Musulmanes chinos chocan con la policía por demolición parcial de mezquita en Yunnan

Por Alex Wu
31 de Mayo de 2023 2:30 PM Actualizado: 31 de Mayo de 2023 2:30 PM

Los musulmanes chinos en la provincia de Yunnan se enfrentaron con la policía armada en un intento de detener la demolición parcial forzada de una mezquita local por parte del régimen comunista.

Varios videos virales en las redes sociales mostraron que muchos manifestantes se reunieron en la entrada de la Mezquita Najiaying en la ciudad de Nagu de la ciudad de Yuxi, en la provincia suroccidental china de Yunnan, el 27 de mayo.

Un gran número de policías especiales equipados con porras y escudos antidisturbios formaron un profundo muro humano que rodeaba la entrada de la mezquita para prohibir la entrada a la gente.

En los vídeos, algunos manifestantes intentaron arremeter contra la línea policial y otros derribaron el andamiaje para las obras de destrucción del muro exterior de la mezquita del siglo XIII.

La policía utilizó medios violentos para dispersar a la multitud, lo que provocó un feroz enfrentamiento entre los dos bandos. La línea policial una vez se retiró, y un equipo de demolición también se retiró temporalmente.

La discusión del incidente en las plataformas de redes sociales chinas fue rápidamente censurada.

Un usuario llamado, Ma Ju, ha estado publicando actualizaciones del incidente con videos en Twitter, lo que ha atraído la atención de los principales medios de comunicación occidentales.

En una de las publicaciones, Ma dijo que las autoridades del PCCh enviaron una gran cantidad de policías para que fueran desplegados por toda la ciudad.

Se instalaron vehículos de protección de señales de varias compañías de telecomunicaciones para cerrar las conexiones de telefonía celular e Internet en el área, dijo.

“Más de 30 personas fueron arrestadas hoy y algunas personas fueron arrebatadas de la policía por otros manifestantes”, dijo Ma en una publicación de Twitter, el 27 de mayo, mostrando a un hombre esposado con moretones en el pecho mientras se podía escuchar a una mujer quejándose por el trato recibido.

El 28 de mayo, un video mostró que, bajo la escolta de muchos policías armados, el equipo de ingenieros continuaba ingresando al área de Najiaying, preparándose para la demolición forzada.

La policía local china emitió un aviso el 28 de mayo, declarando un incidente que “perturbó gravemente el orden social ocurrido en la ciudad de Nagu el 27 de mayo”, dando a los manifestantes hasta el 6 de junio para entregarse.

Ma dijo que había recibido amenazas de muerte por publicar las actualizaciones del incidente en Twitter, en su publicación del 29 de mayo, con los mensajes amenazantes que recibió: “Debo haber hecho algo bien. En los últimos días, he recibido muchos mensajes privados en Twitter que amenazaban con matarme”.

“Sinización” de mezquitas

Yang Na (seudónimo), un musulmán chino con amigos en Najiaying, le dijo a The Epoch Times el 29 de mayo que la causa del incidente fue que las autoridades comunistas exigieron que la mezquita se hiciera al estilo chino, pero los musulmanes no estuvieron de acuerdo.

“Ellos [las autoridades chinas] quieren demoler algunas partes de la mezquita y reconstruirla [al estilo chino]. Los dos estilos no coincidirán; será demasiado feo”, dijo Yang.

La Mezquita Najiaying tiene una historia de más de 600 años, y el edificio actual se completó en 2004. Tiene cuatro pisos de altura, una cúpula y cuatro torres ceremoniales, y capacidad para más de 3000 personas. Las autoridades tienen previsto retirar la cúpula y los minaretes de la mezquita.

En los últimos años, las autoridades gobernantes del Partido Comunista Chino (PCCh) han exigido la “sinización” de la religión, requiriendo que las mezquitas recién construidas no usen cúpulas de mezquita de estilo islámico sino de estilo palacio chino.

Yang dijo que hay más de 10,000 residentes en Najiaying, la mayoría de los cuales son musulmanes hui. Hay alrededor de 1000 musulmanes que custodian la mezquita las 24 horas del día.

Manifestantes musulmanes chinos en un enfrentamiento con la policía antidisturbios fuera de la Mezquita Najiaying, en la ciudad de Nagu, en la provincia de Yunnan, China, el 27 de mayo de 2023. (Captura de pantalla vía The Epoch Times)

“Desde la mañana del 27 de mayo, la policía especial bloqueó todas las carreteras en el municipio de Najiaying; nadie podía entrar, solo salir”, dijo Yang.

“En ese momento entraron al pueblo al menos 1000 policías especiales con armas y municiones. Intentaron entrar a la mezquita, pero los manifestantes locales no se lo permitieron.

“Nuestra demanda es simplemente que nada sea demolido. No hemos violado la ley. Ahora nosotros, los musulmanes, estamos decididos a morir por ello, y no podemos hacer otra cosa. Si se detiene a algunas personas más, se producirá un derramamiento de sangre. Ahora se ha llegado al extremo de enviar a la policía antidisturbios, que utiliza contra nosotros los medios para hacer frente a los alborotadores”.

Yang agregó que las autoridades ahora han bloqueado las noticias.

“No dijeron lo que pasó en el aviso de la policía, sino solo que se perturbó el orden social. Si alguien publica mensajes en Internet, lo llamarán y lo amenazarán. Recibí una llamada de la policía, amenazándome con no publicar nada sobre el incidente”.

Además, el gobierno había instalado muchas cámaras en las mezquitas antes del incidente y envió agentes secretos para hacerse pasar por musulmanes que asistían al culto para buscar información, dijo Yang.

El Epoch Times llamó a más de una docena de teléfonos móviles y fijos locales de Najiaying el 29 de mayo. La mayoría mostraban que las llamadas habían sido contestadas, pero no se oía a nadie responder. El teléfono del gobierno del condado de Tonghai no estaba disponible.

Atención Internacional

Los medios de comunicación occidentales y de Medio Oriente han informado sobre los incidentes y han vuelto a publicar los vídeos del enfrentamiento.

Ma actualizó el 30 de mayo en su publicación: “Debido a la atención de los medios globales, sus retuits y apelaciones, a partir del 30 de mayo, hora local, todo está bien por ahora”, lo que indica que los arrestos masivos y el derramamiento de sangre no ha ocurrido.

El vocero del Congreso Mundial Uigur, Dilshat Rishit, le dijo a The Epoch Times el 29 de mayo que la comunidad internacional debe reconocer el objetivo del PCCh de quitarle a la gente el derecho a la creencia espiritual.

“El PCCh ha ampliado al resto de China las políticas extremas en Xinjiang de erradicación de creencias espirituales y demolición de mezquitas contra los uigures”, dijo Rishit.

El Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas (CAIR), la mayor organización musulmana de defensa de derechos civiles en Estados Unidos, pidió a la administración Biden el 30 de mayo que tome medidas para evitar que China destruya parcialmente la mezquita y detener la represión a la minoría musulmana y a la práctica del Islam en China continental.

Ning Haizhong y Hong Ning contribuyeron a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.