Miles de haitianos salen de Colombia rumbo a Estados Unidos

Sin inmutarse por la peligrosa travesía del Tapón del Darién, haitianos continúan su viaje hacia la frontera de EE.UU.
Por Autumn Spredemann
20 de Octubre de 2021 12:47 PM Actualizado: 20 de Octubre de 2021 12:47 PM

NECOCLI, Colombia—En la ciudad costera colombiana de Necoclí, miles de migrantes haitianos viven en una ciudad improvisada de tiendas de campaña mientras esperan cruzar el Golfo de Urabá hacia Panamá a través del Tapón del Darién. Aunque Necoclí siempre ha sido un punto de parada en la ruta de la caravana hacia Estados Unidos, el número de migrantes ha aumentado drásticamente desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo en enero.

Las estimaciones locales sugieren que hasta 20,000 migrantes habitan el campamento.

El paso más allá de Panamá es un pequeño paso en un largo viaje que, para la mayoría, comienza en Brasil o Chile, con el objetivo final de cruzar la frontera con Estados Unidos.

Ysmay Cherimont, un migrante haitiano de 27 años que lleva un mes viviendo en el campamento, habló con The Epoch Times sobre sus planes: “Viví en Valparaíso [Chile] cuatro años antes de venir a Colombia. No es bueno vivir allí. Es demasiado duro y demasiado caro. Quiero vivir en Estados Unidos”.

Policías colombianos caminan por la calle en Necoclí, Colombia, el 12 de octubre de 2021. (Alejandro Gómez para The Epoch Times)

Explicó que él, como muchos otros, emigró inicialmente a Chile debido a las políticas de inmigración fáciles que existían allí antes de 2018. Se produjo un éxodo masivo de haitianos de su país después de que un terremoto de 7 grados en 2010 devastara la infraestructura de la nación y se complicara aún más con el huracán Matthew en 2016.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, inició en 2018 unas reformas migratorias más estrictas que dificultaron la entrada de migrantes en el país. Según Cherimont, pueden pasar meses hasta que se les conceda incluso un visado temporal para trabajar en Chile, debido al volumen de inmigrantes que solicitan vivir y trabajar allí.

Cuando se le preguntó cómo consiguió los medios para viajar a Estados Unidos, Cherimont dijo: “Mi familia envía algo de dinero y yo trabajo”, mientras señalaba una pequeña mesa dispuesta con artículos a la venta, entre los que se encontraban insecticidas, ponchos para la lluvia, cinta de embalar transparente y linternas frontales. Cherimont también confiesa que, si consigue cruzar la frontera estadounidense, quiere vivir en Boston.

“Quiero estudiar en la universidad, y también me gustan los [equipos] deportivos estadounidenses de allí”.

Cherimont también afirmó tener familia viviendo en Boston y Miami.

Huevos fuera de la tienda de campaña de un migrante haitiano el 13 de octubre de 2021. (Alejandro Gómez para The Epoch Times)

Los informes de que entre 60,000 y 85,000 haitianos están en camino a Estados Unidos tienen a las ciudades fronterizas estadounidenses en alerta máxima. El mes pasado, Del Rio, Texas, se vio afectada por la afluencia de casi 15,000 haitianos que acamparon en masa bajo un puente internacional antes de que la gran mayoría (más de 12,400) fueran liberados en Estados Unidos.

Decenas de los haitianos que hablaron con The Epoch Times también habían abandonado Haití hace años y vivían en Chile o Brasil. En el lado mexicano de la frontera estadounidense, donde los inmigrantes ilegales se preparan para cruzar el Río Grande hacia Estados Unidos, se pueden encontrar todos los días pilas de tarjetas de identificación y pasaportes desechados. A muchos les han dicho que es más difícil que los deporten de Estados Unidos sin identificación.

Salir de Colombia por cualquier medio

Los migrantes que buscan cruzar el Tapón del Darién desde Necoclí y continuar por la ruta de la caravana hacia la frontera con Estados Unidos deben comprar uno de los dos tipos de boletos de barco.

La primera opción está a cargo de un servicio de ferry oficial que normalmente lleva a los turistas a Capurgana, situada en la entrada de la selva del Darién, y cuesta 45 dólares, pero los migrantes deben esperar un mínimo de 30 días para viajar debido a la disponibilidad de las embarcaciones. El segundo billete puede costar hasta 400 dólares, pero ofrece el atractivo de un viaje más rápido a través del Golfo de Urabá. Un migrante podría partir al día siguiente, pero debe estar preparado para viajar en un momento dado en plena noche—este servicio de embarcaciones está dirigido por narcotraficantes colombianos.

Jorge, de 51 años, que pidió que no se publicara su nombre completo por temor a represalias, es un inmigrante venezolano que actúa como una especie de guardián de la paz en el campamento de migrantes.

Personas caminan por la calle en Necoclí, Colombia, el 12 de octubre de 2021. (Alejandro Gómez para The Epoch Times)

“No tenemos ladrones en este campamento. No hay violaciones ni delitos. Si alguien comete un delito”, dijo a The Epoch Times, antes de hacer una pausa y levantar su machete para enfatizar, “será castigado”.

Cuando se trata de entrar ilegalmente en Panamá, Jorge es un experto y sabe cómo los narcotraficantes manejan los barcos nocturnos. Los migrantes que atraviesan la selva del Darién son un negocio secundario en auge para los traficantes, dice Jorge.

“Llegan, a veces a las 3 de la mañana o más tarde, y hay que estar preparado para salir. Todo el mundo lo sabe. De lo contrario, hay que esperar. No puede haber horario [por la policía]”.

Jorge afirma que el barco nocturno es atractivo para muchos, ya que vivir en Necocli durante un mes cuesta una media de 400 dólares o más. Sin embargo, el caro billete de barco también puede ser peligroso. Explicó que el 11 de octubre, una de las embarcaciones no oficiales que cruzan el golfo volcó por la noche, matando a tres migrantes haitianos y dejando varados a otros 20. Los supervivientes fueron rescatados por la Marina colombiana.

“Todos quieren ir a Estados Unidos”, dijo Jorge, señalando con un gesto de barrido la multitud de tiendas de campaña que ocupan la playa.

Avis Joseph, de 30 años, un migrante haitiano que lleva solo una semana viviendo en el campamento, dice que está ansioso por irse.

Suministros pertenecientes a migrantes haitianos en Necoclí, Colombia, el 12 de octubre de 2021. (Alejandro Gómez para The Epoch Times)

“Quiero ir [al otro lado del Tapón del Darién] lo antes posible”, dijo Joseph a The Epoch Times. Dijo que puede llevar hasta 15 días cruzar el paso, dependiendo del número de niños y personas con problemas de movilidad en la caravana. Joseph dijo que los “guías” que ayudan a los migrantes a cruzar ilegalmente a Panamá prefieren mantener a todos juntos.

Joseph dijo que dejó Haití hace unos años. Después de pasar cuatro meses viviendo en Chile, se trasladó a la ciudad de Manaos en Brasil, donde vivió antes de venir a Colombia. Aproximadamente un tercio de los inmigrantes que viven en Necocli llegaron de Brasil, que tiene una política de inmigración indulgente con los haitianos. Sin embargo, emigrar a Estados Unidos sigue siendo la meta para la mayoría de los migrantes, incluido Joseph.

“Quiero vivir en Orlando. Mi madre vive allí y puede ayudarme con el papeleo [de inmigración]”, dijo.

Ayudar a Necocli a lidiar con la afluencia

En agosto, la Cruz Roja Colombiana (CRC) intervino para facilitar recursos básicos para el campamento de migrantes y ayudar a la infraestructura de la ciudad, que se encontraba en dificultades, principalmente el suministro limitado de agua dulce.

“El sistema de agua dulce era frágil incluso antes de que llegaran los migrantes, en toda la región de Necoclí”, dijo a The Epoch Times Jorge Ignacio, coordinador jefe de la CRC en el departamento de Antioquia.

“Gente en una calle de Necoclí, Colombia, el 13 de octubre de 2021. (Alejandro Gómez para The Epoch Times)

Ignacio dijo que los migrantes carecen de acceso a duchas e inodoros, y que en el campamento no hay alcantarillado ni drenaje de la ciudad, lo que ha creado una importante crisis sanitaria. Los migrantes improvisan letrinas cavando fosas abiertas en la playa y cubriéndolas con lonas para tener privacidad.

Posteriormente, los trabajadores de la Cruz Roja han tratado a los migrantes, muchos de los cuales son niños pequeños, que padecen enfermedades relacionadas con el aseo y trastornos de la piel. Ignacio y su equipo ofrecen una serie de comodidades a los migrantes, como servicios sanitarios básicos, internet inalámbrico, estaciones de carga de teléfonos, clases educativas y asesoramiento psicológico.

“También pagamos por traer camiones de agua para que ellos [los migrantes] tengan acceso a agua fresca”, dijo Ignacio, señalando varias cisternas grandes y portátiles situadas a intervalos por todo el campamento.

La coordinadora de comunicaciones del equipo de Ignacio, Carmen Quintero, ha tratado a muchas de las mujeres y niños enfermos que acuden diariamente a la tienda de campaña de la organización.

“No me siento segura trabajando aquí”, dijo a The Epoch Times. “Nada de esta situación es seguro”.

Una mujer cocina fuera de las tiendas de campaña improvisadas en Necoclí, Colombia, el 12 de octubre de 2021. (Alejandro Gómez para The Epoch Times)

También confió que el equipo de la Cruz Roja se siente abrumado, describiendo una larga fila de migrantes que esperan sus servicios todos los días cuando las instalaciones abren a las 7:30 de la mañana.

Un guía con cualquier otro nombre

Sentado en el muelle de una embarcación cerca del campamento de migrantes, Jorge explicó cómo los narcotraficantes colombianos no solo ofrecen el servicio de ferry a través del golfo, sino que también actúan como guías.

“Vienen aquí [al campamento] y preguntan si alguien quiere cruzar el Darién”, dijo. Jorge dijo que a los migrantes les cuesta más de 5000 dólares hacer el viaje desde la selva del Darién hasta el lado mexicano de la frontera estadounidense.

“Los guías tienen que pagar a la gente en el camino”, respondió Jorge, cuando se le preguntó por qué era tan caro.

Un niño en un campamento de migrantes en Necoclí, Colombia, el 12 de octubre de 2021. (Alejandro Gómez para The Epoch Times)

Los contrabandistas de migrantes, o “guías” como los llama Jorge, son conocidos en muchas partes de América Latina como “coyotes.” En Necoclí, los coyotes solo anuncian sus servicios en persona, y deben ser discretos debido a la fuerte presencia naval cerca del pueblo.

De vuelta al campamento, Cherimont sigue vendiendo artículos a otros migrantes desde su mesa y dice que planea quedarse un mes más para reunir más dinero antes de cruzar el tapón. Cuando le preguntaron por qué quería emigrar a Estados Unidos, sonrió y dijo: “Es el sueño. Vivir en Estados Unidos es un sueño”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.