Miles de personas no registradas fueron autorizadas a votar por correo en Detroit: observador electoral

Por Petr Svab
09 de Noviembre de 2020
Actualizado: 09 de Noviembre de 2020

Miles de boletas enviadas por correo de personas que no estaban debidamente registradas para votar se agregaron al conteo de votos en Detroit, Michigan, alegó un observador electoral en una declaración jurada.

Robert Cushman de Michigan dijo que vio la actividad ilegal cuando se desempeñaba como observador electoral en el TCF Center de Detroit, donde se contaban los votos del condado de Wayne.

Su declaración jurada se encuentra entre varias adjuntas a una demanda presentada contra el condado de Wayne y Detroit el 8 de noviembre por el Great Lakes Justice Center, una organización sin fines de lucro de tendencia conservadora.

La demanda solicita a la corte que ordene “una auditoría independiente y no partidista” de las elecciones, evite que la ciudad y el condado destruyan pruebas o certifiquen los resultados de las elecciones o cuenten más votos hasta que se tome en cuenta la demanda, se ordenen nuevas elecciones, y otros alivio.

Según la declaración jurada, a Cushman se le dijo que las boletas militares se contarían en último lugar, pero cuando dichas boletas se terminaron, Cushman “se sorprendió al ver llegar numerosas cajas de boletas nuevas” en la noche del 4 de noviembre.

Se suponía que los operadores de varias mesas de recuento que observó debían verificar los nombres en los paquetes de boletas por correo con el registro de votación electrónico. Si no aparecía el nombre, se suponía que ellos debían buscar el nombre en las hojas suplementarias, donde, según Cushman, había votantes que se habían registrado en los días anteriores.

Sin embargo, los nombres de los nuevos paquetes de boletas no estaban ni en el registro de votación ni en las hojas, dijo. Los operadores simplemente agregaban los nombres y direcciones al registro de votación con fechas de nacimiento inventadas, como 1-1-1900.

“Cuando pregunté cuál era la posible justificación para contar las boletas de ‘personas’ desconocidas y no verificadas, los supervisores electorales me dijeron que la oficina del secretario del condado de Wayne los había ‘verificado’”, dijo Cushman.

Los operadores le dijeron que las instrucciones para ingresar fechas de nacimiento fraudulentas provenían de la Oficina del Secretario del Condado de Wayne, dijo.

La Oficina del Secretario del Condado de Wayne no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

David Fink, el abogado principal de Detroit en el caso, dijo que la demanda fue “tardía” y estaba “planteando acusaciones infundadas para intentar socavar la confianza en una elección bien dirigida”.

“Al igual que dos demandas anteriores, este caso no se basa en evidencia real de fraude electoral o mala conducta, se basa en varias teorías de conspiración, que ya han sido desacreditadas”, dijo en un comunicado enviado por correo electrónico a The Epoch Times. “Confiamos en que este caso, como los otros presentados la semana pasada, será desestimado”.

El hecho de que solo cinco de los más de 200 observadores republicanos en la sala del TCF Center se unieran a la demanda “realmente nos dice qué tan bien se llevó el proceso”, dijo.

Cushman dijo que ya había presentado una impugnación en el lugar y le pidió a un funcionario electoral que lo ayudara.

“Yo dije que no quería impugnar solo una boleta, sino todo el proceso, ya que fui testigo de varias miles de boletas que ingresaron ilegalmente”, dijo.

Estas boletas se procesaron entre las 8 pm y las 10 pm, dijo.

Otro observador electoral, el abogado de Michigan y exfiscal general adjunto de Michigan Zachary Larsen, hizo una acusación similar en su declaración jurada de la demanda.

Él estuvo en el TCF Center desde la mañana del 4 de noviembre, dijo. Justo antes del mediodía, se acercó a una mesa donde otro observador electoral republicano le dijo que muchas boletas “no se ingresaron en el registro de votación, pero que sin embargo se procesaron”.

Luego observó que un funcionario que procesaba una boleta ingresó un nuevo nombre en el registro de votación y luego procedió a “hacer una anotación manuscrita” en las hojas complementarias.

“Me preocupaba que esta práctica de asignar nombres y números indicara que se estaba contando una boleta para un votante no elegible que no estaba ni en el registro de votación ni en la hoja de votación complementaria”, dijo.

“Desde mi observación de la pantalla de la computadora, los votantes ciertamente no estaban en el registro de votación oficial. Además, este parecía ser el caso de la mayoría de los votantes cuyas boletas había observado personalmente que se escaneaban”.

Cuando él trató de ponerse en un lugar para poder ver los nombres en las hojas suplementarias, le dijeron que tenía que pararse al menos a seis pies de distancia debido a las regulaciones del COVID-19. Sus objeciones de que no es posible discernir la escritura desde dos metros de distancia fueron descartadas, dijo.

La demanda incluyó varias otras declaraciones juradas con más acusaciones.

Jessy Jacob, una empleada de la ciudad de Detroit, firmó una declaración jurada en la que dice que se le ordenó que cambiara la fecha de las boletas por correo a una anterior y que no buscara deficiencias en las boletas.

Jacob dijo que le dijeron que no pidiera identificación cuando los votantes llegaran para votar en persona.

Además, alegó que “observaba directamente, a diario, a los trabajadores y empleados electorales de la Ciudad de Detroit que entrenaban y trataban de entrenar a los votantes para que votaran por Joe Biden y el partido Demócrata”.

“Fui testigo de que estos trabajadores y empleados alentaban a los votantes a votar por los demócratas”, dice su declaración jurada. “Fui testigo de que estos trabajadores electorales y empleados iban a las urnas de votación con los votantes para verlos votar y entrenarlos por quién votar”.

El observador electoral Andrew Sitto dijo que decenas de miles de boletas llegaron al condado de Wayne alrededor de las 4:30 am. De las boletas de este lote que vio en proceso, todas eran para Biden.

Otros observadores electorales le dijeron a Sitto que las boletas llegaron en “varios vehículos con placas de otros estados”, dice su declaración jurada.

El observador electoral Daniel Gustafson dijo que las boletas llegaron en buzones de correo con la parte superior abierta y sin sellos.

Sin embargo, otra declaración jurada de un observador electoral alega que las máquinas de votación utilizadas en el condado de Wayne parecían estar conectadas a Internet.

El exvicepresidente Biden tenía una ventaja de 146,137 votos sobre el presidente Donald Trump en Michigan hasta la tarde del 9 de noviembre. Ni Michigan ni ningún otro estado ha certificado los resultados de las elecciones.

La campaña de Trump está demandando a Pensilvania y Arizona, desafiando presuntas irregularidades electorales. Wisconsin y Georgia irán a recuentos.

Siga a Petr en Twitter: @petrsvab


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Chinos-estadounidenses protestan contra fraude en elecciones | China al Descubierto

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS