Morgan Freeman convierte su rancho de 124 acres en un santuario para salvar a las abejas melíferas

Por Jesús de León – La Gran Época
30 de Junio de 2019 Actualizado: 30 de Junio de 2019

Morgan Freeman convirtió su rancho de 124 acres en Mississippi en un gigantesco santuario de abejas melíferas para salvar las colonias de abejas amenazadas.

El actor de Hollywood es conocido desde hace mucho tiempo por tener una voz de oro, usando su influencia y sus talentos vocales para causas tan dignas como el grupo conservacionista ambiental One Earth. Ahora también dedicó su rancho a ayudar a salvar a las abejas.

El actor de 81 años comenzó con la apicultura en su rancho de Misisipí como un simple pasatiempo en 2014, en gran parte como reacción a las muertes masivas de abejas que estaban ocurriendo y que continúan hasta el día de hoy.

Para comenzar envió 26 colmenas de abejas a su rancho, desde Arkansas, donde están rodeadas de una amplia variedad de plantas y flores amigables con los polinizadores.

Sin embargo, al estar tan lejos de casa, las abejas no sabían dónde encontrar comida. Afortunadamente, fue capaz de resolver ese problema.

En una aparición en The Tonight Show con Jimmy Kimmel, explicó que su relación con las abejas era de respeto mutuo: “Nunca he usado el sombrero apícola con mis abejas. Todavía no me han picado, porque ahora mismo no estoy tratando de cosechar miel ni nada de eso, sino que simplemente les doy de comer… También creo que entienden bien, ‘Oye, no molestes a este tipo, tiene agua azucarada aquí'”, dijo Freeman.

Freeman explicó que las alimenta con una dieta de dos partes de azúcar con una parte de agua.

El actor subrayó la importancia vital de las abejas para nuestro ecosistema y la necesidad de aumentar los esfuerzos para salvarlas.

“Hay un esfuerzo concertado para traer abejas de vuelta al planeta… No nos damos cuenta de que son la base, creo, del crecimiento del planeta, de la vegetación… Tengo muchas cosas florecientes, y también tengo un jardinero”, añadió.

“Así que tenemos hectáreas y hectáreas de trébol, y tenemos algunas plantas como la lavanda, yo tengo como 140 árboles de magnolia, flores grandes”.

Foto ilustrativa de Rebekka D en Pixabay.

Colapso de las colonias

Las abejas han estado desapareciendo del planeta a un ritmo alarmante. Sólo entre los años 2015 y 2016, las poblaciones de abejas melíferas disminuyeron en un catastrófico 44 por ciento en Estados Unidos, según la directora ejecutiva de Livekindly, Jodi Monelle.

Foto de un apicultor. Imagen de Matthew Greger en Pixabay.

Las abejas son las principales responsables de regular nuestro suministro de alimentos mediante la polinización de nuestros cultivos. De hecho, sólo el 2% de las abejas son responsables de la polinización del 80% de nuestros cultivos en todo el mundo.

“Las abejas pueden ser pequeñas, pero son criaturas extremadamente trabajadoras, y si ese pequeño dos por ciento se pierde, el 80 por ciento de nuestros alimentos de los cultivos también desaparecerán”, dijo Monelle.

Esto incluye manzanas, naranjas, aguacates, arándanos, brócoli, cebollas, almendras y mucho más.

Además, las abejas son factores extremadamente importantes cuando se trata de alimentar a otros organismos vivos (plantas y animales por igual). Son en gran medida una parte integral de muchos ecosistemas y perderlos significa perder aves, ratones, ardillas, flores y malas hierbas.

Imagen de Pexels en Pixabay.

Agencias gubernamentales como la EPA y la comunidad científica en general han estado dando la voz de alarma en los últimos años sobre el “Trastorno del Colapso de las Colonias” – una situación que muchos temen que podría convertirse en una crisis existencial para las poblaciones de abejas en todo el mundo.

Según Monelle, hay tres factores principales que contribuyen al colapso de las poblaciones de abejas melíferas.

Uso de pesticidas. Imagen de skeeze en Pixabay.

Pesticidas

Comúnmente utilizados en los cultivos y en toda la industria agrícola en general, se descubrió que los aerosoles químicos y los pesticidas son parcialmente responsables de la muerte y el deterioro de las abejas (y de otros animales silvestres). La medición de la correlación directa entre la salud de los polinizadores y el uso de pesticidas es compleja, sin embargo, existen pruebas sustanciales sobre la toxicidad en las colonias de abejas después de la exposición química.

Prácticas de agricultura intensiva

Las abejas, que dependen en gran medida de hábitats perennes como bosques, setos, praderas y campos exuberantes, parecen estar luchando por encontrar espacios a los que llamar hogar. Debido a la intensificación de las prácticas agrícolas modernas, los valiosos hábitats de la tierra y la vida silvestre están cada vez menos disponibles. Al mismo tiempo, sin embargo, según un informe de Greenpeace de 2013, “los sistemas agrícolas que funcionan con biodiversidad y sin productos químicos, como los sistemas agrícolas ecológicos, pueden beneficiar a las comunidades polinizadoras, tanto las gestionadas como las silvestres”.

Abeja en un panal con el parásito Varroa destructor. Imagen de David Mark en Pixabay.

Parásitos, enfermedades y virus

Se descubrió, asimismo, que la introducción de virus y parásitos como Varroa destructor y Nosema ceranae constituyen una grave amenaza para las colonias de abejas melíferas. Las abejas comerciales a menudo son transportadas a lugares no naturales, lo que significa que corren el riesgo de exponerse a nuevos virus y patógenos, lo que provoca enfermedades entre las abejas y, finalmente, el colapso de las colonias.

Si bien los esfuerzos de Freeman no bastan por sí solos para revertir la marea de factores adversos a los que se enfrentan las abejas, su ejemplo es un gesto inspirador por el cual la gente puede estar más consciente de la importancia de estos diminutos polinizadores para la humanidad.

*********************

Descubre:

Una verdadera historia de dificultad y resiliencia que te hará emocionar hasta las lágrimas

TE RECOMENDAMOS