Misioneros liberados cuentan cómo escaparon de sus secuestradores en Haití

Por Beth Brelje
21 de Diciembre de 2021 2:10 PM Actualizado: 21 de Diciembre de 2021 3:16 PM

Escapando de sus captores en medio de la noche, 12 misioneros de Christian Aid Ministries caminaron en silencio a través de la selva haitiana iluminada por la luna, deteniéndose a veces para rezar por una guía que los lleve a la libertad.

Durante unas 10 millas, siguieron adelante, a través de la espesa y espinosa maleza: un matrimonio, un bebé de 10 meses, un niño de 3 años, una niña de 14 años, un niño de 15 años, cuatro hombres y dos mujeres que iban solos.

Hasta ahora, los detalles de su secuestro el 16 de octubre por la banda de los 400 Mawozo y de su huida el 15 de diciembre no se podían contar, por razones de seguridad. Incluso ahora, Christian Aid Ministries, no hace públicos sus nombres. Los misioneros proceden de comunidades amish, menonitas y otras anabaptistas de Wisconsin, Ohio, Michigan, Tennessee, Pensilvania, Oregón y Ontario, Canadá.

En un principio, 17 misioneros fueron secuestrados durante un viaje para visitar un orfanato. La banda de los 400 Mawozo exigió 17 millones de dólares y amenazó con matar a los rehenes a menos que obtuvieran un millón de dólares por persona. Con el tiempo liberaron a cinco rehenes.

First of 17 American missionary hostages to be freed in Haiti.
Los primeros de los 17 rehenes misioneros estadounidenses liberados en Haití. (Cortesía de Christian Aid Ministries)

El portavoz de Christian Aid Ministries, con sede en Ohio, Weston Showalter, dio una conferencia de prensa el lunes con detalles de la experiencia y fotos de los que fueron rehenes. Los detalles provienen de su discurso, tal y como lo contaron los misioneros.

Los 17 tomaron una furgoneta para visitar el orfanato, a 90 minutos de la sede de la misión. Llegaron a las 10 de la mañana y se quedaron hasta aproximadamente la 1 de la tarde, tiempo que aprovecharon para entrevistar a los niños y echar un vistazo a las instalaciones.

Al poco tiempo de regresar, se encontraron con un obstáculo en la carretera. Mientras intentaban dar la vuelta con la furgoneta, fueron alcanzados por unos secuestradores que los persiguieron en una camioneta. Los secuestradores les bloquearon el paso, rodearon el vehículo y tomaron el control.

Se llevaron al conductor y los demás se preguntaron si volverían a verlo. “Mientras los secuestradores se apoderaban de su furgoneta y conducían desenfrenadamente para llevarlos a una zona aislada, nuestros trabajadores rezaron en voz alta y cantaron la canción ‘El ángel del Señor los rodea'”, dijo Showalter.

Los rehenes fueron llevados a una pequeña casa, donde los 17 fueron colocados en una pequeña habitación, de aproximadamente 3 metros por 4 metros. Aquí se reunieron con el conductor que había sido capturado en la carretera.

“Pasaron la primera noche casi sin dormir, sin espacio para que todos se acostaran. En esta pequeña habitación había varios colchones. Algunos estaban sentados, otros de pie, otros tumbados, y todos soportaban el calor, los mosquitos y la incertidumbre”, explica Showalter.

Pronto sus días se convirtieron en un patrón de adoración por la mañana con cantos y oraciones, a veces hasta el mediodía. Se les permitía salir al exterior durante el día.

Rezaban diariamente a la 1 de la tarde para ser liberados.

Los secuestradores les daban de comer, pero pasaban hambre. Algunos de los alimentos que les daban eran espaguetis haitianos para el desayuno, medio huevo duro por persona, papilla de maíz, huevos revueltos, arroz y judías con salsa de pescado y, a veces, pasta de verduras. El día de Acción de Gracias recibieron un guiso tradicional haitiano.

Los cambiaron de sitio varias veces y en un lugar tenían cocos.

“Aunque recibían comida cada día, a menudo seguían teniendo hambre después de comer lo que se les daba”, dijo Showalter. “Proporcionaron grandes cantidades de comida para bebés para los niños pequeños, por lo que estamos muy agradecidos. Los bebés son preciosos e incluso los guardias disfrutaron hablando con la pequeña Laura. Como verán en las fotos, los niños pequeños parecían tener suficiente comida”.

Baby, 10-months old. freed from kidnappers in Haiti. (Courtesy Christian Aid Ministries)
Bebé Laura, de 10 meses. Liberada de los secuestradores en Haití. (Cortesía de Christian Aid Ministries)

Los secuestrados recibieron artículos de higiene básicos, como cepillos de dientes y papel higiénico, aunque el suministro fue limitado en ocasiones.

Tenían poca agua potable y se bañaban en agua muy contaminada que causó graves llagas a muchos misioneros. Muchos sufrieron numerosas picaduras de insectos que se convirtieron en graves llagas por el agua contaminada.

Trataban de aliviar las llagas hirviendo agua y añadiendo ceniza, y luego remojando los pies en esta mezcla.

Por la noche, hablaban, cantaban y rezaban.

“En los momentos en que se enfrentaban al miedo y al peligro durante la noche, rezaban para que Dios despertara a los creyentes de todo el mundo y los impulsara a rezar por ellos. Y eso realmente ocurrió. En este lado, oímos hablar de personas que fueron despertadas por la noche con un sentido de urgencia para rezar”.

Los rehenes establecieron un horario de oración de 24 horas, cada uno rezando media hora durante el día y una hora por la noche. Uno de los rehenes rezaba en su franja horaria y luego pasaba la guardia al siguiente rehén para que continuara rezando.

“Los rehenes pudieron desarrollar un sentido de relación con los secuestradores. Nuestro personal los animó a encontrar otra forma de mantenerse trabajando la tierra y utilizando los recursos que Dios ha dado”, dijo Showalter.

“Aseguraron a los secuestradores su amor por sus almas. Los remitieron a Jesús. Los rehenes hablaron con el líder de la banda en varias ocasiones, recordándole con valentía a Dios, y advirtiéndole del eventual juicio de Dios si él y los miembros de la banda continuaban en sus caminos”.

Varios rehenes querían intentar una fuga, pero les llevó un tiempo ponerse de acuerdo sobre cuándo y cómo. Al final, se unieron en torno a un plan y rezaron para que Dios les diera una señal.

“En varias ocasiones, planearon escapar, pero decidieron que si no ocurrían cosas específicas, aceptarían la dirección de Dios para esperar”, dijo Showalter. “En dos ocasiones en las que planeaban escapar, Dios les dio señales claras de que no era el momento adecuado. En ambas ocasiones, en el mismo minuto que habían discutido, ocurrió exactamente lo que habían pedido como señal. Dios estaba actuando, pero el momento no era el adecuado”.

Decidieron intentar su fuga la noche del miércoles 15 de diciembre.

Durante la noche, se pusieron los zapatos y metieron bolsas de agua en sus ropas. Apilaron sus colchones en un rincón y se prepararon para salir.

“Cuando sintieron que era el momento oportuno, encontraron la forma de abrir la puerta que estaba cerrada y bloqueada, se dirigieron en silencio al camino que habían elegido seguir y salieron rápidamente del lugar donde estaban retenidos, a pesar de que había numerosos guardias cerca”, dijo Showalter.

“A lo lejos, pudieron ver un rasgo montañoso que reconocieron. Ya habían identificado este punto de referencia y sabían que esa era la dirección a seguir. También siguieron la guía segura de las estrellas mientras viajaban a través de la noche, viajando hacia el noroeste hacia la seguridad”.

La noche se convirtió en día y, tras horas de marcha, encontraron a alguien que les ayudó a hacer una llamada telefónica para pedir ayuda. Más tarde, ese mismo día, los guardacostas los llevaron en avión a Florida.

“Mientras nos alegramos, también recordamos que muchos otros siguen esperando y rezando por la liberación de sus seres queridos que están secuestrados”, dijo Showalter.

“Muchos haitianos siguen siendo secuestrados. Sus familias luchan bajo las exigencias y amenazas de los secuestradores. Incluso si son liberados, se encuentran con continuas dificultades. Admiramos la resistencia de muchos haitianos que afrontan las dificultades con la fe de que Dios está con ellos”.

“Los rehenes desean que Dios sea glorificado por la forma en que cuidó de ellos durante su tiempo de cautiverio y dispuso su liberación”, dijo Showalter e hizo hincapié en el versículo bíblico Juan 8:36: “Si el hijo os hace libres, seréis verdaderamente libres”.

“La libertad no es un lugar. Los miembros de nuestro personal que fueron rehenes lo confirmarían. Dicen que, a pesar de las dificultades, experimentaron la libertad, incluso mientras estaban retenidos, enfrentándose a la incertidumbre. En sus mentes y en las nuestras, los secuestradores son los verdaderos rehenes. Dios nos invita a todos, incluidos los secuestradores, a buscar y encontrar la libertad, a través de Jesús, de la esclavitud del pecado”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.