Mueren académicos de la Universidad Sun Yat-sen en medio de un repunte de infecciones por COVID

El primer hospital de la universidad ha sido catalogado por los investigadores de derechos humanos como uno que participa en la sustracción forzada de órganos

Por Jessica Mao y Lynn Xu
31 de Diciembre de 2022 5:39 AM Actualizado: 31 de Diciembre de 2022 5:39 AM

Varios expertos y académicos chinos —la mayoría de ellos miembros del Partido Comunista Chino (PCCh)— fallecieron en el reciente brote de COVID-19, entre ellos miembros del profesorado de la Universidad Sun Yat-sen, una importante universidad nacional de la provincia meridional china de Guangdong.

El 27 de diciembre, la Universidad Sun Yat-sen envió una nota necrológica en la que informaba de que He Zikun, profesor de la universidad dedicado a la enseñanza y la investigación de la ideología marxista y de Plejanov, había fallecido el 26 de diciembre a la edad de 90 años, a causa de una enfermedad.

Zicun era miembro del PCCh y fue director de la Asociación de Investigación de Filosofía Marxista de Guangdong y director de la Asociación de Investigación de Dialéctica Socialista de Guangdong.

Otro fallecido a los 90 años es Qiu Hankang, miembro del PCCh y profesor jubilado del Departamento de Lengua y Literatura Chinas de la universidad, quien murió el 18 de diciembre por “enfermedad”.

Los recientes obituarios oficiales de casi todas las agencias estatales e instituciones públicas han afirmado vagamente que todas las muertes se deben a “enfermedad” y no se proporcionan más detalles, incluso si las muertes son causadas por COVID-19.

Los casos de infección por COVID-19 y el número de muertos en Guangzhou se han disparado. El 23 de diciembre, trabajadores médicos locales revelaron a la edición en chino de The Epoch Times que la morgue del hospital está desbordada debido al reciente aumento de muertes y el número de cadáveres sigue aumentando sin que haya dónde almacenarlos.

Empleados trabajan en un hospital improvisado que se utilizará para los pacientes del COVID-19 en Guangzhou, en la provincia oriental china de Guangdong, el 11 de abril de 2022. (STR/AFP vía Getty Images)

Los obituarios anteriores publicados por la Universidad Sun Yat-sen incluyen a otros miembros del PCCh.

El 19 de diciembre, Ouyang Lisi, de 43 años, miembro de la facultad del Departamento de Anatomía Humana del Instituto de Medicina, murió de “enfermedad”. La necrológica calificó a Ouyang de “apasionado creyente en la educación del PCCh”.

El 16 de diciembre, Cheng Jianding, de 49 años, subdirector del Centro de Identificación Forense de la Universidad Sun Yat-sen, subdirector del Departamento de Medicina Forense y director del Departamento de Patología Forense, murió el 15 de diciembre al verse “involucrado en un incidente de tráfico”.

Cheng también era miembro del Comité del Partido del Zhongshan Medical College de la Universidad Sun Yat-sen y secretario de la rama del Partido del Departamento de Medicina Forense.

El 10 de diciembre, Jiang Zhiqiang, de 40 años, miembro del PCCh y profesor asociado del Instituto de Medicina de la Universidad Sun Yat-sen, murió de “una enfermedad repentina”.

La muerte de Jiang conmocionó a muchos estudiantes y profesores, ya que había sido uno de los anfitriones del salón académico del campus a fines del mes pasado, según el medio oficial Southern Metropolis Daily.

El 30 de noviembre, Peng Baogang, de 59 años, experto en cirugía hepatobiliar, director del Centro de Cirugía Hepatobiliar y Pancreática del Primer Hospital de la Universidad Sun Yat-sen y miembro del consejo editorial de la Revista China de Cirugía Práctica, murió debido a un “tratamiento ineficaz”.

Sustracción de órganos en el Hospital Universitario

El Primer Hospital de la Universidad Sun Yat-sen, donde trabajaba Peng, ha sido catalogado por los investigadores de derechos humanos como uno que participa en la Sustracción forzada de órganos, una práctica en la que se asesina a las personas para proporcionar órganos a la floreciente industria china de trasplantes de órganos.

El 14 de marzo de 2006, el Guangzhou Daily, medio de comunicación estatal chino, informó que “recientemente, en la sala de operaciones del Primer Hospital Afiliado de la Universidad Sun Yat-Sen, el reportero presenció cómo se realizaban simultáneamente 5 trasplantes de hígado y 6 de riñón”, informó End Transplant Abuse in China.

La Organización Mundial para Investigar la Persecución de miembros de Falun Gong escribió que “se sospecha que el Departamento de Trasplantes de Órganos del Primer Hospital Afiliado de la Universidad Sun Yat-sen es uno de los principales lugares de origen de la sustracción de órganos vivos para trasplantes en China”.

“El año 2000 marcó un antes y un después en el sector de los trasplantes de órganos en China (…) El número de trasplantes de hígado en 2000 alcanzó 10 veces el de 1999; en 2005, el número se triplicó aún más [desde 2000]”, dijo en marzo de 2010 He Xiaoshun, miembro del Comité de Expertos de la Comisión de Donación de Órganos Humanos y vicepresidente del Primer Hospital Afiliado de la Universidad Sun Yat-sen, en declaraciones al Southern Weekly, un medio de comunicación estatal.

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una práctica de meditación pacífica con cinco ejercicios suaves que hace hincapié en mejorar el carácter moral siguiendo los principios de verdad, benevolencia y tolerancia. El PCCh comenzó a perseguir brutalmente esta práctica en 1999, después de que su número aumentara hasta unos 100 millones de practicantes en China.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.