Mujer muere en el quirófano, ve el cielo y acontecimientos futuros: Vuelve como una nueva persona

Por Tara MacIsaac
14 de Junio de 2022 12:18 PM Actualizado: 14 de Junio de 2022 12:20 PM

Tricia Barker estaba deprimida. Tenía 21 años, estaba en la universidad estudiando inglés, no estaba segura de qué carrera seguiría, y en general sentía que la vida era desesperante y dolorosa. Intentó quitarse la vida tomando un puñado de pastillas con alcohol.

Se despertó 36 horas después, todavía en su propia habitación. No le dijo a nadie que había intentado suicidarse, pero decidió seguir adelante con su vida. Como símbolo de que su vida volvía a estar en marcha, empezó a entrenar para una carrera de 10 km.

De camino a la carrera, tuvo un terrible accidente de transito

Tras su intento de suicidio, Barker se entrenó para correr una carrera de 10 km como forma de recuperarse de su profunda depresión. Tras semanas de entrenamiento, se dirigía a correr la carrera cuando tuvo un choque frontal. Se rompió la espalda en varias partes, no sentía las piernas y tenía lesiones internas. Sin seguro médico, tardó casi 20 horas en encontrar un cirujano que la operara. Pasó esas 20 horas tumbada en el hospital sin analgésicos ni alivio alguno.

Finalmente, en la mesa de operaciones, Barker fue anestesiada.

(Ilustración pexels)
(Ilustración – pexels)

En un instante, su espíritu abandonó su cuerpo

“El anestesista me puso la mascarilla y luego salí de mi cuerpo”, dijo, chasqueando los dedos para mostrar lo rápido que ocurrió.

“En ese momento, yo era agnóstica y por eso me sorprendió que el espíritu siguiera. Quería volver a mi cuerpo, despertarme y decirles a todos mis amigos: ‘¡Eh, aquí seguimos!'”, relató en un video que grabó para compartir su experiencia.

Vio su propio cuerpo sobre la mesa, con la espalda abierta y sangre por todas partes. Dos ángeles se acercaron a ella y la calmaron. Los vio enviar luz a través de los cirujanos y dentro de su cuerpo.

En ese momento, supo que los cirujanos podrían eliminar los restos de su espalda y que volvería a caminar.

Pero fue entonces cuando vio que el monitor se apagaba.

Mientras su cuerpo yacía allí muerto, visitó a sus seres queridos y vio acontecimientos que más tarde se verificó que habían sucedido realmente

Angustiada al ver su cuerpo allí muerto, sin saber cómo los médicos podrían reanimarla, no quiso ver la escena por más tiempo. Con ese pensamiento, salió al instante al pasillo.

(pexels-photo)
(pexels-photo)

Aquí es donde ocurrió algo que hizo que su caso sea de gran interés para los investigadores de experiencias cercanas a la muerte (ECM). Vio a su padrastro, un loco de la salud que nunca tocaba los dulces, tomar un chocolate de una máquina expendedora en el pasillo del hospital y comérsela. Más tarde se comprobó que esto había sucedido realmente.

Un suceso así se llama “percepción verídica”. Las percepciones verídicas son observaciones que una persona recuerda de una experiencia extracorpórea que pueden ser verificadas de forma independiente. Son cosas que no podrían haber conocido por medios ordinarios.

Algunos científicos, como el neurólogo Kevin Nelson de la Universidad de Kentucky, intentan explicar las ECM como procesos cerebrales similares a los que se producen cuando una persona sueña o pierde repentinamente el oxígeno.

Los científicos han intentado explicar las ECM como procesos en el cerebro, pero el Dr. Jan Holden dice que ninguna de esas interpretaciones puede explicar el fenómeno

Sin embargo, la Dra. Jan Holden, profesora de la Universidad del Norte de Texas e investigadora de las ECM desde hace mucho tiempo, identificó unos 100 casos de percepción verídica. A través de su examen de cientos de casos de ECM, determinó que este fenómeno común no puede explicarse mediante el tipo de procesos ordinarios propuestos por Nelson.

Jan Holden habla en la Conferencia IANDS 2014 el 29 de agosto de 2014. (Tara MacIsaac/Epoch Times)
Jan Holden habla en la Conferencia IANDS 2014 el 29 de agosto de 2014. (Tara MacIsaac/Epoch Times)

“Cualquier explicación material que se haya intentado no da cuenta de algunas de las cosas que ocurren en las ECM”, dijo Holden en una conferencia grabada que dio para presentar su libro “Manual de experiencias cercanas a la muerte”. “Ninguno de esos modelos puede explicar cómo Tricia sabía que su padrastro estaba sacando un chocolate mientras ella estaba inconsciente y en estado de coma en la sala de operaciones”.

El de Barker es uno de los muchos casos de ECM que Holden investigó.

Una de cada cinco personas que rozan la muerte tienen una experiencia extracorpórea

Holden descubrió que aproximadamente una de cada cinco personas que tienen un roce con la muerte tienen una experiencia extracorpórea igual de profunda. Muchas personas no hablan de ellas abiertamente, por miedo al ridículo. Algunas personas que tuvieron experiencias extracorpóreas recibieron incluso atención psiquiátrica por hablar de ellas.

Pero Holden comprobó que la salud mental de los que han tenido una ECM refleja la de la población en general. Estas personas son tan cuerdas y racionales como cualquier otra. El impacto de estas experiencias es enormemente positivo. Alrededor del 90 por ciento de las personas que tienen una ECM la consideran una experiencia agradable, y muchas de ellas vuelven más felices y con un fuerte sentido de propósito.

“Nunca había sentido un amor así: el amor de una madre, el amor romántico, nada podía compararse”

La experiencia de Barker no terminó con el chocolate. Escuchó las oraciones silenciosas de su madre, su tía y otras personas. Cuando escuchó el dolor en las oraciones de su familia, casi quiso volver. Pero una luz la llamó. “La luz era tan increíble, nunca había sentido un amor así: el amor de una madre, el amor romántico, nada podía compararse”, recuerda.

Se encontró en un campo más real y hermoso que cualquier cosa en la Tierra. Su abuelo, que ya había muerto, estaba allí con ella.

(Ilustración - Pexels)
(Ilustración – Pexels)

Entonces vio cientos de luces, y supo que cada una representaba a un futuro alumno suyo. Supo que debía ser profesora; esa sería su carrera. No solo enseñaría inglés, sino que también enseñaría a otros lo que ella había experimentado en la muerte.

Sintió lo que era estar en el extremo receptor de sus acciones, el impacto que tenía en los demás

Tanto el pasado como el futuro pasaron ante ella. No eran necesariamente los principales acontecimientos o relaciones de su vida los que se destacaban, sino sus interacciones con personas que habían desempeñado pequeños papeles. Había personas con las que no conectaba porque pensaba que eran diferentes a ella, pero vio que habían rezado por ella y se habían preocupado por ella cuando estaba deprimida.

Pudo sentir y ver cómo sus acciones hacia los demás les afectaban. Holden dijo que ésta es una experiencia común durante las ECM. A menudo hace que las personas se comprometan más a tener en cuenta a los demás en sus acciones, porque saben que al final de sus vidas tendrán que experimentar de nuevo todos los sentimientos que provocan en los demás.

Sentía que los ángeles y Dios no la juzgaban negativamente por las cosas que había hecho

Aunque Barker sintió remordimientos por algunas de sus acciones, sintió que los ángeles y Dios no la juzgaron negativamente por las cosas que había hecho. Se sintieron tristes por algunas de las decisiones que tomó, pero no la juzgaron de mala manera. Solo querían lo mejor para ella.

Vio que cuando intentó suicidarse tenía múltiples caminos a su alrededor que podría haber tomado en su lugar. Podía haber recurrido a las personas que la rodeaban.

(The Epoch Times)
(The Epoch Times)

Vio que la principal opción que debería haber tomado era ser buena consigo misma, valorarse y tratarse con compasión. “Cuando crees que eres digna de tu propio amor, empiezas a crear una vida a tu alrededor que es mucho mejor”, dijo.

Aunque le costó ver sus errores en la vida, la experiencia general fue inmensamente alegre. No quería volver a su cuerpo, pero Dios le dijo que tenía que volver. Ella ayudaría a otros a entender que hay una vida después de la muerte y ayudaría a la gente a dejar de tener miedo.

Su cuerpo se sentía como un disfraz, ya que se dio cuenta de que solo era algo que su alma eterna llevaría durante un tiempo relativamente corto en la Tierra

Cuando volvió a su cuerpo, se sintió muy limitada después de su experiencia trascendental. Su cuerpo se sentía como un “disfraz”, y al principio hablaba de sí misma en tercera persona, como si “Tricia Barker” fuera solo una encarnación limitada de su ser eterno.

Barker se recuperó de sus lesiones en la espalda, como había visto que haría durante su experiencia extracorporal. Justo un año después, corrió la carrera de 10 km. No solo simbolizaba su recuperación tras el intento de suicidio, sino también su vitalidad tras una experiencia cercana a la muerte que la cambió profundamente.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.