Mitos para nuestros tiempos: Capaneo y la era de la arrogancia (Parte 2)

Por James Sale
13 de Mayo de 2022 2:59 PM Actualizado: 13 de Mayo de 2022 2:59 PM

¿Qué tiene que ver la historia del gran guerrero antiguo Capaneo con la tecnología actual? ¿O con el mito de Frankenstein?

En nuestro primer artículo de esta serie de dos partes, analizamos cómo el mito de Frankenstein (y su historia relacionada con la griega de Prometeo) era una advertencia para nosotros sobre los peligros de la era tecnológica en la que vivimos. Dos aspectos del peligro eran, por un lado, la magnitud de las monstruosidades que los humanos podrían “crear” (por ejemplo, el armamento atómico), y por otro, el hecho de que la tecnología se nos fuera de las manos y se convirtiera no solo en incontrolable, sino también en el amo que dicta y controla a los seres humanos (como la Inteligencia Artificial). Pero al final del artículo indiqué que otro mito griego, mucho menos conocido, habla con fuerza de nuestra condición actual.

Este mito es la relativamente breve narración de Capaneo, uno de los Siete contra Tebas.

Una escena de la obra “Los siete contra Tebas” de Esquilo: Capaneo escala las murallas de la ciudad para derrocar al rey Creonte, que mira desde las almenas. Figura roja de Campania sobre un ánfora de cuello, alrededor del año 340 a.C.; Museo J. Paul Getty. (Jenofonte/CC BY-SA 3.0)

¿Capaneo? ¿A qué se dedicaba? Fue uno de los siete grandes guerreros que fueron a saquear Tebas en apoyo de Polinices contra su hermano, Eteocles. Los guerreros pretendían devolver la realeza a Polinices, según recoge el poeta romano Estacio en su epopeya “La Tebaida”. Todos los héroes, excepto uno, murieron en el intento de tomar Tebas, y el propio intento, en esta ocasión, fracasó.

Capaneo destacaba por su tamaño y fuerza gigantescos, y también por su asombrosa arrogancia. Este defecto de carácter era tan llamativo que Dante, siglos después del fin de las civilizaciones griega y romana, incluyó a Capaneo como uno de los condenados en el Canto 14 de su “Infierno”.

Capaneo fue incluido como representante de un determinado pecado: la blasfemia. Esto es sorprendente, ya que era un pagano. Podríamos pensar que Dante podría haber encontrado a alguien dentro de la cristiandad para ejemplificar esta transgresión, pero no: Capaneo es el modelo.

Capaneo, desafiante del cielo

¿Qué hizo entonces Capaneo? En el libro 10 de la “Tebaida”, vemos que cuando asaltó la muralla tebana y estaba a punto de saltar la cima y saquear la ciudad, gritó: “¿No hay dioses entre vosotros, que defiendan a la aterrorizada Tebas?”

“¿Dónde están los hijos perezosos de esta tierra maldita, Baco y Alcides? Me avergüenza desafiar a cualquiera de menor nombre. Más bien ven tú, ¿qué antagonista más digno? Porque, ¡he aquí! Las cenizas de Sémele y su tumba están en mi poder; ¡ven y lucha con todas tus llamas contra mí, tú, Júpiter [Zeus]! ¿O eres más valiente a la hora de asustar a las tímidas doncellas con tus truenos y arrasar las torres de tu suegro Cadmo?”

O dicho más claramente, Capaneo se burló: ¡Te desafío, Zeus, porque ni siquiera tú puedes detenerme ahora!

La respuesta de Zeus a este desafío es directa e inmediata. Hay un final brillante en el libro 10 con estas palabras:

“Mientras hablaba, el rayo le golpeó, lanzado con todo el poder de Jove: su cresta se desvaneció primero en las nubes, el escudo ennegrecido goteó, y todos los miembros del héroe están ahora iluminados. Los ejércitos se rinden, aterrorizados de dónde puede caer, qué escuadrones puede golpear con su cuerpo en llamas. Siente el siseo de las llamas en su interior y el fuego en su casco y en su cabello, y tratando de apartar la coraza con su mano, toca el acero quemado bajo su pecho. No obstante, se mantiene en pie y, volviéndose hacia el cielo, jadea su vida y apoya su pecho humeante en las odiadas almenas, para no caer; pero su cuerpo terrenal abandona al héroe y su espíritu se libera; sin embargo, si sus miembros se hubieran consumido un poco más lentamente, podría haber esperado un segundo rayo”.

Cito todo el pasaje para que podamos sentir la devastación total del dios, Zeus: “el casco y el pelo en llamas”, el “acero chamuscado”, e incluso el sentido de su velocidad decisiva, pues si hubiera tardado un momento más, Zeus habría enviado un segundo rayo. Fíjese también en el efecto que tiene sobre todos los que están alrededor: ambos ejércitos ceden “aterrorizados”.

El pecado del orgullo

Estudio de Capaneo llamado “El Blasfemo” por Anne-Louis Girodet-Trioson. Nationalmuseum, Estocolmo. (Linn Ahlgren/CC BY-SA 4.0)

¿Qué tiene que ver Capaneo y su muerte con nosotros hoy? ¿No es Capaneo un individuo egoísta y equivocado que recibió su merecido? Difícilmente, y por eso Dante lo incluyó como tipo representativo en su “Infierno”. Aunque podríamos llamar al pecado de Capaneo blasfemia como hace Dante, también hay aquí otro pecado de raíz con el que todos estamos demasiado familiarizados: la arrogancia.

La arrogancia es el pecado supremo para los antiguos griegos; podría traducirse en la terminología cristiana como orgullo— el pecado primordial que hizo que Satanás cayera del cielo.

En el diccionario se dice que la arrogancia es “orgullo excesivo”. Y en la tragedia griega, se define como el orgullo excesivo hacia los dioses o el desafío a los mismos, que conduce a la némesis. Hay muchísimos ejemplos de este orgullo hacia los dioses en la mitología y la historia griegas. Por nombrar solo tres famosos: Marsyas se jactaba de poder superar al dios de la música, Apolo; Aracne se jactaba de poder tejer mejor que la diosa Atenea; y en la historia griega real, encontramos al rey persa Jerjes en la historia de las guerras persas de Heródoto (siglo V a. A.C.), que intentó castigar al mar azotándolo por haber destruido su puente sobre el Helesponto (el antiguo nombre del estrecho paso entre el Mar Egeo y el Mar de Mármara, ahora conocido como Dardanelos).

La cuestión es que la arrogancia conduce a la némesis, que en términos cotidianos puede describirse como la venganza de uno. Este destino no es sorprendente, ya que el individuo se ha resistido o ha ido en contra de la naturaleza de la realidad. Ha desafiado el cosmos y sus leyes internas —lo que lo mantiene unido, de hecho— y por ello hay consecuencias. Como dijo tan bellamente la novelista ruso-estadounidense Ayn Rand: “Podemos ignorar la realidad, pero no podemos ignorar las consecuencias de ignorar la realidad”.

Hoy vivimos en un mundo rebosante de arrogancia. Vivimos en un mundo con la arrogancia de la tecnología y su persistente alarde de cambiar la naturaleza de la realidad humana, de permitirnos vivir cientos de años, incluso de evitar la muerte. Como observó John Gray en su libro “Heresies”, “En ese momento [en el futuro], equipados con los nuevos poderes que confiere la biotecnología, seremos lo que Lenin solo podía soñar con ser: ingenieros de almas”.

Pero la arrogancia va más allá. También existe la arrogancia cotidiana de los equipos deportivos, las personalidades de los medios de comunicación, los políticos y, especialmente, los líderes mundiales. Se podrían enumerar fácilmente 50 personas de este tipo de la Unión Europea, Corea del Norte, China, incluso Estados Unidos, pero consideremos solo a uno: el presidente Putin de Rusia.

La televisión rusa (evidentemente con su aprobación) contempló casualmente la idea de soltar armas nucleares en el Atlántico para crear un tsunami que ahogara literalmente al Reino Unido— sin mencionar el efecto en otros países europeos. (Y no olvidemos el medio ambiente acuático.) Esta propuesta es simplemente una locura en el sentido de que deshace toda la vida, y potencialmente también la de Rusia. Y por eso es un momento de Capaneo el Orgulloso: Se levanta contra el cosmos, contra la ley, contra el orden, contra la creación, para dar rienda suelta a la prepotencia.

Es interesante observar que el pecado de Capaneo no muere con él. En el Canto 14, cuando Dante se encuentra con Capaneo, nos enteramos de que el “poderoso parece no inmutarse por la quema”. Parece que no le afecta el juicio de Zeus: “Lo que una vez fui, vivo, lo sigo siendo, muerto”. Nada le cambia; nada cambiará. No hay discusión, ni debate, ni discusión: Todo Capaneo está fijado, no solo por la mano de la muerte, sino también después de la muerte.

Por la arrogancia del científico Frankenstein, se crea una monstruosidad.

Sin embargo, un último punto a destacar sobre este mito es la ironía. Si lo pensamos bien, es Frankenstein al revés. En el mito de Frankenstein, el inventor utiliza la tecnología para reconstruir el monstruo con algún principio vital elemental, que no se aclara, pero que ha entrado en el imaginario popular como la electricidad o el rayo. Pero Capaneus, de pie en medio de una tormenta eléctrica en lo alto de una muralla, con una armadura metálica y una espada de metal en alto, es derribado por un rayo, por la electricidad: el toque del dios.

Entonces, si aprovechamos estos enormes poderes y pensamos que podemos controlar los resultados —y, por tanto, desafiar al cosmos, al Tao, a los dioses— de estas maneras tan arrogantes, solo podremos conducirnos al desastre o a lo que se llama némesis. Lamentablemente, los mitos nos informan de que muchos también han de perecer tras este tipo de arrogancia.

En la primera parte de esta serie de dos partes, “Mitos para nuestros tiempos”, hablamos del mito de Frankenstein y de la tecnología actual.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.