Misiones diplomáticas en Shangai contratan inadvertidamente a miembros del PCCh tras gran fuga de datos

Por DANIEL Y. TENG
16 de Diciembre de 2020
Actualizado: 16 de Diciembre de 2020

La enorme fuga de datos que reveló que 1.95 millones de miembros del PCCh estaban incorporados en todo el mundo a través de gobiernos, empresas y universidades también ha puesto de manifiesto la presencia de personal afiliado al Partido Comunista Chino (PCCh) en varios consulados con sede en Shangai.

La Organización Australiana de Seguridad e Inteligencia (ASIO) se vio obligada a actuar tras las revelaciones.

Por lo menos 10 consulados con sede en Shanghai, incluidas las misiones australiana, estadounidense, británica, alemana, suiza, india, italiana, neozelandesa y sudafricana, tenían miembros del PCCh que trabajaban en puestos de alto nivel, según The Australian.

Algunos han trabajado en las misiones diplomáticas durante más de un decenio.

Un policía paramilitar chino hace un gesto y habla por su radio bidireccional mientras está parado en la puerta de entrada de la embajada australiana en Beijing el 9 de julio de 2020. (Nicolas Asfour/AFP vía Getty Images)

Una fuente de inteligencia le dijo a The Australian que la ASIO había comenzado a investigar el asunto diciendo: “Se está reuniendo información de inteligencia”.

La ASIO no hizo comentarios cuando The Epoch Times la contactó.

Ha salido a la luz que los miembros del PCCh estaban siendo contratados a través de agencias de reclutamiento especializadas en China que sirven a las misiones diplomáticas.

El Departamento de Asuntos Exteriores, que supervisa las misiones diplomáticas australianas, contrató a la Oficina de Servicios de Beijing en noviembre del año pasado para que contratara a un intérprete y asesor superior (salario anual de 69,256.28 dólares australianos).

En tanto los consulados australiano, británico y estadounidense en Shanghai contrataron al Departamento de Servicio de la Agencia de Relaciones Exteriores de Shanghai para nuevas contrataciones, y se reveló que muchos de ellos eran miembros del PCCh según la filtración.

Un portavoz del DFAT dijo a The Epoch Times: “Se han establecido sólidos acuerdos para asegurar que la información y los sistemas sensibles estén totalmente protegidos, independientemente de las afiliaciones políticas del personal local”.

“Todo el personal local en China es empleado a través de una agencia de empleo designada por el gobierno. Nuestros procesos de contratación, seguridad y gestión de riesgos son sólidos”, continuó.

“Existe una clara distinción en las funciones, responsabilidades y el trabajo de los australianos que están asignados y el personal local contratado en nuestras embajadas y altas comisiones”, dijo.

El exprimer ministro Kevin Rudd, exdiplomático australiano en China, coincidió en señalar que en la mayoría de las embajadas se han establecido medidas de seguridad.

El exprimer ministro Kevin Rudd habla en la Casa del Parlamento el 26 de noviembre de 2019 en Canberra, Australia. (Tracey Nearmy/Getty Images)

También le dijo a la ABC TV que era común contratar personal local en China con afiliaciones al PCCh.

El domingo, los detalles de la fuga masiva de datos salieron a la luz revelando la información de 1.95 millones de miembros del PCCh incluyendo sus nombres, cargos en el partido, cumpleaños, números de identificación nacional y origen étnico.

También se reveló que se habían establecido 79,000 filiales del PCCh en todo el mundo, algunas de ellas integradas a corporaciones globales.

Muchas de las personas que figuran en la base de datos trabajan en empresas estadounidenses, europeas y australianas que se dedican a industrias sensibles como la defensa, la industria farmacéutica (en particular el desarrollo de las vacunas COVID-19) y los servicios financieros.

Los datos se proporcionaron a la Alianza Interparlamentaria sobre China, antes de ser entregados a varios medios de comunicación y organismos de análisis de datos para que los descifraran y examinaran.

La aparición de la fuga se produce en medio de una mayor preocupación por la interferencia extranjera, el espionaje y el robo de propiedad intelectual que llevan a cabo los agentes y órganos controlados por el PCCh, en particular el Departamento de Trabajo del Frente Unido.

Michael Shoebridge, director de defensa del Instituto Australiano de Política Estratégica, dijo que era difícil evitar la contratación de personal local en China que no tenga conexiones con el PCCh debido a la escala del Estado unipartidista.

“Es un riesgo de alta prioridad ambiental que los gobiernos entienden”, dijo Shoebridge a The Epoch Times.

“Pero el aumento del estado chino más intrusivo y agresivo bajo el líder del PCCh, Xi Jinping, ha hecho que este riesgo ambiental sea mayor y más importante de entender y manejar…” dijo.

También dijo que la membresía del PCCh no debe ser minimizada.

El banco australiano ANZ, que se reveló que tiene 23 miembros del PCCh en su sucursal de China, dijo que no “impone restricciones a la libertad de asociación de las personas” en respuesta a las declaraciones.

“Siempre que el comportamiento de los empleados sea coherente con las políticas de ANZ, respetamos este derecho”, según un portavoz.

Shoebridge sin embargo dijo que esto era un “malentendido fundamental” de la naturaleza del régimen chino.

Un oficial de policía paramilitar hace guardia en Beijing el 1 de mayo de 2020. (Kevin Frayer/Getty Images)

“Ser miembro del Partido no es para nada como ser miembro de un partido político en una sociedad democrática”, dijo.

Un punto compartido por Joseph Siracusa, profesor adjunto de la Universidad de Curtin y experto en regímenes comunistas, quien dijo a The Epoch Times que los datos eran una lista de potenciales “traidores” a los que el PCCh podría acercarse (o chantajear) para “vender su gobierno”.

A principios de este mes, el Departamento de Estado de EE.UU. anunció nuevas restricciones de visado para los miembros del PCCh y sus familias, reduciendo los visados de negocios B-1 y de turismo B-2 a un mes del máximo anterior de 10 años.

En los últimos años se ha restado importancia a la afiliación al PCCh, con afirmaciones de que es simplemente una herramienta para abrir puertas en China para oportunidades de negocios, empleo y redes de contactos.

Al mismo tiempo, algunos sostienen que los fundamentos ideológicos de la afiliación ya no tienen el mismo peso en comparación con la China comunista de los años cincuenta y sesenta.

A pesar de estas afirmaciones, el líder del PCCh, Xi Jinping, ha intensificado la “educación ideológica” en el país. En octubre ordenó a las principales universidades chinas que ofrecieran cursos sobre las filosofías políticas comunistas de sus antiguos dirigentes, como el pensamiento marxista-leninista de Mao Zedong, la teoría de Deng Xiaoping y las propias reflexiones políticas de Xi.

El senador de Tasmania, Eric Abetz, dijo que ser miembro del PCCh no era simplemente un “canal benigno para hacer contactos”.

“Los miembros hacen un juramento de lealtad que dice que uno debe ‘ser leal al Partido, luchar por el comunismo durante toda mi vida y nunca traicionar al Partido'”, dijo a The Epoch Times.

“Es alarmante que alguien se una a un partido responsable de una letanía de abusos de los derechos humanos, incluyendo el encarcelamiento y el trabajo forzado de un millón de uigures, la aplastante libertad en Hong Kong y las ambiciones territoriales en el Mar de China Meridional”, dijo.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Los chinos que renunciaron al PCCh expresan sus opiniones

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS