Mujer sufre parálisis parcial por estirarse mientras miraba TV acostada

Por Jesús de León – La Gran Época
15 de Abril de 2019 Actualizado: 15 de Abril de 2019

Una mujer paramédico quedó parcialmente paralizada a los 23 años al sufrir una lesión en el cuello luego de hacer un estiramiento con el que se rompió una arteria importante de su columna vertebral.

Natalie Kunicki, que trabaja para el servicio de ambulancia de Londres (LAS), estaba viendo películas en la cama con su amiga el 4 de marzo cuando se estiró y oyó un fuerte “crujido”, de acuerdo con Daily Record

La joven paramédica no le dio importancia y se fue a dormir, pero cuando se despertó 15 minutos más tarde no pudo mover su pierna izquierda y se cayó al suelo cuando intentó caminar.

En las primeras horas del 5 de marzo Natalie fue llevada al hospital en una ambulancia donde una tomografía computarizada confirmó que había sufrido un accidente cerebrovascular.

El equipo de la ambulancia llevó a Natalie al Hospital del University College London. Se sometió a una cirugía de tres horas en la que los médicos descubrieron la rotura de su arteria.

Una arteria vertebral de Natalie – de las principales arterias del cuello- se había reventado provocando la formación de un coágulo de sangre en su cerebro y un derrame cerebral.

Natalie quedó con su lado izquierdo casi completamente paralizado por el derrame cerebral.

“Me estiré el cuello y pude oír este ‘crack, crack, crack, crack’. Mi amiga me preguntó si era mi cuello, pero todas mis articulaciones suenan un poco así que no le di importancia. Sólo me reí”, dijo según Lad Bible.

“Me levanté y traté de ir al baño y me balanceaba hacia todas partes. Miré hacia abajo y me di cuenta de que no movía la pierna izquierda y me caí al suelo”.

Lo más impactante para la joven paramédico fue escuchar el diagnóstico lo cual la dejó estupefacta: “Cuando el consultor me dijo que había tenido un derrame cerebral me quedé en estado de shock”.

Los médicos le dijeron que ese estiramiento del cuello había causado la ruptura de la arteria vertebral, lo que ocurre con una probabilidad de uno entre un millón.

“No fumo, no bebo, no tengo antecedentes familiares de derrames cerebrales, así que es bastante extraño que me haya pasado cuando me estaba moviendo en la cama”, dijo.

En ese estado de shock contó que pasó 3 días con poco humor e intentando procesar lo que le había pasado. Le dijeron que en ese tiempo parecía como un robot con pocas emociones.

Recuperación

Al principio no podía mover el pulgar y el índice, aunque podía mover mi muñeca hacia arriba y hacia abajo. No podía levantar el brazo. Podía doblar la pierna izquierda pero no podía mover los dedos de los pies.

Natalie comenzó hacer ejercicios diarios que le ayudaron a recuperar suficiente movimiento en su pierna, brazo y mano hasta ser dada de alta para la casa de sus padres en Harrow, Londres, el 28 de marzo.

Sus amigos del servicio de ambulancias la ayudaron, la visitaban y hacían los ejercicios con ella.

“Pude tener mi pequeña fiesta de lástima durante una semana, pero eso es todo. Me dijeron: “Lo hecho, hecho está, sólo trabaja y haz todos los ejercicios”, contó Natalie.

Los cirujanos que atendieron a Natalie pudieron repararle la arteria con un stent pero no pudieron eliminar el coágulo en su cerebro. Estiman que se disolverá con el tiempo.

Ahora que ya recuperó algo de movimiento y sensibilidad, Natalie se siente ‘mucho mejor’ y siente que su recuperación se aceleró desde que regresó a la casa de sus padres.

Alertar de los riesgos

Ahora ella advierte a las personas de los riesgos cuando estiran sus articulaciones, y para hacerles saber que los derrames cerebrales pueden afectarles sin importar la edad.

“Soy paramédico y no llamé al 999 durante 10 minutos porque pensé que era demasiado improbable que se produjera un derrame cerebral cuando debería haberlo sabido mucho mejor. Cada minuto tus células cerebrales están muriendo, así que no descartes nunca un derrame cerebral sólo porque eres alguien joven”.

“La gente necesita estar más atenta al hacer cualquier ejercicio quiropráctico o (usar) pesas de gimnasio extenuantes. (Yo) estaba en la cama mirando (TV) con una amiga cuando ocurrió”.

Los médicos no pueden darle una escala de tiempo precisa para su recuperación completa, pero Natalie espera volver al trabajo en un plazo de entre 6 y 12 meses aunque tenga que hacer en principio solo “trabajo ligero”.

**************************

A continuación:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS