Monje tibetano torturado y encarcelado 33 años en China, nunca guardó rencor hacia sus verdugos

Por La Gran Época
30 de Octubre de 2019 Actualizado: 06 de Noviembre de 2019

Basado en la verdad, la justicia y la no violencia, el movimiento de libertad tibetano es una de las pocas protestas pacíficas en este mundo. El Partido Comunista Chino (PCCh) es muy consciente de la fuerza de este movimiento, por lo que dentro del Tíbet utiliza la represión y la violencia, y fuera del Tíbet utiliza la propaganda. Los tibetanos que se pronuncian en contra del régimen chino son encarcelados y torturados, a veces incluso hasta la muerte.

La historia de Palden Gyatso, un monje budista tibetano, es notable porque da testimonio de la resistencia del espíritu humano y de la fuerza de la civilización tibetana.

Según informa FreeTibet, el 30 de noviembre de 2018, el exprisionero político tibetano, monje budista y defensor de los derechos humanos Palden Gyatso, falleció a los 85 años u 87 según el calendario tibetano.

Palden Gyatso fue el primer prisionero político tibetano en traer sus experiencias a Naciones Unidas.

Nacido en 1933 en la aldea de Panam al sur del Tíbet, Palden Gyatso se convertiría en uno de los defensores más conocidos y respetados de la libertad y los derechos humanos tibetanos, hablando ante audiencias de todo el mundo sobre las experiencias del pueblo tibetano bajo la ocupación china.

A los 18 años, mientras completaba su educación religiosa y se convertía en un monje ordenado, su país sufría los efectos inmediatos de la invasión China en 1950. Su oposición al régimen del Partido Comunista Chino lo llevó a ser arrestado en 1959, el año del levantamiento tibetano, cuando lideró una protesta con un grupo de monjes compañeros.

Palden Gyatso
El monje tibetano Palden Gyatso levanta sus dientes postizos y una variedad de dispositivos de tortura para demostrar abusos contra los derechos humanos contra los tibetanos por parte del Partido Comunista Chino, durante una manifestación el 24 de junio de 2000 frente al Consulado chino en Los Ángeles. (Scott Nelson/AFP/Getty Images)

Pasó 33 años de su vida en prisión. Durante este tiempo fue trasladado entre varias cárceles chinas y campos de trabajo forzado donde fue sometido repetidamente a interrogatorios, tortura física y mental, lo que le causó daños físicos a largo plazo, según informa FreeTibet.

Después de ser liberado en 1992, Palden Gyatso huyó del Tíbet hacia la comunidad tibetana en el exilio en Dharamsala, donde vivió el resto de su vida. Relató sus experiencias en su autobiografía, Fire Under The Snow , que ha sido traducida del tibetano a varios idiomas y fue adaptada a una película en 2008.

También realizó numerosas giras para crear conciencia sobre los derechos humanos en el Tíbet, mostrando al público los instrumentos de tortura que se usaron contra él durante su tiempo en prisión y dirigiéndose a la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas en 1995.

En diciembre de 1998, recibió el Premio John Humphrey Freedom del Centro Internacional de Derechos Humanos y Desarrollo Democrático, en el 50 aniversario de la declaración de los Derechos Humanos.

Palden Gyatso petición
El monje budista tibetano Palden Gyatso presenta una petición dirigida al primer ministro Gordon Brown en marzo de 2009. (Leon Neal/AFP/ Getty Images)

FreeTibet dice que ante el anuncio del fallecimiento de Palden Gyatso, Tibet Watch redactó un mensaje en reconocimiento a su vida y legado:

“La vida de Palden Gyatso en el Tíbet, particularmente sus 33 años de encarcelamiento y tortura fue evidencia de la brutalidad del régimen chino ocupante. Sin embargo, su espíritu intrépido y su audaz impulso por la lucha por la libertad tibetana fueron claramente un ejemplo para todos los tibetanos. En lugar de sentirnos deprimidos por su fallecimiento, seremos más resistentes y avanzaremos junto con su espíritu”.

Palden Gyatso marchando
Palden Gyatso maarchando junto a miles de personas por un Tibet libre en Washington en 2000. (MANNY CENETA/AFP/Getty Images)

La directora ejecutiva de Free Tibet y Tibet Watch, Eleanor Byrne-Rosengren, también emitió una declaración:

“Palden Gyatso ha sido una inspiración para todo el movimiento del Tíbet durante décadas. No tengo dudas de que su fuerza, resistencia y elocuencia continuarán motivando a los activistas durante muchos años”.

Como el primer prisionero político tibetano en hablar ante las Naciones Unidas, describió la experiencia como una oportunidad no solo para contar su propia historia sino para hablar por “todos los tibetanos que aún están en prisión y por todos los tibetanos que alguna vez estuvieron en prisión”. Según FreeTibet, en sus memorias continuó diciendo: “los delegados escucharon solo mi voz, pero detrás de mi voz yacía el sufrimiento de los miles de prisioneros que no habían sobrevivido para dar testimonio como yo”.

“Los opresores siempre negarán que son opresores. Todo lo que puedo hacer es dar testimonio y establecer lo que vi y escuché y lo que ha sido: el extraño viaje de mi vida. El sufrimiento está escrito ahora en los valles y montañas del Tíbet. Cada pueblo y monasterio en la Tierra de las Nieves tiene sus propias historias de la crueldad infligida a nuestra gente. Y ese sufrimiento continuará hasta el día en que el Tíbet esté libre”.

La situación de los derechos humanos en China es preocupante en la actualidad

El régimen comunista no limitó sus actos de tortura y persecución a los tibetanos. Más bien, con el paso de los años, la persecución de otros grupos religiosos como los uigures y las iglesias cristianas se intensificó. Más notablemente, la persecución de Falun Dafa (también conocida como Falun Gong), una práctica pacífica de auto-mejoramiento y meditación, es el caso más grande y severo de violación de los derechos humanos en el mundo actual.

Falun Dafa
Manifestación por el fin de 15 años de persecución a Falun Gong en China. (Minghui.org)

China sigue siendo un estado autoritario de partido único que frena sistemáticamente los derechos fundamentales. El historial de China en materia de derechos humanos fue objeto de duras críticas a lo largo de los años, con países como los Estados Unidos, Canadá y miembros de la UE condenando y expresando conjuntamente su preocupación.

El PCCh a menudo reacciona agresivamente para silenciar las críticas a su historial de derechos humanos ante los organismos de la ONU. La creciente influencia de China sobre el mundo debe ser abordada, ya que es uno de los principales factores que permite a China comprar silencio internacional sobre sus críticos de derechos humanos.

Falun Dafa (también conocido como Falun Gong) es un sistema de meditación para el mejoramiento personal basado en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Fue presentado al público por el Sr. Li Hongzhi en 1992 en China. Actualmente lo practican más de 100 millones de personas en más de 120 países. Sin embargo, este sistema de meditación pacífica está siendo brutalmente perseguido en China desde 1999. Para más información, por favor visite: falundafa.org y faluninfo.net.

Abogado galardonado defiende prisioneros de conciencia y un régimen brutal lo tortura en prisión

TE RECOMENDAMOS