Misión en Marte confirma que en el planeta hay terremotos y un raro magnetismo cambiante

Por Anastasia Gubin
25 de Febrero de 2020 Actualizado: 25 de Febrero de 2020

La misión InSight de la NASA, dedicada a mirar las profundidades de Marte reveló que nuestro vecino planeta es sísmicamente activo, tiene un misterioso magnetismo y turbulentos torbellinos.

InSight aterrizó en la zona de marte llamada Elysium Planitia el 26 de noviembre de 2018 y comandada desde la Tierra logró instalar su sismómetro a finales de febrero de 2019.

Los datos revelaron que “Marte tiembla más a menudo de lo esperado, pero también más levemente. Los científicos todavía tienen los dedos cruzados por (a la espera de) ‘el gran terremoto’”, indica un informe de la Misión InSight publicado el 24 de febrero.

Hasta la fecha se han registrado 450 señales sísmicas, la gran mayoría de las cuales “son probablemente terremotomos”.

“El mayor sismo tuvo una magnitud aproximada de 4.0″,  señaló Bruce Banerdt, investigador principal de InSight en el laboratorio de Propulsión de la Nasa, en el documento, sin embargo “no fue lo suficientemente grande como para bajar por debajo de la corteza hasta el manto inferior y el núcleo del planeta”. Esto ayudaría a estudiar mejor las características internas del planeta.

Según el científico, el equipo está a la espera de eventos de mayor magnitud ya que InSight probablemente aterrizó en un momento especialmente tranquilo de Marte.

Deslizamientos de tierra en la fosa Cerberus Fossae de Marte: Los dos mayores terremotos detectados por el InSight de la NASA parecen haberse originado en una región de Marte llamada Cerberus Fossae. (NASA/JPL-Caltech/Univ. de Arizona)

Aunquee Marte no tiene placas tectónicas como la Tierra, tiene regiones volcánicamente activas que pueden causar estruendos. Banerdt señala que un par de terremotos estuvieron fuertemente ligados a una de esas regiones, llamada Cerberus Fossae. Antiguas inundaciones tallaron canales en esta zona de casi 1300 kilómetros de largo.

“Los flujos de lava se filtraron en esos canales en los últimos 10 millones de años, un abrir y cerrar de ojos en el tiempo geológico”, destacó.

En Cerberus Fossae hay una fractura que se formó con un terremoto hace unos 2 millones de años. “Es casi el rasgo tectónico más joven del planeta”, dijo el geólogo planetario Matt Golombek del equipo de JPL de la NASA. “El hecho de que estemos viendo evidencia de temblores en esta región no es una sorpresa, pero es muy interesante”, añadió, según el informe.

La causa básica de los terremotos marcianos podría ser un enfriamiento a largo plazo del planeta, que hace que se contraiga, fracturando sus frágiles capas externas, declaró Banerdt a los periodistas al presentar hoy el informe, según la agencia Associated Press. Pero no está claro qué mecanismos detallados provocaron los terremotos específicos, dijo.

El equipo añadió que no puede descartar que algunos impactos de meteoritos sean también la fuente de los temblores.

(FREDERIC J. BROWN/AFP via Getty Images)

La Misión InSight publicó hoy en la revista Nature un análisis de algunos datos del sismómetro registrados hasta el 30 de septiembre de 2019, correspondientes a 174 maremotos.

El estudio encontró dos grupos diferentes de sismos. En uno de ellos se incluyeron 150 eventos débiles de alta frecuencia con ondas que se propagaban solo a profundidades de la corteza. En otro grupo se registraron 24 eventos de magnitud Mw 3-4, de baja frecuencia, a nivel de la corteza de Marte, con ondas que se propagaban a varias profundidades del manto.

Estos maremotos tienen características “similares a la sismicidad observada en la Tierra y la Luna”, concluyeron.

Misterioso magnetismo y terribles torbellinos

InSight llegó a Marte con sensores para medir el viento y la presión del aire, un magnetómetro y una sonda de flujo de calor diseñada para tomar la temperatura del planeta.

Se cree que hace miles de millones de años, Marte tenía un campo magnético que ya no está presente, pero, según los científicos “dejó fantasmas atrás”, al referirse al hallazgo de unas rocas antiguas magnetizadas que ahora están entre los 200 pies (61 metros) y varios kilómetros bajo tierra, mandando señales.

El magnetómetro encontró señales magnéticas en el planeta rojo en la hondonada de Homestead. Estas señales son 10 veces más fuertes de lo que se predijo en el pasado con las naves que orbitaron el planeta.

“Este magnetismo debe provenir de antiguas rocas subterráneas”, dijo Catherine Johnson, una científica planetaria de la Universidad de Columbia Británica y del Instituto de Ciencias Planetarias, argumentando que la mayoría de las rocas de la superficie en la ubicación de InSight son demasiado jóvenes para haber sido magnetizadas por el antiguo campo del planeta, señala el informe de la misión.

Sin embargo el magnetismo es todo un misterio ya que siempre está cambiando.

“Los científicos están intrigados por cómo estas señales cambian con el tiempo. Las mediciones varían según el día y la noche; también tienden a pulsar alrededor de la medianoche”.

“Todavía se están formando teorías sobre qué causa tales cambios, pero una posibilidad es que estén relacionadas con el viento solar que interactúa con la atmósfera marciana”, añade el informe.

Por otro lado el sensor especial para medir la velocidad, dirección y presión del viento (no solar) que fluye sobre el planeta ha estado detectando miles de torbellinos. Los científicos de la misión los han llamado “diablos de polvo que recogen arena” de Marte, sin embargo aún no han podido fotografiarlos.

“Este sitio tiene más torbellinos que cualquier otro lugar en el que hayamos aterrizado en Marte,”, dijo Aymeric Spiga, un científico atmosférico de la Universidad de la Sorbona en París.

Los sensores pueden sentir estos torbellinos tirando de la superficie como una aspiradora gigante.

InSight es parte del Programa de Descubrimiento de la NASA, gestionado por el Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la agencia en Huntsville, Alabama. Lockheed Martin Space en Denver construyó la nave espacial InSight, incluyendo su etapa de crucero y su módulo de aterrizaje, y apoya las operaciones de la nave espacial para la misión.

Una división de Caltech en Pasadena, JPL, maneja InSight para la Dirección de Misiones Científicas de la NASA y varios equipos asociados europeos apoyan la misión.

***

A continuación

Abogado galardonado defiende prisioneros de conciencia y un régimen brutal lo tortura en prisión

TE RECOMENDAMOS