Unidades digitales chinas incrustadas amenazan los dispositivos inteligentes de EE.UU., dice congresista

Por Mark Tapscott
09 de Agosto de 2023 6:46 PM Actualizado: 09 de Agosto de 2023 6:47 PM

Los agentes rusos que robaron tractores John Deere por valor de 5 millones de dólares en Ucrania el año pasado fueron frustrados cuando operadores remotos pudieron inutilizar los vehículos mediante sus dispositivos del Internet de las Cosas (IoT) de fabricación estadounidense.

Pero al representante Mike Gallagher (R-Wisc.) y al representante Raja Krishnamoorthi (D-Calif.) les preocupa que empresas de tecnología digital controladas por la República Popular China y/o el Partido Comunista Chino (PCCh) estén desarrollando y puedan haber conseguido ya insertar en millones de productos dispositivos contrarios capaces de anular a los operadores remotos del IoT estadounidenses.

“Los módulos de conectividad se utilizan en una amplia variedad de dispositivos en todo Estados Unidos, desde ‘dispositivos inteligentes’ para el consumidor, hasta coches eléctricos, pasando por redes de telecomunicaciones estadounidenses reguladas por la [Comisión Federal de Comunicaciones] FCC”, dijeron Gallagher y Krishnamoorthi a la presidenta de la FCC, Jessica Rosenworcel, en una carta hecha pública el 8 de agosto.

“Al servir de enlace entre el dispositivo e Internet, estos módulos tienen capacidad tanto para bloquear el dispositivo como para acceder a los datos que fluyen del dispositivo al servidor web que gestiona cada dispositivo. Como resultado, si el PCCh puede controlar el módulo, puede ser capaz de exfiltrar datos o apagar el dispositivo IoT. Esto plantea preocupaciones especialmente graves en el contexto de las infraestructuras críticas y cualquier tipo de datos sensibles”, dice la carta.

El representante Raja Krishnamoorthi (D-Ill.) durante una audiencia ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes en el Edificio de Oficinas de la Cámara Longworth en el Capitolio en Washington, el 20 de noviembre de 2019. (Samuel Corum-Pool/Getty Images)

El Sr. Gallagher y el Sr. Krishnamoorthi son, respectivamente, presidente y miembro principal de la Minoría del Comité Selecto de la Cámara de Representantes sobre el PCCh.

Los dos líderes del Congreso temen que los dispositivos chinos puedan estar presentes en equipos militares estadounidenses, así como en productos conectados a Internet, como coches y camiones eléctricos, una amplia gama de vehículos agrícolas además de tractores, máquinas médicas para salvar vidas y redes de telecomunicaciones reguladas por la FCC.

“Acontecimientos recientes demuestran el poder de estos pequeños módulos. El año pasado, Rusia robó maquinaria agrícola por valor de 5 millones de dólares de un concesionario John Deere en Ucrania e intentó llevarla de vuelta a Rusia. Por suerte, ese equipo llevaba incorporados módulos de conectividad de fabricación occidental”.

“Como los módulos pueden controlarse a distancia y los vehículos necesitan conectividad a Internet para funcionar, el apagado a distancia del módulo permite al proveedor del módulo apagar el vehículo. Cuando Rusia trasladó los vehículos John Deere robados a través de la frontera con Rusia, los módulos se desactivaron, apagando el equipo y convirtiendo efectivamente los vehículos en ladrillos”, dijeron los congresistas a la Sra. Rosenworcel.

También existe la preocupación de que tales dispositivos puedan copiar datos operativos y detalles relacionados de productos que utilizan artículos IoT, una perspectiva que suscita especialmente preocupaciones de seguridad nacional, según los congresistas.

“Como resultado, si el PCCh puede controlar el módulo, puede ser capaz de exfiltrar datos con eficacia o apagar el dispositivo IoT. Esto plantea preocupaciones especialmente graves en el contexto de las infraestructuras críticas y cualquier tipo de datos sensibles”, explica la carta.

“De hecho, el PCCh es muy consciente de la importancia de los módulos IoT. Ha prestado un amplio apoyo estatal a su industria de IoT celular, liderada por Quectel y Fibocom. Quectel suministra módulos a las principales empresas internacionales. Se utilizan en ciudades inteligentes, drones y cámaras corporales de primeros auxilios estadounidenses. Fibocom, por su parte, se centra en colaboraciones individuales con grandes empresas tecnológicas”, dice la carta.

Aunque reconocen que, bajo la dirección de la Sra. Rosenworcel, la FCC está abordando las cuestiones relacionadas con la presencia de tecnología IoT en aplicaciones militares y civiles estadounidenses, el Sr. Gallagher y el Sr. Krishnamoorthi quieren saber si “la FCC, u otros organismos con los que colabora en cuestiones de seguridad nacional, son capaces de rastrear la presencia de Quectel, Fibocom y otros módulos IoT celulares suministrados por empresas con sede en la RPC en [Estados Unidos]”.

Jessica Rosenworcel, presidenta de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés), declara durante una audiencia del Subcomité del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes el 31 de marzo de 2022 en Washington, DC. (Kevin Dietsch/Getty Images)

Los congresistas también quieren saber si, en su consideración de regular las partes individuales de los componentes IoT, “exigir la certificación de los módulos utilizados en los equipos de comunicaciones sería un medio eficaz de contrarrestar los módulos celulares del IoT de la RPC en las redes estadounidenses”.

Además, los congresistas preguntaron a Rosenworcel si “la FCC requiere o desea más autoridades estatutarias para combatir la amenaza que suponen los módulos IoT celulares de la RPC”.

Las autoridades estadounidenses también han advertido sobre el peligro potencial de que se incrusten “interruptores asesinos” controlados a distancia en los sistemas militares y de infraestructuras de Estados Unidos a través de subsistemas diseñados y vendidos por fuentes chinas.

El entonces secretario de Defensa, Mark Esper, por ejemplo, dijo en 2019 que creía que “tenemos que estar muy preocupados por la introducción de tecnología china en nuestros sistemas o en los de nuestros aliados”. Huawei es ahora mismo el ejemplo a seguir. Cuando estuve en Bruselas hace tres semanas, hablamos de ello entre los ministros de Defensa sobre cómo preservar la integridad de nuestras redes como alianza, y por eso seguirá siendo importante para mí a medida que avancemos”.

Huawei, empresa china de telecomunicaciones, ha vendido cientos de millones de dólares en teléfonos móviles y otras piezas de comunicación al gobierno estadounidense, pero la FCC prohibió en 2022 que Huawei y otra empresa tecnológica china, ZTE, siguieran vendiendo en este país.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.