Música para tratar el Alzheimer y apoyar a los cuidadores

Un pequeño estudio descubre que el uso de la musicoterapia personalizada en el tratamiento del alzhéimer aporta beneficios valiosos
Por ZACHARY SWEGER
26 de Agosto de 2022 11:47 AM Actualizado: 26 de Agosto de 2022 11:47 AM

John Bufalini recuerda claramente la primera vez que fue testigo de lo que la música puede hacer, como estudiante de primer año de medicina en la Facultad de Medicina de Penn State.

Vio cómo la sala de un centro de asistencia se transformaba cuando una mujer mayor bailaba al ritmo de la música de su juventud. Cuando más tarde su esposo la cogió de la mano y se unió a ella en un recorrido de dos pasos por el espacio, Bufalini observó con asombro cómo la alegría de la pareja llenaba la sala de la unidad de cuidados especializados.

“Fue entonces cuando fui testigo por primera vez del verdadero poder de la música”, dijo Bufalini, que ahora es residente de medicina interna en el Penn State Health Milton S. Hershey Medical Center.

“Vi cómo una mujer tranquila pasaba de estar sentada en una silla, interactuando pasivamente con su mundo, a ser una animada dama que bailaba por la habitación. También vi a su esposo disfrutar de cada paso de esa transformación”.

Bufalini observó ese momento mientras recogía datos durante un estudio de investigación supervisado por Daniel George, profesor asociado de humanidades y ciencias de la salud pública, y Paul Eslinger, profesor de neurología y neuropsicólogo. Bufalini trabajó con George y Eslinger para evaluar los efectos de las intervenciones musicales personalizadas en personas con demencia y sus cuidadores.

Aunque estudios anteriores demostraron que las intervenciones basadas en la música pueden mejorar la calidad de vida de los enfermos de Alzheimer y otros trastornos relacionados, los investigadores creen que su estudio es uno de los primeros en estudiar cómo la música puede beneficiar también a los cuidadores, que suelen ser cónyuges, hijos adultos y hermanos. Descubrieron que los cuidadores decían sentirse menos abrumados después de participar en las sesiones de música.

“Los cuidadores experimentan importantes alegrías, pero también cargas, en el cuidado de sus seres queridos, y se les pasa por alto en muchos estudios”, dijo George. “El número de cuidadores, a menudo miembros de la familia, sigue creciendo a medida que el mundo envejece y la incidencia de la demencia aumenta”.

“Nuestra hipótesis era que la música personalizada conduciría a un aumento de las interacciones interpersonales entre los residentes y sus cuidadores y que fomentaría una mayor sensación de bienestar”.

Según los investigadores, la enfermedad de Alzheimer y las formas de demencia relacionadas, que afectan a 6 millones de estadounidenses cada año y a 25 millones de personas en todo el mundo, pueden afectar significativamente no solo a la cognición individual, sino también a las relaciones familiares. Afirman que la posibilidad de mantenerse conectado personal y emocionalmente a través de la música puede complementar el tratamiento farmacológico actual a medida que avanza la enfermedad.

“Los recuerdos musicales de una persona pueden abarcar muchas décadas y estar asociados a experiencias y recuerdos vitales clave”, afirma Eslinger. “La música puede desencadenar esos recuerdos y experiencias de forma más automática que a través de las palabras, ya que se asociaron de forma emocional”.

“Ese tipo de recuerdos basados en la emoción son más resistentes a la patología del Alzheimer, por lo que la música puede seguir provocándolos”.

Siete residentes de un centro de enfermería especializada (de 76 a 92 años) y sus cuidadores (de 53 a 84 años) participaron en ocho sesiones de intervención musical en las que los participantes escucharon listas de reproducción personalizadas durante aproximadamente 15 minutos. Antes y después de cada sesión, los cuidadores respondieron a preguntas sobre si se sentían abrumados o útiles para el residente, y sus percepciones sobre el cuidado y el estado del residente. Durante las sesiones, Bufalini observó a las parejas en cuanto al contacto visual, el tacto físico, la sonrisa, la respiración y la postura relajadas y la comunicación verbal positiva.

Aunque el tamaño de la muestra era pequeño, el análisis de los datos reveló que los cuidadores dijeron sentirse significativamente menos abrumados después de las sesiones de intervención musical. Los investigadores también señalaron que había tendencias en los datos que podrían tener implicaciones clínicas. Los cuidadores afirmaron sentirse más positivos y optimistas y apreciar más su relación con el residente. Los investigadores también observaron un mayor vínculo entre las parejas. Los resultados del estudio se publicaron en febrero en la revista Journal of Alzheimer’s Disease Reports.

“Dados los importantes retos que plantea el desarrollo de fármacos para la demencia, los enfoques que involucran los sentidos y conectan con algo esencialmente humano son nuestras mejores herramientas para apoyar la calidad de vida de las personas que viven con demencia”, dijo George.

Aunque los investigadores no tienen planes inmediatos de ampliar su estudio, esperan que otros puedan seguir explorando el uso de la música para mejorar la calidad de vida de cuidadores y pacientes, dada la sólida justificación neurológica y socioemocional de la actividad. Señalaron que la intervención personalizada podría llevarse a cabo tanto en domicilios particulares como a nivel institucional. Dado el bajo coste del diseño, creen que puede aplicarse en cualquier lugar, incluso en centros con recursos limitados.

“Las intervenciones personalizadas basadas en la música podrían ayudar a los cuidadores a prestar asistencia a sus seres queridos con pérdida de memoria”, afirma Bufalini. “También podrían mejorar la experiencia de los cuidadores al reducir el estrés y la carga de los mismos”.

Los investigadores no informaron de ningún conflicto de intereses.

El apoyo al proyecto provino del Penn State Clinical and Translational Science Institute a través del National Center for Advancing Translational Sciences de los National Institutes of Health y del Joseph and Mary Caputo Research Award del Penn State College of Medicine Doctors Kienle Center for Humanistic Medicine. El contenido es responsabilidad exclusiva de los autores y no representa necesariamente la opinión oficial de los financiadores.

Este artículo fue publicado originalmente por Penn State. Publicado de nuevo a través de Futurity.org bajo licencia Creative Commons 4.0.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.