Mujer encarcelada por su fe sufre fractura de cráneo tras golpizas de guardias, informa su familia

09 de Septiembre de 2016 Actualizado: 24 de Diciembre de 2016

Una mujer china de edad avanzada habría sufrido severas heridas el mes pasado en manos de guardias de prisión, quienes la dejaron “inconsciente y vomitando” y con una fractura de cráneo, según un informe de esta semana.

Bai Gendi, 65, fue enviada a la sala de emergencias del Hospital Popular de Songjiang en Shanghai, de acuerdo con un informe de Minghui, un sitio web dedicado a publicar información relativa a Falun Gong.

Ella está detenida en la Prisión de Mujeres de Shanghai y sufrió abusos en manos del régimen chino por rehusarse a dejar de practicar Falun Gong, una disciplina espiritual y de meditación perseguida por el Partido Comunista Chino desde julio de 1999, cuando el entonces líder Jiang Zemin ordenó su amplia represión.

Falun Gong, también conocida como Falun Dafa, es una disciplina espiritual tradicional china que combina ejercicios suaves con las enseñanzas de verdad, benevolencia y tolerancia. Los practicantes de Falun Gong son sistemáticamente torturados, golpeados y objeto de otras formas de abusos en las prisiones chinas.

Mientras tanto, un informe lanzado este junio estimó que desde 2000, se realizaron 1,5 millones de trasplantes de órganos en China, se cree que gran parte de estos órganos provendría de practicantes de Falun Gong. La organización de derechos humanos Amnistía Internacional dijo que el régimen chino está llevando a cabo detenciones arbitrarias masivas, juicios ejemplificadores y otros abusos de derechos humanos que resultan de la persecución.

Desde 1999, Bai fue arrestada, encarcelada y torturada. Según el informe de Minghui primero le dieron dos años de trabajo forzado en 1999, y tres meses después la liberaron, luego la arrestaron nuevamente y recibió otros tres años de trabajo forzado. En 2006, fue arrestada de nuevo y sentenciada a más de cuatro años de prisión. Luego, en 2012, la arrestaron otra vez y la condenaron a seis años y medio de prisión.

Fotos publicadas por el sitio web Minghui la muestran en la cama de un hospital con tubos saliendo de su nariz.

Los guardias de la prisión le dijeron a su familia que se cayó de una silla, lastimándose. La familia “sospecha que las heridas fueron causadas por una golpiza recibida en la prisión”, informó Minghui, agregando que tenía una “fractura de cráneo sangrante”.

Los miembros de la familia dijeron que la pusieron en confinamiento solitario, forzándola a usar ropa de verano -con mangas y pantalones cortos- en celdas heladas sin calefacción en el invierno.

 

TE RECOMENDAMOS