Moral de los agentes fronterizos cae: “No estamos haciendo ninguna diferencia”

Por Charlotte Cuthbertson
16 de Octubre de 2021
Actualizado: 16 de Octubre de 2021

La moral de los agentes de la Patrulla Fronteriza se ha desplomado hasta un mínimo histórico, ya que se esfuerzan por procesar volúmenes sin precedentes de inmigrantes ilegales, al tiempo que saben que son incapaces de asegurar la frontera contra la actividad de los cárteles. Muchos culpan a sus propios líderes por permitirlo.

“Día tras día, parece que quieren suicidarse”, dijo un agente a The Epoch Times, refiriéndose a algunos agentes locales del sector del Valle del Río Grande, que, según él, se están llevando la peor parte. “Simplemente tienen un aspecto terrible. Es difícil decirlo: empiezas a ver cómo la vitalidad abandona los rostros de la gente”.

El agente, Jose (nombre ficticio), habló con The Epoch Times bajo condición de anonimato por temor a las repercusiones.

Las autoridades estadounidenses han detenido a más de 1.5 millones de inmigrantes ilegales desde enero, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés).

“Es una sensación muy, muy desesperante para la Patrulla Fronteriza”, dijo Jose. “Por supuesto, todos seguimos haciendo nuestro trabajo lo mejor que podemos. Nadie se da por vencido, pero definitivamente es una sensación de desesperanza en general”.

Durante el mes de agosto, el promedio diario de inmigrantes ilegales bajo custodia de la Patrulla Fronteriza a lo largo de la frontera suroeste fue de poco menos de 10,000, según la CBP. Los agentes están pasando la mayor parte de su tiempo procesando a los inmigrantes ilegales en lugar de estar en primera línea a lo largo de la frontera.

“Ninguno de nosotros se alistó para ser secretario de estas unidades familiares que llegan”, dijo José.

Los agentes de la Patrulla Fronteriza se han visto especialmente agobiados en los dos sectores más concurridos: el Valle del Río Grande y Del Río, en Texas.

En una semana de septiembre, los agentes fronterizos se apresuraron a lidiar con una afluencia de casi 15,000 extranjeros ilegales, en su mayoría haitianos, solo en Del Río. El esfuerzo provocó el cierre de los puestos de control en las carreteras y que cientos de kilómetros de la frontera entre Estados Unidos y México quedaran sin patrullar.

“Si volviéramos a hacer nuestro trabajo, sería increíble”, dijo Jose. “Pero ahora mismo, lo que todos piensan sobre esto es que solo estamos ayudando e incitando a los extranjeros ilegales, fomentando su actividad ilegal. Muchos agentes fronterizos pasan la mayor parte de su tiempo atendiendo las necesidades humanitarias de los extranjeros ilegales en lugar de estar en la frontera deteniendo la actividad delictiva”.

“Y eso no es lo que ninguno de nosotros aceptó”.

Epoch Times Photo
Miles de inmigrantes ilegales, en su mayoría haitianos, viven en un campamento primitivo e improvisado bajo el puente internacional que cruza el Río Grande entre Estados Unidos y México mientras esperan ser detenidos y procesados por la Patrulla Fronteriza, en Del Río, Texas, el 21 de septiembre de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Liderazgo

El gobierno de Biden ha dicho que se está concentrando en las “causas de raíz” de la inmigración ilegal y que las considera un asunto racial.

“Consideramos que la inmigración forma parte de la equidad racial, que es una cuestión amplia, pero así es como el presidente ha hablado de esa crisis en los últimos meses”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en los primeros días de la presidencia de Biden.

El presidente Joe Biden se apresuró en enero a desmantelar muchas de las medidas de seguridad fronteriza del expresidente Donald Trump, lo que, junto con su retórica de campaña, ha provocado un aumento récord de cruces ilegales este año.

El presidente designó a la vicepresidenta Kamala Harris en marzo para abordar la creciente crisis fronteriza, y desde entonces ella ha viajado a Centroamérica y México para discutir el tema con líderes de esas naciones.

Harris se manifestó abiertamente en contra de los agentes de la Patrulla Fronteriza y del ICE (comparándolos con el KKK) en 2019 durante la última ola de inmigrantes ilegales, y de nuevo en 2020, cuando se desplegaron agentes fronterizos especializados en Portland, Oregón, para defender un tribunal federal de Antifa y otros alborotadores.

Y los agentes de la Patrulla Fronteriza no lo han olvidado.

“Sabíamos que a Kamala Harris no le gustábamos desde el principio. Nos atacó, nos llamó tropas de asalto (…) en Portland, y nos odiaba y lo sabíamos”, dijo otro agente, Alex, a The Epoch Times, bajo condición de anonimato.

“Entonces, se convierte en nuestra vicepresidenta y ahora es una zar de la frontera, de la misma agencia que odia”.

“De arriba a abajo, cuando tienes un liderazgo completo al que fundamentalmente no le gustas; cuando tienes agentes que no sabes si trabajan para el cártel; si tienes a la mitad de Estados Unidos que piensa que eres el enemigo y pones a los niños en jaulas y los matas, todo por la propaganda, eso te pesa”.

Epoch Times Photo
La Patrulla Fronteriza detiene a inmigrantes ilegales en Peñitas, Texas, el 10 de mayo de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Alex dijo que sus hijos son intimidados en la escuela porque es un agente de la Patrulla Fronteriza.

“Les preguntan si mato a los niños, si meto a los niños en jaulas”, dijo. “La frontera lo abarca todo. Así que por eso pesa. Porque tengo que pensar que mi elección de ser agente de la Patrulla Fronteriza está impactando negativamente en el estado emocional y el bienestar de mi familia también. Así que eso también es un peso bastante grande”.

Dijo que no es una solución sencilla encontrar otro trabajo. No está preparado para recibir la vacuna contra el COVID-19 en este momento y las agencias federales lo exigen. Los agentes de la Patrulla Fronteriza tienen hasta el 22 de noviembre para vacunarse completamente o, de lo contrario, se enfrentan al despido. Varios agentes con los que ha hablado The Epoch Times entran en esa categoría. Algunos están presentando sus documentos de jubilación, mientras que otros están contando los días hasta que sean elegibles. Los agentes pueden jubilarse a los 50 años, pero a menudo se quedan hasta la jubilación obligatoria a los 57 años.

“No estamos haciendo ninguna diferencia. Cero, nada. Siempre digo que la devolución de hoy es la huida de mañana”, dijo Alex, refiriéndose a los extranjeros ilegales que regresan a México antes de ser detenidos y a los que se escapan de la Patrulla Fronteriza y entran en Estados Unidos.

El entonces jefe del sector de la Patrulla Fronteriza de Del Río, Austin Skero, dijo el 24 de junio, mientras la inmigración ilegal seguía aumentando: “Ninguno de nosotros se siente realmente bien con la situación actual en la que nos encontramos. Esto ha afectado a la moral. Nuestros agentes están frustrados. Están frustrados, pero muy motivados”.

Enfoque

El plan en tres partes del secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, para hacer frente a la inmigración ilegal consiste en invertir en los países de los que sale la gente, construir “vías seguras, ordenadas y humanas” para la migración, y reconstruir el sistema de asilo y el programa de refugiados. En lo que va de año, los inmigrantes ilegales proceden de más de 160 países.

El jefe de la Patrulla Fronteriza, Raul Ortiz, dijo en una reunión comunitaria celebrada el 24 de junio en Del Río que el objetivo de la agencia es agilizar el procesamiento de los inmigrantes ilegales.

Epoch Times Photo
La Patrulla Fronteriza deja furgonetas llenas de haitianos que cruzaron la frontera de Estados Unidos ilegalmente en la ONG local Coalición Humanitaria de la Frontera para coger un autobús a San Antonio o Houston, en Del Río, Texas, el 22 de septiembre de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Este año, la administración liberó a cientos de miles de inmigrantes ilegales en Estados Unidos con un aviso de comparecencia, que indica la fecha prevista para su caso en el tribunal de inmigración.

Sin embargo, las agencias fronterizas se vieron tan abrumadas que se ordenó a los agentes que agilizaran las cosas entregando un “aviso de comparecencia”, que es una petición para que los inmigrantes ilegales se presenten ante el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) en un plazo de 60 días.

No está claro cuántos se presentaron posteriormente al ICE. The Epoch Times ha presentado una solicitud de libertad de información para obtener esos datos, pero no ha recibido respuesta.

El 8 de octubre, el gobierno de Biden anunció su intención de cancelar los contratos existentes del muro fronterizo en los sectores fronterizos del Valle del Río Grande y Del Río. Harris, en 2019, había calificado el proyecto de muro fronterizo de Trump como su “proyecto de vanidad” y el aumento de extranjeros ilegales como una “emergencia de su propia creación”.

Durante la última crisis de 2019, los agentes de la Patrulla Fronteriza fueron acusados de dirigir campos de concentración autorizados por el Estado y de poner “niños en jaulas” en las instalaciones desbordadas a lo largo de la frontera.

La agencia de la Patrulla Fronteriza recibió un golpe en la moral en ese momento, pero este año es mucho peor, dicen los agentes.

“Es definitivamente mucho más intenso”, dijo José.

“Ya no estamos asegurando la frontera. No estamos luchando contra la incursión, solo estamos rodando y aceptando. Es solo ser un secretario. No está arreglando nada, no está ayudando a Estados Unidos”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS