Muere uno de los presos políticos de la protesta del 8 de enero en Brasil

Detenido por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado, el empresario Clérison Pereira da Cunha murió por el mismo motivo

Por Augusto Zimmermann
27 de Noviembre de 2023 9:03 PM Actualizado: 27 de Noviembre de 2023 9:03 PM

Opinión

El mundo debe saber que Brasil tiene hoy más de 1000 presos políticos que se enfrentan a penas más duras que las de violadores, narcotraficantes y asesinos.

Protestar pacíficamente contra un gobierno controvertido es ahora un delito grave en el país, con penas de hasta 15 años o más.

Ahora se ha confirmado la muerte de uno de estos presos políticos.

Clérison Pereira da Cunha, empresario residente en Brasilia, fue detenido durante las protestas del 8 de enero, cuando se refugió en el edificio legislativo federal para protegerse de los gases lacrimógenos y los disparos de balas de goma.

Detenido por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Los abogados defensores del preso político anunciaron que había sufrido un infarto masivo.

Según las primeras informaciones, hubo un retraso en el traslado del preso político a un hospital.

En sus peticiones pidiendo la liberación del acusado, alertaron sobre el estado de salud del empresario, señalando la “situación insalubre y degradante” del sistema penitenciario donde estaba confinado.

Un periodista del diario brasileño Gazeta do Povo habló con Eliana Calmon, conocida juez brasileña y jurista consumada que fue la primera mujer miembro de la Corte Suprema de Justicia de Brasil.

Procedimientos judiciales dudosos

Según ella, hubo numerosos problemas relacionados con la actuación de la Corte Suprema.

En primer lugar, dice la juez Calmon, la Corte Suprema Federal no es la jurisdicción natural para el caso. En cambio, los acusados de los hechos del 8 de enero deberían haber sido juzgados en la Corte Federal, ya que los crímenes de los que se les acusa ocurrieron en un área federal.

En segundo lugar, no hubo individualización de la conducta. Las imágenes de las cámaras de seguridad de los edificios públicos muestran claramente que, mientras algunos manifestantes destrozaron bienes públicos, otros trataron de protegerlos.

Como se ha informado, el acusado que murió en la cárcel ni siquiera participó en actos violentos. Entró en el edificio público para protegerse de las bombas de gas que lanzaba la policía para reprimir a la multitud.

Partidarios del expresidente brasileño Jair Bolsonaro chocan con la policía durante una manifestación frente al Palacio Planalto, en Brasilia, el 8 de enero de 2023. (Evaristo Sa/AFP vía Getty Images)

Según la Constitución brasileña, las personas deben responder individualmente por su conducta.

Y, sin embargo, el juez Alexandre de Moraes, de la Corte Suprema Federal, comenzó su juicio por “lotes” de 100 o 200 personas a la vez.

Utilizó la idea de “crímenes multitudinarios” en todos los crímenes relacionados con el 8 de enero, ignorando el hecho de que cada persona había actuado de forma diferente.

En tercer lugar, el Código Penal brasileño determina que la prisión preventiva de los acusados debe reevaluarse tras 90 días de detención.

A pesar de que su abogado presentó ocho solicitudes presentando pruebas del delicado estado de salud del acusado, no se consideró la posibilidad de que Cunha fuera puesto en libertad por motivos de salud.

Injustamente detenido

En cuarto lugar, la Procuraduría General de la República (PGR) recomendó la liberación del preso político.

El 1 de septiembre, la PGR emitió un dictamen favorable a la liberación del preso político por su estado de salud. Estos abogados federales argumentaron que la liberación del preso político se debió, entre otras cosas, al vencimiento del periodo de investigación del caso.

Además, el abogado federal Frederico dos Santos también expresó la opinión de que Cunha no suponía ningún riesgo para el orden público ni la posibilidad de interferir en la obtención de pruebas.

Todas estas peticiones fueron desatendidas a pesar de que Cunha ya figuraba en la lista de presos que iban a ser puestos en libertad por la Secretaría de Administración Penitenciaria del Distrito Federal.

Para dar un contexto adecuado, el 9 de enero, al menos 1200 personas fueron detenidas en el marco del desmantelamiento de un campamento de manifestantes en Brasilia, la capital de Brasil.

Fuerzas de seguridad se enfrentan a partidarios del expresidente brasileño Jair Bolsonaro entrando en el Palacio Presidencial de Planalto en Brasilia el 8 de enero de 2023. (Ton MOLINA/AFP vía Getty Images)

Cuando estos disidentes políticos fueron enviados a prisión pasaron por un proceso de triaje. No se les proporcionaron almohadas ni mantas por “razones de seguridad”. Muchos de ellos eran ancianos y niños.

Estos presos políticos, incluido Cunha, que finalmente murió de un ataque al corazón, fueron obligados a recibir vacunas de ARNm.

Se liberó a presos comunes para acomodar a estos presos políticos en las cárceles superpobladas.

Ese mismo día, el ministro de Derechos Humanos, Silvio Almeida, emitió una nota oficial para comunicar que estos presos eran terroristas que no merecían ninguna protección de los derechos humanos.

Como comentó el editorial de la Revista Oeste:

“No hay ninguna investigación. Solo hay… un proceso ilegal que funciona en secreto, se niega a revelar pruebas, obstaculiza la defensa de los acusados por parte de sus abogados y, sobre todo, oculta al público todo lo que el gobierno de Lula quiere mantener oculto.

“Como en un juicio soviético, aquellos a los que la Corte Suprema y el gobierno quieren condenar serán condenados, incluso si la ley no lo permite, o si estos presos políticos estaban físicamente ausentes del lugar donde se cometieron los supuestos crímenes”.

El 11 de enero, la entonces presidenta de la Corte Suprema, Rosa Weber, declaró que a ningún juez se le permitiría “suavizar el castigo” de los disidentes políticos.

También ese día, el Consejo Nacional de Justicia del país anunció que estaba llevando a cabo una profunda represión contra el poder judicial brasileño.

Al parecer, la entidad ha estado analizando todas las decisiones judiciales y los jueces que se atrevan a decidir a favor de los presos políticos serán severamente castigados.

Todo esto tiene lugar en un momento en el que crecen las sospechas en torno a los sucesos de los disturbios del 8 de enero en Brasilia.

Como señaló Raul Jungmann, exministro de Defensa de Brasil de 2016 a 2018 y exmiembro del Partido Comunista Brasileño, es “imposible” asaltar estos edificios gubernamentales fuertemente protegidos con una brecha de seguridad.

Jungmann, que durante un tiempo también fue líder del Partido Popular Socialista, llegó a decir que, “sin la colaboración de la seguridad interna, nadie habría cruzado la puerta principal.”

Las opiniones expresadas en este artículo son opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.