Mujer dice que exprimir limas con las manos bajo el sol le produjo serias ampollas

Por Jack Phillips - La Gran Época
10 de Julio de 2019 Actualizado: 10 de Julio de 2019

Una mujer canadiense de 34 años está alertando a las personas que decidan preparar margaritas durante el verano.

Amber Prepchuk, de Edmonton, Alberta, fue al Lago Wizard antes de exprimir limones a mano para la bebida, informó Fox News.

La mujer dijo que se lavó las manos antes de “continuar con el día bajo el sol”, según Fox.

Al día siguiente, se dio cuenta de que sus manos parecían quemadas. Dos días después, Prepchuk dijo que sufría un dolor “insoportable”.

“Me desperté con ampollas que se formaban entre los dedos y en la parte superior de las manos”, comentó.

Prepchuk dijo que fue a la clínica de quemaduras del Hospital de la Universidad de Alberta, y un médico tomó nota de la lesión.

“Casi me echa cuando le dije que lo único que se me ocurría eran las limas que había exprimido dos días antes”, comentó. Su novio investigó entonces las quemaduras de lima, encontrando información sobre la fitofotodermatitis, conocida como “quemaduras de margarita”.

Añadió a Fox que sus quemaduras fueron aplicadas en gasa y crema para quemaduras antes de ser envueltas con otro tipo de guante.

Prepchuk, una peluquera, dijo que el dolor que sentía “era algo que nunca había experimentado antes”.

“Es casi abrumador porque no es como si accidentalmente te hubieras quemado una parte de la mano en el horno o en la estufa o algo así”, dijo, añadiendo que se sentía como si “se hubiera cocinado de adentro hacia afuera”.

“Puedo soportar el dolor, pero me desperté a la mañana siguiente y tenía dolor. Estaba llorando a mares”, dijo a la CBC. “Estaba cubierta de pequeñas ampollas”.

“Fue algo que me provocó lágrimas”, agregó. “Ser quemada por el sol es una cosa, pero ser quemada en segundo grado es otra sensación”.

El profesor de la Universidad de Alberta, el Dr. Jaggi Rao, le dijo CBC que ve a pacientes con esta condición por lo menos una vez a la semana.

“En realidad, es súper común”, dijo Rao. “No es solo por las limas, sino por lo que llamamos furocumarinas”.

El químico se encuentra en varias frutas y verduras, incluyendo limones, limas, apio, perejil y chirivía.

“Por sí mismo, no causa ningún problema, pero cuando se tiene luz ultravioleta de alta intensidad, libera radicales de oxígeno que provocan un eccema”, contó.

Dijo que rara vez deja cicatrices permanentes en las personas.

“Lo veo casi todos los días”, dijo. “Normalmente la gente vuelve de vacaciones, de un viaje a México, o lo veo en las tiendas”.

Prepchuk dijo que ahora está advirtiendo a otros que eviten “exprimir limones con sus propias manos y luego ir a la luz del sol”.

“Guantes, exprimidores de limón y un buen lavado de manos con agua caliente y jabón”, le dijo a Fox.

Le pasó a una niña de 3 años

La madre de una niña de 3 años dijo que quedó “traumatizada” cuando aparecieron horribles quemaduras en la piel de su hija en una condición conocida como “quemadura de margarita”.

Sabrina Miller escribió en un post en Facebook que después de un fin de semana de acampar, nadar, “estar bajo el sol” y “comer limas en el lago” a principios de junio, su hija “se despertó con lo que parecía ser una quemadura solar severa de formas extrañas en su cara”.

Miller dijo que llevó a su hija a un dermatólogo, quien también pensó que las formas extrañas eran solo una quemadura de sol y envió a la niña a casa con una loción ligera para calmar el ardor.

Pero a la mañana siguiente, Miller se horrorizó al descubrir que la cara de su hija tenía ampollas que recordaban a quemaduras de segundo grado.

“¿Por qué me está pasando esto?”, fue la expresión de Miller, según Inside Edition.

*****

A continuación:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS