Millones de estadounidenses serán eliminados de listas de Medicaid al finalizar la emergencia de COVID

La política “obligará a algunas personas a volver al trabajo”, dijo el representante Greg Murphy

Por Patricia Tolson
06 de Abril de 2023 3:00 PM Actualizado: 06 de Abril de 2023 3:00 PM

A partir de abril, millones de estadounidenses que están inscritos en Medicaid, a pesar de no ser elegibles, serán eliminados del programa con el final de la emergencia nacional por el COVID-19 del gobierno federal.

La declaración de emergencia nacional, convertida en ley por el expresidente Donald Trump en marzo de 2020, permitió que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) renunciara o modificara algunos requisitos para la inscripción en Medicaid.

El 29 de marzo, el Senado de Estados Unidos votó 68 a 23 para dar por terminada la declaración de emergencia. De los 68 que votaron a favor, 21 eran demócratas.

Según se informa, Biden no vetará el proyecto de ley, a pesar de la oposición anterior a la medida.

En una Declaración de Política Administrativa del 30 de enero (pdf), la administración Biden anunció planes para ampliar la emergencia de salud pública por el COVID-19 hasta el 11 de mayo. El razonamiento era que un “final abrupto de las declaraciones de emergencia crearía un caos de gran alcance y la incertidumbre en todo el sistema de salud – para los estados, para los hospitales y consultorios médicos y, lo más importante, para decenas de millones de estadounidenses”.

El 31 de enero, la Cámara de Representantes votó por 220 votos a favor y 210 en contra para poner fin a la emergencia de salud pública -una declaración independiente de la emergencia nacional- que se promulgó tres años antes, el 31 de enero de 2020.

“Esposas de Medicaid”

Hayden Dublois, director de datos y análisis de la Fundación para la Responsabilidad del Gobierno (FGA), dijo que el gobierno federal otorgó a los estados fondos adicionales de Medicaid durante la pandemia.

A cambio, los estados tuvieron que aceptar los términos que les prohibían eliminar a cualquier persona de sus listas de Medicaid, incluso si dejaban de ser elegibles para el programa durante la emergencia de salud pública, le dijo Dublois a The Epoch Times.

“Recordemos que al principio de la pandemia teníamos esas bonificaciones por desempleo, la bonificación semanal de USD 600, y esos ingresos no se tenían en cuenta a la hora de optar a Medicaid”, recordó Dublois. “Así que había personas que ganaban muy por encima del nivel de pobreza que estaban en Medicaid y seguían estando en Medicaid mucho después de que dejaran de ser elegibles debido a estas restricciones de la era COVID”.

Hayden Dublois, director de datos y análisis de la Fundación para la Responsabilidad Gubernamental. (Cortesía de Hayden Dublois)

Sin embargo, Dublois dijo que a los estados no se les permitía cuestionar el estado de un individuo o permitir que se examinaran sus listas, restricciones que él y otros en la FGA describieron como “las esposas de Medicaid”.

“En diciembre de 2022, el Congreso aprobó la Ley de Asignaciones Consolidadas, que decía que podemos comenzar a quitar estas esposas y los estados pueden comenzar a eliminar a las personas de sus listas de Medicaid a principios de abril, y eso es lo que estamos comenzando a ver”, dijo Dublois.

“Los estados están reafirmando el control sobre sus programas de Medicaid porque esto les ha costado una enorme cantidad de dinero. Estamos hablando de cientos de miles de millones de dólares entre los fondos de Medicaid mejorados por el gobierno federal y el hecho de que, por cada persona en el programa que no es elegible, eso les cuesta dinero adicional a los contribuyentes estatales y federales. Eso les quita dinero a las personas que realmente necesitan Medicaid, como los ancianos y las personas con discapacidades”.

En lugar de denunciar la eliminación de estos individuos del programa, Dublois insiste en que es un desarrollo positivo.

“Deberíamos celebrar el hecho de que los estados han recuperado el control de sus programas de Medicaid y pueden eliminar a estas personas que ya no son elegibles. Ahora pueden desviar ese dinero a los más vulnerables, los que viven en la pobreza extrema y los que tienen una discapacidad intelectual, del desarrollo o física. Esas son las personas necesitadas. Esas son las personas para las que se creó el programa Medicaid. Ahí es donde tenemos que volver a hacer esto”.

“Fraude a propósito”

Cuando se le preguntó dónde comenzó el abuso al programa Medicaid, a través de “Obamacare” o la emergencia pública de COVID, Dublois fue directo.

“El fraude, el despilfarro y el abuso de Medicaid ha existido durante mucho tiempo”, explicó, diciendo que el “Obamacare esencialmente pisó el acelerador”.

Dublois señaló además que los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) publican un análisis anual de los pagos inadecuados de Medicaid.

“En este momento, aproximadamente 1 de cada 5 dólares que se destinan a Medicaid se gasta incorrectamente”, dijo. “Eso es a través de fraude flagrante, errores administrativos, sobrefacturación de los proveedores”.

Por ejemplo, CMS confirmó que los pagos indebidos relacionados con Medicaid ascienden a más de USD 80,000 millones anuales, más de cinco veces de lo que era justo antes de que comenzara la expansión de Medicaid.

En una auditoría realizada durante el período de octubre de 2014 a marzo de 2015, la Oficina del Inspector General del HHS descubrió que Nueva York realizó pagos indebidos por un valor estimado de USD 26.2 millones a 47,271 personas no elegibles que se inscribieron en Medicaid a través de la expansión de Medicaid del expresidente Barack Obama. (pdf).

Durante el mismo período de auditoría, Kentucky realizó pagos indebidos por un valor estimado de USD 105 millones a 34,593 personas potencialmente no elegibles (pdf), Ohio realizó pagos indebidos por un valor estimado de USD 823,9 millones (participación federal únicamente) a 293,998 personas no elegibles o potencialmente no elegibles (pdf), y California realizó pagos indebidos por un asombroso valor de USD 1150 millones a 455,133 personas no elegibles o potencialmente no elegibles (pdf).

En un período de auditoría de enero de 2014 a septiembre de 2015, Colorado realizó pagos indebidos por un valor estimado de USD 93.3 millones a 98,457 personas no elegibles o potencialmente no elegibles (pdf).

“Ninguno de estos incluye los problemas de inelegibilidad de Medicaid post-COVID”, señaló Dublois. “Todo esto se suma a lo anterior”.

En total, Deblois estima que se han pagado entre USD 20 millones y USD 25 millones a personas no calificadas a través de Medicaid desde el comienzo de la emergencia nacional de COVID-19.

“Es una cantidad asombrosa cuando se considera que hay alrededor de 100 millones de personas en el programa”, dijo. “Entonces, estamos hablando de que entre una quinta y una cuarta parte de todos los programas de Medicaid consisten en personas que no son elegibles. Piénsalo.”

Además, Dublois cree que esto fue intencional.

“Lo llamamos ‘fraude por diseño’”, dijo. “Cuando observa los programas estatales de Medicaid, muchos estados aceptarán la autocertificación de los ingresos de una persona. Toman la palabra de las personas sobre sus ingresos informados y no realizarán ninguna verificación previa o posterior a la inscripción. Hay componentes de Medicaid que han sido lamentablemente inadecuados y esa inadecuación en términos de falta de garantías o controles cruzados fue por diseño. Tiene una disposición que se coló en un proyecto de ley de alivio del coronavirus que evisceró el control de un estado sobre Medicaid, y durante años hemos tenido que lidiar con las consecuencias. Eso es ‘fraude por diseño'”.

Cuando se le preguntó quién sería el beneficiario final del programa de “fraude por diseño”, Dublois volvió a mostrarse resuelto.

“Fue una expansión masiva y clandestina de la asistencia social diseñada para atraer votantes dependientes”, dijo.

“Es una jugada por votos”, afirmó Dublois, calificándolo como un “cálculo estratégico para lograr que la gente participe en el programa y que, a su vez, les dé votos en el próximo ciclo electoral”.

“Existe un interés político en atrapar a millones de estadounidenses en la trampa de la dependencia de la asistencia social”, agregó. “No me cabe la menor duda de que en esto hubo cálculo”.

El “tren de la gratuidad”

El representante Greg Murphy (R-N.C.) dice que la inscripción en Medicaid tiene que ver con las calificaciones.

“Hay ciertos requisitos para estar en Medicaid y si cumple con esos requisitos, debería, por supuesto, recibir esos beneficios”, le dijo Murphy a The Epoch Times. “Sin embargo, durante la emergencia de salud pública, 18 millones de personas terminaron en las listas de Medicaid que simplemente los hacen descalificables. Cuando esto termine, la mayoría de ellos tendrá que conseguir un trabajo, volver a trabajar y pagar la atención médica a través de Medicare en lugar de solo recibir beneficios gratuitos del gobierno”.

El representante Greg Murphy (R-N.C.) interroga al secretario del Departamento de Asuntos de Veteranos, Denis McDonough, durante una audiencia del Comité de Asuntos de Veteranos de la Cámara de Representantes, en Washington, el 23 de marzo de 2023. (Cortesía del representante Greg Murphy)

Como explicó Murphy, el mantra de la administración Biden “ha sido muy anti-trabajo”.

“Quieren crear un entorno de dependencia del gobierno, y estoy agradecido de que esta legislación, en una pequeña parte, acabe con algo de eso”, dijo.

Si bien la emergencia de salud pública comenzó al comienzo de la pandemia por parte de la administración Trump, “y apropiadamente”, dijo Murphy, “la continuación de la emergencia de salud pública fue una acción política en muchos frentes diferentes”.

“Nuevamente, parte de su mantra es crear dependencia del gobierno y, posteriormente, la compra de votos que eso conlleva”, dijo Murphy. “Me alegra que Biden se vea obligado a firmar esta legislación debido al apoyo bipartidista. Creo que ya es hora de que termine la emergencia de salud pública. Pero la administración de Biden la ha mantenido viva simplemente por beneficio político. Ahora que hay apoyo bipartidista y bicameral para ponerle fin, muchos estadounidenses volverán a trabajar y a trabajos bien remunerados con beneficios. Van a tener que volver a trabajar”.

Para aquellos que se niegan a volver a trabajar, Murphy dijo que “tendrán que encontrar una manera de alimentarse y pagar el alquiler y los servicios públicos”.

“Tenemos más de 10 millones de ofertas de trabajo en este país en este momento”, señaló Murphy. La tasa de desempleo es muy baja. Pero la tasa de participación de la fuerza laboral es un uno por ciento más baja. Eso significa que cerca de dos millones y medio de personas que deberían estar trabajando no están trabajando. Esta eliminación del tren de la gratuidad obligará a algunas personas a volver al trabajo y ser participantes activos en la sociedad estadounidense”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.