Mujer de Pensilvania muere después de caer en una picadora de carne

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
24 de Abril de 2019 Actualizado: 25 de Abril de 2019

Una mujer de Pensilvania murió luego de caer en una picadora de carne comercial en su lugar de trabajo, informó WNEP el 24 de abril.

Jill Greninger, de 35 años, cayó en la maquinaria de Economy Locker Storage Company en el condado de Lycoming, Pennsylvania. De acuerdo al reporte sucedió mientras trabajaba, alrededor de las 11:30 a.m., el 22 de abril.

El forense del condado de Lycoming, Charles E. Kiessling Jr. confirmó su muerte, diciendo que es “realmente una tragedia“.

“Hablamos con la persona que la encontró. Nos dijo que escuchó un ruido, fue a verla y la encontró en la máquina. Desactivó el poder y llamó al 911”, dijo a ABC News.

Kiessling dijo que Greninger pudo haber estado parada en las escaleras con ruedas antes del incidente.

No está claro si hubo otros testigos o cómo pudo haber caído en la máquina.

“No sé si quedó atrapada por las partes móviles y la agarraron, o si simplemente se resbaló y cayó”, dijo el forense a ABC. “No lo sé y no hay manera de determinar eso”.

The Economy Locker Storage Company tiene una planta de procesamiento y ha estado en el negocio desde principios de 1900, señaló WNEP.

De acuerdo con la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA), la muerte de Greninger es la primera en la instalación. Los investigadores de OSHA aún están investigando.

Según el Williamsport Sun-Gazette, Kiessling agregó que “no sabemos si se cayó o si fue arrastrada, ya que quizás estaba buscando algo en el molinillo”.

El periódico informó que los bomberos respondieron al incidente, pero ella ya estaba muerta. Luego pasaron unos 45 minutos desmontando la máquina.

Los vecinos dijeron que estaban impactados por la muerte de la mujer y se preguntaban cómo pudo haber ocurrido tal accidente.

“Mi corazón está con todos los que están afectados por esto. Todos están conmocionados y piensan que es una tragedia que algo así le sucediera a una joven”, dijo un vecino de la estación local.

Jill Greninger, de 35 años, cayó en la maquinaria de Economy Locker Storage Company en el condado de Lycoming, Pennsylvania (Google Maps)

Según un estudio de 2019, los trabajo más peligrosos en Estados Unidos son la pesca comercial, la tala, ser piloto o ingeniero de vuelo, trabajar en el techo y reciclar basura.

Los pescadores y los trabajadores de la pesca están en el primer lugar de peligro. “Tuvieron las tasas más altas de lesiones fatales en 2017”, dice 24WallSt, que realizó el estudio.

“La pesca comercial es en gran medida un trabajo físico que involucra redes de pesca, artes y cubiertas resbaladizas. Los pescadores y los trabajadores de la pesca relacionados también pueden estar expuestos a factores ambientales desafiantes, como el clima extremo. Además, pueden estar en el agua o trabajando desde un área remota cuando ocurre un accidente, y es posible que no se pueda acceder fácilmente a un hospital o profesional médico. La mayoría de las muertes entre los pescadores y los trabajadores de la pesca relacionados se deben a ahogamiento”,

En el número 2 de riesgos está el trabajo de tala, ya que es físicamente exigente y a menudo requiere que los trabajadores permanezcan en áreas remotas. La mayoría de los madereros mueren al ser golpeados por un objeto o experimentan un percance con maquinarias peligrosas.

Los pilotos de aeronaves y los ingenieros de vuelo están en el tercer lugar en la lista, y en el número 4 están los trabajos en el techo por las caídas, resbalones y tropiezos como causa más común de muerte.

Los recolectores de basura y reciclaje tienen a su vez la quinta mayor probabilidad de muerte, ya que “estos trabajadores sufren numerosas lesiones causadas por incidentes de transporte, incluidos accidentes automovilísticos, cada año” y “a menudo también están expuestos a contaminantes como contaminantes, que puede resultar en enfermedad”.

Muertes recientes en el lugar de trabajo

De acuerdo con las estadísticas más recientes de OSHA, en Estados Unidos aproximadamente 5147 trabajadores murieron en el trabajo en 2017, lo que equivale a un promedio de más de 99 a la semana o más de 14 muertes por día.

La situación puede no ser igual en otros países pero marcan una tendencia.

“Las caídas fatales se ubicaron en su nivel más alto en los 26 años de historia del Censo de Lesiones Ocupacionales Fatal, con 887 víctimas o un 17 por ciento de los trabajadores”, dijo la Oficina de Estadísticas Laborales. “Los incidentes de transporte siguieron siendo el evento fatal más frecuente en 2017 con 2,077 (40 por ciento) muertes ocupacionales”.

Por otro lado “las sobredosis no intencionales debidas al uso no médico de drogas o alcohol en el trabajo aumentaron un 25 por ciento, de 217 en 2016 a 272 en 2017. Este fue el quinto año consecutivo en el que las muertes por sobredosis no intencionales en el lugar de trabajo han aumentado al menos un 25 por ciento”.

Según la agencia, “el contacto con objetos e incidentes disminuyó un 9 por ciento (a 695 en 2017 de 761 en 2016), y las muertes por equipos o maquinaria en funcionamiento bajaron un 26 por ciento (a 76 en 2017 de 103 en 2016).

***

Historias de convicción

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación>

TE RECOMENDAMOS