Mujer rusa dedica su vida a rescatar perros y gatos tras la muerte de su perro en un accidente

Por Romina Garcia
09 de Diciembre de 2020
Actualizado: 09 de Diciembre de 2020

Una mujer de Moscú dedica su vida a salvar a perros abandonados y no le importa vivir con 15 perros y 13 gatos en su pequeño apartamento.

Anastasia Pomorina, convive en su apartamento de dos habitaciones con los animales que rescata. Ella duerme en una litera arriba y sus animales duermen en la litera de abajo.

A pesar de que parte del hogar de Pomorina está marcado por las garras de sus mascotas —con el tapiz roto, camas y puertas masticadas y pisos estropeados— ella disfruta de la compañía de estas.

Además de los canes de su hogar, con su madre, en el campo, también tiene otros 6 más.

“Nunca sé exactamente cuántos perros tengo. ¿Importa?”, dijo a The Washington Post.

La mujer, de 33 años, es hija de dos matemáticos de la Universidad Estatal de Moscú. Estudió ingeniería informática durante seis años, pero nunca trabajó de ello, sino que prefirió hacer de lo que más le gusta: ser instructora de Pilates y entrenadora personal. Sus pasiones son el canicross, el bikejoring y el skijoring, en los que la gente corre a campo traviesa, en bicicleta o esquiando con sus perros.

Su adoración y cuidado por los animales comenzó cuando tenía 18 años, luego de que Pomorina tuvo un accidente automovilístico junto a su perro Ringo. Ella viajaba junto a su mascota en el auto de un amigo a Bélgica para competir en una carrera.

El grave accidente le rompió todos los huesos, pero lo más difícil para ella fue superar la muerte de Ringo.

“No puedo describirlo. Era simplemente mi perro”, dijo. “Era solo una sensación de que siempre estoy tratando de encontrarlo, en cada perro”, añadió al mismo medio.

Para superar la muerte de su mascota comenzó a rescatar a perros en la calle. Su primer rescate fue el de una perra negra con sus cachorros, y fue cuando decidió ser parte de la asociación de rescate Fluffy Help, quienes estiman que han salvado la vida de unos 300 animales, según The Washington Post.

“Conozco el lenguaje de los perros. No sé cómo ni de dónde vino. Simplemente me gusta estar con ellos y comunicarme con ellos”, dijo la activista.

Pero algunos perros rescatados por Fluffy Help no pueden ser domesticados, entonces los alimenta. También los captura para que sea esterilizados antes de devolverlos a la calle.

También tuvo una perrita muy parecida a Laika, era una mezcla de terrier pequeño. La encontró junto a la Plaza Roja el Día de la Victoria en 1996, “después de que los generales se fueran a casa”. Las pequeñas almohadillas de las patas de la perrita estaban lastimadas, así que la llevé a casa. Los amigos de Pomorina la llamaron Mylka.

Luego estaba Oskar, un perro guardián del estacionamiento que vivía en una tienda, pero fue abandonado cuando se cerró. “Lo acogí y le encontré una familia que se enamoró de él”, dijo al mencionado medio.

Ahora tiene a Charlie, un perro adoptado a través de Fluffy Help. “Es un devorador de cuadernos, un destripador de camas, un masticador de trapos de cocina, un hambriento de cuervos, un gruñón a las sombras y un odiador de baños”. Pero Pomorina con paciencia y dedicación le enseño a perseguir palos y a ser cariñoso.

Sin embargo, ningún perro llenó el vacío en el corazón que dejó Ringo. Aun así, Pomorina vive para rescatar y ayudar a los animales.

El cuidado de sus mascotas le produce un gasto de 700 dólares mensuales entre facturas del veterinario y el alimento diario.

Aunque sus vecinos aveces se quejen y la visiten inspectores veterinarios, ella nunca abandonará su vida de rescatista. Su mayor sueño es fundar un refugio de animales para perros callejeros.

Por otra parte, Pomorina considera que la pandemia del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) tuvo un lado positivo, que fue el aumento del interés en adoptar perros y gatos.

Durante la pandemia, formó parte de un proyecto en internet de reubicación de mascotas callejeras, Entrega de felicidad a sus casas, donde los rescatistas entregan mascotas a personas en aislamiento.

Aun así, la cantidad de perros en su apartamento nunca se reduce por completo. Hasta el momento de la nota, su ultimo rescate fue en agosto. Encontró a una simpática cruza de husky hembra gris, corriendo cerca de la carretera de circunvalación de Moscú.

“Tuve que parar”, dijo, “porque si no lo hacía, no sobreviviría mucho”, agregó.

Desde entonces ha dedicado su vida a ayudar a los perros en peligro. “Me detengo y me lo llevo, incluso si tengo 15 perros. No puedo dejarlo en un lugar peligroso. Lo adopto y tomo todas las decisiones más tarde. No pienso en ese momento. Solo sé que un perro necesita ayuda”.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

Vivió 15 años con dolor y ahora viaja compartiendo el hallazgo que le cambió la vida

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS