Mujer estadounidense varada en Afganistán dice estar perdiendo esperanza: “¿Acabaré muriendo aquí?”

Por Tom Ozimek
04 de Septiembre de 2021 5:02 PM Actualizado: 04 de Septiembre de 2021 5:02 PM

Una mujer californiana de 25 años, embarazada, que permanece atrapada en Afganistán, describió su calvario en una entrevista con VOA, en la que se cuestionaba si alguna vez lograría volver a casa y que temía por su vida.

Nasria, que habló con VOA con la condición de que solo se utilizara su primer nombre por temor a su seguridad, dijo al medio que viajó a Afganistán en junio para casarse con su novio de toda la vida, un ciudadano afgano. Tras la toma de control relámpago del país por parte de los talibanes, los recién casados intentaron evacuar, pero no lo consiguieron.

“Ha habido días en los que, ya sabes, pienso para mí misma… ¿voy a llegar a casa? ¿Voy a acabar viviendo aquí? ¿Acabaré muriendo aquí?”, dijo a Carla Babb, corresponsal de VOA en el Pentágono.

En el desesperado esfuerzo de evacuación que siguió a la toma del poder por parte de los talibanes, más de 124,000 civiles consiguieron abandonar el país, incluidos unos 6000 ciudadanos estadounidenses. El gobierno de Biden estima que entre 100 y 200 estadounidenses permanecen en Afganistán.

“Ahora creemos que entre 100 y 200 estadounidenses permanecen en Afganistán con alguna intención de irse. La mayoría de los que permanecen son ciudadanos con doble nacionalidad, residentes desde hace mucho tiempo que habían decidido quedarse por sus raíces familiares en Afganistán”, dijo el presidente Joe Biden en un discurso el martes. “El resultado final: El [98] por ciento de los estadounidenses en Afganistán que querían irse pudieron hacerlo”.

Los grupos privados y los antiguos militares, que han dado un paso adelante para recaudar fondos y sacar a los ciudadanos y aliados, estiman que el número de ciudadanos estadounidenses que permanecen en Afganistán es de miles, no de cientos.

Nasria describió el caótico esfuerzo de evacuación, diciendo a VOA que “fue muy difícil subir a un vuelo. Hubo un par de días en los que tuvimos que dormir en la calle”.

Dijo que su vuelo fue cancelado cuando las evacuaciones se sumieron en el caos debido a un mortal atentado suicida el 26 de agosto, que se cobró la vida de 13 miembros del servicio de EE.UU., 3 británicos y unos 170 afganos. Nasria dijo que se coordinó con los funcionarios del Departamento de Estado de EE.UU. para establecer acuerdos de evacuación alternativos, pero que éstos fracasaron en los dramáticos días finales del traslado aéreo.

Nasria dijo que, aunque mostró su pasaporte estadounidense a los miembros talibanes que controlaban el acceso al aeropuerto de Kabul, se le negó la entrada en repetidas ocasiones.

“Me apuntaron con una pistola a la cabeza”, dijo. “Nuestras tropas estaban literalmente en la puerta, esperando que siguiéramos caminando, y [los talibanes] nos habían bloqueado”, dijo, añadiendo que intentó pasar por delante de ellos pero que hicieron disparos de advertencia al suelo junto a ella y le ordenaron que se detuviera.

“Nunca en mi vida… había experimentado algo así”, continuó. “Fue como una escena de película”.

A pesar de que el Departamento de Estado le ha dicho que se refugie en su casa mientras trabajan para encontrar una manera de sacarla, dijo que está perdiendo la esperanza.


La subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos, Toria Nuland, dijo a los periodistas en una rueda de prensa el 1 de septiembre que Estados Unidos está comprometido a sacar a los estadounidenses por aire y por tierra.

“Como he dicho, estamos trabajando para tratar de conseguirlo—apoyando a los socios en tierra que están tratando de abrir ese aeropuerto. Y también estamos estudiando las rutas terrestres. Creo que en cuanto a las rutas terrestres, no quiero ser más específica porque, como saben, es un viaje largo con muchos peligros y no queremos poner en peligro a la gente que podría estar involucrada en eso”, dijo Nuland.

Los republicanos han instado a la administración Biden a que continúe con los esfuerzos de rescate en Afganistán, ya que sus oficinas reciben llamadas de personas que todavía están atrapadas en Afganistán.

El caso de Nasria llamó la atención del representante Darrell Issa (R-Calif.), quien dijo el miércoles que su oficina estaba ayudando a sacar a la gente de Afganistán.

“Nasria, una ciudadana estadounidense embarazada, ha desafiado las palizas y el acoso de los talibanes al intentar pasar sus puestos de control para regresar a Estados Unidos. Es una de las personas a las que seguimos ayudando. Todos deberían conocer a los estadounidenses abandonados en Afganistán por el presidente Biden”, dijo Issa en Twitter.

Con información de Masooma Haq.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.