector, Raúl Ortiz, la Patrulla Fronteriza de Del Rio detuvo a unos 1000 africanos en los últimos dos o tres meses. Dice que provienen de 11 naciones africanas, pero la mayoría son del Congo y Angola.

Esta cifra es un aumento astronómico, considerando que solo 8 angoleños y 11 congoleños cruzaron toda la frontera sur a lo largo de estos 12 años desde 2007 hasta 2018, según los datos de detención de las Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés).

“Realmente ha sido una anomalía para nosotros”, dijo Ortiz. Mencionó que están cruzando tanto en Del Rio como en Eagle Pass, Texas. Sus instalaciones pueden albergar hasta 900 personas y los números tienden a fluctuar entre 900 y 1000 en cualquier día. “Ahora estamos creando capacidad temporal adicional en nuestra estación de Eagle Pass para agregar espacio a un par de cientos más”, dijo Ortiz.

El 30 de mayo, los agentes de la Patrulla Fronteriza en Del Río detuvieron a un grupo de 116 africanos, incluidos ciudadanos de Angola, Camerún y el Congo.

El 1 de junio, los agentes arrestaron a un grupo de 37 personas provenientes de la República del Congo y la República Democrática del Congo.

Los cruceros ilegales de la frontera se atascan a la mitad del Río Grande desde México hasta Eagle Pass, Texas, el 16 de febrero de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Y no son solo los africanos. Los haitianos también están llegando a través de la frontera sur en masa.

Tradicionalmente, los haitianos primero llegan a Puerto Rico, en lugar de tomar la ruta por tierra. En los últimos 12 años, más de 3000 haitianos han sido detenidos por la Patrulla Fronteriza después de ingresar a Puerto Rico.

El segundo punto de cruce más ocupado para los haitianos ha sido la frontera norte de los Estados Unidos (604 arrestos en 12 años) y la frontera sur es la tercera, con 473 arrestos.

Pero, desde el 11 de junio, los agentes de la Patrulla Fronteriza en Del Rio han detenido a más de 1000 haitianos. Antes de eso, solo 17 habían sido detenidos desde el 1 de octubre de 2018.

“En las últimas cuatro o cinco horas, hemos tenido más de 100 haitianos que acaban de cruzar a Del Rio”, dijo Ortiz el 2 de julio. “Cruzaron río abajo desde el puerto de entrada”.

Del Rio y Eagle Pass se encuentran a 89 kilómetros de distancia. Ambos tienen poblaciones pequeñas; Del Rio con 36.000 y Eagle Pass con 29.000, según las cifras del censo de 2017.

“Creo que hay algunas ONGs, mensajes a través de redes sociales, que suceden al sur de aquí y que están dirigiendo parte de este tráfico hacia nosotros”, dijo Ortiz.

Dijo que algunos de los grupos inicialmente intentaron cruzar la frontera más al sur cerca de Laredo, pero probablemente fueron empujados por los cárteles.

“Y luego, por supuesto, una vez que la gente ingresa aquí, no les toma mucho tiempo levantar el teléfono y llamar a las personas que conocen, que se encuentran en Brasil, Ecuador y algunos de esos otros países, para decir , ‘Oye, acabamos de atravesar el sector de Del Rio; fue un proceso relativamente fácil”, dijo Ortiz.

Los migrantes, en su mayoría de Haití y África, esperan una cita para obtener documentos legales de viaje en el centro de detención del Instituto Nacional de Migración en Tapachula, México, el 24 de junio de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Conduciendo la crisis

Dijo que los vacíos legales de los Estados Unidos son lo que impulsa la afluencia de migrantes. Una reinterpretación del “Acuerdo Flores” (Flores Settlement Agreement), hecha por un juez de California en 2015, ha precipitado el aumento masivo de unidades familiares que cruzan la frontera, principalmente provenientes de Centroamérica. El acuerdo Flores establece ahora que cualquier niño, incluidos los que tienen padres, no puede permanecer detenido por más de 20 días. Anteriormente, esa ley solo se aplicaba a los menores no acompañados.

Tanto en el año fiscal 2016 como en el 2017, el número total de unidades familiares detenidas por la Patrulla Fronteriza fue de aproximadamente 77.000. Las cifras de las unidades familiares cuentan el número total de personas que llegaron como unidad familiar (al menos un padre o madre y un hijo).

Sin embargo, en el año fiscal 2018, los números saltaron a 107.000. Y en los primeros ocho meses del año fiscal 2019, el número de unidades familiares se disparó a más de 332.000, según la CBP. La mayoría son de Centroamérica.

“No tenemos la capacidad para retenerlos. Así que una vez que los encontramos, los procesamos y les damos un Aviso de Comparecencia, y se van”, dijo Ortiz. “Así que creo que eso realmente es un factor de impulso o de tracción que está afectando su decisión de cruzar ahora”.

Un Aviso de Comparecencia es un documento que indica el proceso inicial de deportación y generalmente incluye una fecha para presentarse ante el tribunal de inmigración.

Mark Morgan, el entonces director interino de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), dijo el 19 de junio que casi el 90 por ciento de las personas que cruzan la frontera ilegales no aparecen en su audiencia inicial en la corte.

Y debido a la escasez de capacidad de detención, ICE ha liberado a más de 200.000 migrantes dentro de los EE.UU. desde el 1 de diciembre, dijo Morgan.

Ortiz dijo que parte de la retórica de los políticos estadounidenses está fomentando la inmigración ilegal. En un debate reciente, todos los candidatos demócratas a la presidencia en 2020 prometieron atención médica gratuita a los extranjeros ilegales en los Estados Unidos. Muchos estados santuarios proporcionan licencias de conducir para inmigrantes ilegales y ayudan a protegerlos de las autoridades federales de inmigración.

“Hemos visto muy poco alivio cuando se trata de TVPRA y algunas de las otras decisiones que nos han atormentado en los últimos años”, dijo Ortiz.

La TVPRA (Ley de Reautorización de la Protección de las Víctimas de la Trata de Personas) actualmente solo permite el regreso de un menor, si no es víctima de la trata, a su país de origen si ese país es Canadá o México (un país contiguo). Los menores de cualquier otro país (no contiguo) no pueden ser devueltos.

“Creo que todas estas cosas están impulsando a los centroamericanos y, ahora, de otros países”, dijo Ortiz. Dijo que en Del Rio, los agentes han capturado extranjeros ilegales de 45 países diferentes en lo que va del año fiscal.

“Eso es una anomalía”, dijo.

Preocupaciones

Ortiz dijo que la mayoría de los inmigrantes ilegales con los que se topa la Patrulla Fronteriza tienen algún tipo de papeleo cuando llegan a los Estados Unidos. La Patrulla Fronteriza realiza verificaciones de antecedentes en todas las bases de datos a las que tiene acceso, incluido el centro nacional de focalización y la Interpol.

“Esas personas son los que normalmente se entregan a los agentes de la Patrulla Fronteriza cuando cruzan el río. No estamos hablando específicamente sobre las personas que intentan evadir la aprehensión o potencialmente pasar sin que los veamos”, dijo.

“Recientemente hemos observado un leve aumento de ciudadanos indios. No es grande, no es nada comparado con los haitianos o los ciudadanos africanos. Pero te diré que todos esos estados me preocupan”.

Representación de una ruta común utilizada por los africanos para llegar de América Latina a los Estados Unidos después de volar a Ecuador, Brasil o Colombia. (Marie He/La Gran Época)

35.000 en el Tapón del Darién

La ruta hacia el norte desde América Latina lleva a los migrantes desde la jungla colombiana hasta Panamá a través del Tapón del Darién, donde son recogidos por la policía y llevados a los campamentos antes de ser trasladados.

El escritor y periodista independiente con sede en Panamá, Chuck Holton, dijo que fuentes gubernamentales de ambos lados de la brecha estiman que 35.000 migrantes cruzando el Tapón del Darién, según un informe de Todd Bensman, becario del Centro de Estudios de Inmigración. Holton dijo que cada migrante que entrevistó le dijo que habían viajado a Ecuador sin visa.

“La mayoría parecen ser cameruneses, congoleños y ghaneses, el mayor número de migrantes que ha visto, y que ahora parecen superar en número a los haitianos y cubanos”, escribió Bensman.

La enfermera practicante Diane Edrington acaba de regresar a su hogar en Mississippi desde Panamá. Ella es directora del área médica de las Misiones de Panamá, un grupo de iglesia que brinda atención médica y humanitaria a los aldeanos locales, así como a los migrantes que pasan.

Edrington ha viajado a Panamá por 20 años y con frecuencia pasa parte de su tiempo curando a migrantes en un campamento en Yazidra, que es donde la policía lleva a los migrantes que ingresan a Panamá después de caminar por la jungla colombiana de camino a Estados Unidos.

“Estuve allí en diciembre y tal vez había un poco más de 300 personas allí”, dijo. “Esta vez [en junio], hubo 1.300. Fue simplemente abrumador”.

Costa Rica solo permite que ingresen varios cientos de migrantes cada día, lo que significa que los números en Panamá está acumulándose rápidamente. Edrington dijo que la afluencia de africanos está más allá de lo que ella ha visto antes.

“Han estado viniendo por años, pero eran solo 20 a la vez”, dijo. “Ahora ves cientos y entiendo que miles se están abriendo camino a través de Colombia, por lo que me dijeron. Es un problema real”.

Ella dijo que la mayoría de los africanos con los que habló volaron a Ecuador o Brasil, y algunos volaron a Colombia.

“Y esa es otra pregunta: el dinero. ¿Cómo sucede todo esto? Y especialmente si estás huyendo de un país, ¿de dónde tienes tanto dinero?”, dijo.

Edrington dijo que, aparte de los africanos, vio inmigrantes de la India, Bangladesh, Nepal y “por supuesto, Haití y muchos cubanos”. En diciembre, vio a muchos iraníes.

“Vienen muchos porque quieren llegar antes … tenemos una pared o no podemos cruzar”, dijo. “Por supuesto, tengo que verlo desde un punto de vista humanitario, pero por otro lado, amo a mi país y haré cualquier cosa para protegerlo. No puedes dejar que los enjambres de personas se crucen porque quieren una vida mejor. Podríamos abrir el mundo “.

Centro de Detención de Tapachula

De vuelta en Tapachula, México, el Instituto Nacional de Inmigración está deteniendo a unas 5000 personas, en su mayoría africanos y haitianos que acaban de cruzar desde Guatemala. Otros 500 están en una instalación cercana, y un nuevo campamento acaba de abrir en un parque de la ciudad para acoger a 500 personas más.

Otros grupos de migrantes están dispersos por la ciudad en lugares de alquiler baratos. Pero se reúnen en el centro de detención cada mañana con la esperanza de conseguir una cita para una tarjeta de tránsito, dándoles el paso legal a través de México.

Cherelise Pluviose, de Haití, está tratando de obtener sus documentos para el tránsito legal a través de México en el centro de detención del Instituto Nacional de Migración en Tapachula, México, el 24 de junio de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Cherelise Pluviose, de 43 años, es originaria de Haití, pero vivió en Venezuela durante los últimos años. Dijo que llegó a Tapachula el 1 de junio después de un viaje de tres meses y tiene una cita para una tarjeta de tránsito el 3 de julio. Viajó con sus tres hijos, de 21, 11 y 8 años, y un grupo de cubanos.

El viaje fue difícil, dijo. “Me robaron en Panamá, casi me ahogo en el río, lo perdí todo”.

Sin embargo, Pluviose dijo que se siente afortunada porque su esposo ha estado viviendo y trabajando en Tijuana durante los últimos tres años, lo que significa que él puede ayudarla a alquilar una pequeña casa cercana mientras espera.

Ella estima que ha gastado entre USD 3000 y USD 4000 para llegar hasta aquí.

El haitiano Emilet Berquim, quien salió de Venezuela después de 20 años, tratando de obtener sus documentos para el tránsito legal a través de México en el centro de detención del Instituto Nacional de Migración en Tapachula, México, el 24 de junio de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Emilet Berquim, de 47 años y también de Haití, vivió en Venezuela durante 20 años antes de decidir probar suerte en los Estados Unidos. Trajo a su esposa y dos hijos, de 9 y 6 años, y también está alquilando un lugar cerca del centro de detención.

Berquim dijo que su familia viajó a Colombia desde Venezuela en autobús; a Panamá en barco; caminó 10 días para llegar a la ciudad de Panamá; encontró refugio por 12 días; viajó a Costa Rica en autobús; luego a Nicaragua en bus; luego México en bus, vía Honduras y Guatemala.

Berquim ha estado en Tapachula durante nueve días y todavía no ha conseguido una cita. Él planea mudarse a Tijuana y luego cruzar hacia los Estados Unidos.

Atil RoseGuerlime, originaria de Haití, y su hijo de 2 años en el centro de detención del Instituto Nacional de Migración en Tapachula, México, el 24 de junio de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Atil RoseGuerlime y su familia han estado viviendo en un centro para migrantes con otras 500 personas en los últimos 26 días. “Tienen comida para los niños, pero no para los adultos”, dijo.

Se fue de Haití hace tres años y se mudó a Chile con su esposo y su hijastra. Allí, tuvo a su hijo que tiene 2 años, y los cuatro están en camino hacia el norte.

El haitiano Josue Thelusma, de 35 años, se mudó a Chile hace tres años, pero hace dos meses decidió emigrar después de haberse quedado sin trabajo. Trajo a su esposa y tres hijos: un niño de 11 años y gemelos de 18 meses.

Thelusma dijo que irá a West Palm Beach en Florida, donde ya viven su hermano y su padre. Él cree que ha gastado alrededor de USD 3000 para llegar hasta aquí y se está quedando en una casa cercana con otra familia y paga USD 18 por noche. Dijo que tenía algo de dinero ahorrado y que no ha recibido ayuda financiera de su familia u otras fuentes.

“No me siento bien porque todavía no tengo una cita. Solo tengo que esperar mis papeles”, dijo Thelusma sobre la espera en Tapachula. “Estoy un poco preocupado por entrar a los Estados Unidos porque no sé cómo será la frontera”.

México dijo que ha desplegado 15.000 tropas de la Guardia Nacional en su frontera norte. Un poco antes del 3 de julio, La Gran Época se enteró de que la Guardia Nacional de México se encuentra ahora en su frontera sur y no permite el paso a nadie sin autorización legal.

Problemas de salud

Ortiz dijo que, a medida que ingresan inmigrantes ilegales, todos se someten a un examen médico, pero su capacidad es limitada.

“Se necesita una gran cantidad de nuestra capacidad para poder abordar todos estos problemas médicos”, dijo.

Si alguien muestra signos de que necesita más atención médica de urgencia, Ortiz dijo que los técnicos están disponibles o que la persona es transportada a las instalaciones médicas locales.

Su sector está programado para recibir más asistencia médica en las próximas semanas.

Edrington dijo que los principales problemas médicos que encuentra en los campamentos de Panamá están relacionados con la jungla cuando los migrantes cruzan el Tapón del Darién desde Colombia.

“La mayoría de estos migrantes que cruzan El Tapón del Darién son robados, golpeados y, en algunos casos, violados por pandillas y todas sus pertenencias son tomadas. Muchos se quedan sin zapatos y caminan descalzos en un ambiente hostil”, dijo Edrington.

“Una gran cantidad de erupciones de tipo infeccioso, infecciones respiratorias superiores, muchas ulceraciones por picaduras de insectos… una gran cantidad de anquilostomiasis. La lepra es un problema muy grande en un entorno tropical y, muchas veces, se diagnostica erróneamente porque comienza como una erupción”, dijo. “Niños con muchos problemas respiratorios superiores, amigdalitis, fiebre, diarrea, vómitos; porque estás tratando con agua contaminada o sin agua. Vi a varios niños que estaban muy desnutridos”.

“En algunos casos solo tratas los  síntomas, no puedes diagnosticar sin tener una muestra de laboratorio, una biopsia o un análisis de sangre. Simplemente tratas los síntomas y, con suerte, lo haces bien y los ayudas”, dijo.

Diana Edrington trata el pie de un hombre africano en un campamento de inmigrantes de Panamá después de que viajó a través de la jungla colombiana, en junio de 2019. (Cortesía de Diane Edrington)

Edrington dijo que más de 35 de las mujeres en el campamento estaban embarazadas, algunas de ellas por haber sido violadas en el camino, “lo cual es una situación muy triste. Y algunos, durante el viaje, perdieron a su bebé”.

Sobre el riesgo del ébola, Edrington dijo que con un período de dos semanas antes de que aparezcan los síntomas, es probable que los migrantes que ayuda en Panamá probablemente ya tengan síntomas.

“Pero, por supuesto, eso es un verdadero problema que provoca reflexión y es algo en lo que piensas cuando estás en esas áreas”, dijo. “No he visto nada que sea sintomático de [Ébola], pero no estoy diciendo que no haya sucedido o que sucederá, porque hay personas que vienen de áreas donde hay Ébola y tú no sabes que ellos lo portan”.

Edrington dijo que no cree que los estadounidenses entiendan cuán crítica es la situación o cuán crítica podría llegar a ser.

“La mayoría de los ciudadanos en los Estados Unidos, ¿están conscientes de lo que está pasando? No sé cómo despertar a la gente, porque a menos que hayan estado allí y lo hayan visto, no se dan cuenta de que esto no va a parar”, dijo. “Fueron cientos en diciembre y ahora hay miles. Esto es un problema. Y solo puedo ver que está empeorando”.

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

TE RECOMENDAMOS